CUBA Y LA MASONERÍA
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
http://www.deezer.com/listen-4043682
Galería


Abril 2017
DomLunMarMiérJueVieSáb
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      

Calendario Calendario

ENLACES
freemasonry, freemason, masonic links http://357bcn.com/pagina_nueva_1.htm

VOLTAIRE, UNA VIDA DE MASON Y DOS MESES DE LUZ

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

VOLTAIRE, UNA VIDA DE MASON Y DOS MESES DE LUZ

Mensaje por Admin el Vie Mayo 14, 2010 12:18 pm

El escritor y filósofo Voltaire (François Marie Arouet) nació en París el 21 de noviembre de 1694 y murió en París el 30 de mayo de 1778. Fue uno de los principales representantes de la Ilustración francesa, periodo en el cual, la razón y la ciencia se rebelaron ante los poderes opresores de la humanidad.


Estudió latín y griego en el colegio jesuita Louis Le Grand durante los últimos años del reinado de Louis XIV. Ahí conoció a René Louis y a Marc Pierre, ambos serían ministros del monarca Louis XV.


A los doce años de edad, escribió su primera obra, la tragedia Amulius y Numitor. Después, en el periodo de 1711 y 1713, estudió Derecho. Al finalizar estos estudios fue nombrado secretario de la embajada de Francia en La Haya, cargo del que fue expulsado tras mantener un idilio con una refugiada. Mientras tanto comenzó a escribir su famosa obra Edipo que se publicó en 1712.


Su espíritu crítico e inconformista, a la vez que irreverente, solía meterlo en bastantes líos que a menudo terminaban con sus huesos en la Bastilla. En 1726 fue desterrado a Gran Bretaña, donde recibió influencia del pensamiento científico de Isaac Newton y del pensamiento filosófico liberal de John Locke. Defendía la tolerancia religiosa y la libertad ideológica, y lo plasmó en su obra Cartas Filosóficas en 1734. Más tarde en 1746 fue nombrado miembro de la Academia Francesa.


Fue una persona inmensamente rica debido, sobretodo, a que era un autor muy prolífico que escribió más de cincuenta obras entre tragedias, poemas, ensayos y cartas filosóficas, además de colaborar en la primera Enciclopedia dirigida por Denis Diderot y Jean d’Alambert (L’Encyclopédie ou Dictionnaire raisonné des sciencies, des arts et des métiers. 1751)


Voltaire tenía ciertas discrepancias con Jean-Jacques Rousseau y con Montestquieu (Charles Louis de Secondat, Señor de la Brède y Barón de Montesquieu). No era ateo sino Deísta, y por lo tanto no creía en la intervención de Dios en los asuntos humanos ni en las religiones reveladas. Además, este personaje peculiar estaba obsesionado con el progreso de la humanidad y estaba convencido de que hubo cuatro épocas de luz: el siglo de Pericles, el siglo de César y Augusto, el Renacimiento de Europa y el siglo de Louis XIV.


Mandil masónico perteneciente a Voltaire

Tras haber luchado contra la Masonería oponiéndose ciegamente a ella, se dio cuenta de que ésta defendía los mismos ideales por los que él luchaba y le sorprendió que un grupo de hombres con los que intercambió correspondencia eran masones. Así que a sus ochenta y cuatro años de edad, decidió aceptar la invitación de estos para iniciarse en la Francmasonería. El 7 de abril de 1778 fue presentado por el abate Cordier de Saint-Firmin en la Logia Les Neuf Soeurs (Las Nueve Hermanas) que curiosamente tenía su sede en un antiguo noviciado jesuita. Voltaire se sentía como en casa cada vez que entraba en el templo, respirando los principios masónicos que luego darían lugar al lema de la Revolución Francesa, Liberté, Égalité et Fraternité (Libertad, Igualdad y Fraternidad).
Su pertenencia a la Orden duraría apenas dos meses ya que moriría el 30 de mayo, sin ser honrado mediante una ceremonia fúnebre masónica hasta el 28 de noviembre que curiosamente se llevó a cabo en la misma logia donde se inició y no donde tenían costumbre realizarlo para aquellos que eran miembros de la Academia Francesa.

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12879
Puntos : 34986
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 65
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

VOLTAIRE, SUS CARTAS FILOSOFICAS

Mensaje por Admin el Jue Jul 01, 2010 3:58 pm


Primera carta

Sobre los cuáqueros



Pensé que la doctrina y la historia de un pueblo tan extraordinario merecían despertar la curiosidad de un hombre razonable. Para instruirme me fui a ver a uno de los cuáqueros más célebres de Inglaterra, el cual, tras estar dedicado treinta años al comercio, había sabido poner un límite a su fortuna y a sus deseos, retirándose al campo en las cercanías de Londres.

Lo encontré en su retiro; una casa pequeña pero bien construida, limpia y sin adornos inútiles. El cuáquero era un hermoso anciano, que nunca había estado enfermo, porque no sabía lo que eran las pasiones ni la intemperancia; jamás he conocido a nadie con aspecto más noble y simpático que el suyo. Al igual que sus demás compañeros de religión, utilizaba un traje sin pliegues a los costados, ni botones en los bolsillos o en las mangas, y llevaba sobre su cabeza un sombrero grande con las alas vueltas hacia arriba, semejante a los usados por nuestros eclesiásticos.

Me recibió sin quitarse el sombrero, adelantándose hacia mí sin hacer ni la más leve inclinación hacia el suelo; sin embargo, la expresión abierta y humana de su semblante denotaba más cortesía que la costumbre de echar un pie hacia atrás y coger con la mano lo que está hecho para cubrir la cabeza.

-Amigo -me dijo-, observo que eres extranjero. Si puedo serte útil no tienes más que hablar.

-Señor -le respondí haciendo una reverencia y echando un pie hacia atrás, según nuestra costumbre-, espero que mi justificada curiosidad no os causará molestia y querréis hacerme el honor de instruirme en vuestra religión.

-Las gentes de tu país -me contestó- hacen demasiadas reverencias y cumplidos, pero nunca encontré a ningún compatriota tuyo que se interesara en lo mismo que tú. Entra y comencemos por comer juntos.

Le hice algunos cumplidos, pues no es fácil olvidar de pronto nuestros hábitos y, tras una comida sana y frugal que empezó y terminó con una oración a Dios, me puse a interrogar a mi hombre.

-Mi querido señor -le dije--, ¿estáis bautizado?

-No -me contestó el cuáquero-, y mis compañeros de religión tampoco lo están.

-¿Cómo? Voto al cielo -repliqué yo-. ¿Entonces no sois cristianos?

-Hijo mío -repuso en tono suave-, no jures. Nosotros somos cristianos y nos esforzamos en ser buenos cristianos, pero no creemos que el cristianismo consista en echar un poco de agua con sal sobre la cabeza.

-Eh. Diablos -dije, ofendido por semejantes impiedades--. ¿Es que acaso habéis olvidado que Jesucristo fue bautizado por Juan?

-Amigo, deja de jurar de una vez -dijo el piadoso cuáquero-. Efectivamente, Juan bautizó a Cristo, pero éste no bautizó a nadie. Nosotros somos discípulos de Cristo, no de Juan.

- ¡Ay !-exclamé-, si hubiera Inquisición en este país, qué pronto os quemarían, pobre hombre. Ruego a Dios que pueda yo bautizaros y convertiros en un verdadero cristiano.

-Si ello fuera preciso para condescender con tus debilidades, lo haríamos con gusto -agregó en tono grave-. No condenamos a nadie porque practique la ceremonia del bautismo, pero pensamos que los que profesan una religión verdaderamente sana y espiritual deben abstenerse, en lo que les sea posible, de realizar prácticas judaicas.

-Es lo que me faltaba por escuchar. ¿Qué ceremonias judaicas? -exclamé.

-Sí, hijo mío -continuó diciendo-, y tan judaicas que muchos judíos todavía hoy en día practican en ocasiones el bautismo de Juan. Consulta la historia antigua y verás que en ella se dice que Juan no hizo más que renovar una costumbre que mucho tiempo antes de que él naciera era practicada por los judíos, de la misma forma que la peregrinación a La Meca lo era por los ismaelitas. Pero circuncisión y ablución son abolidas por el bautismo de Cristo, ese bautismo espiritual, esa ablución del alma que salva a los hombres. Ya lo decía Juan, el precursor: «Yo os bautizo en verdad con agua, pero otro vendrá después de mí, más poderoso que yo, del que no soy digno de descalzarle las sandalias. Él os bautizará con el fuego y con el Espíritu Santo». Y el gran apóstol de los gentiles, Pablo, escribió a los corintios: «Cristo no me ha enviado para bautizar, sino para predicar el Evangelio». Pablo bautizó con el agua a tan sólo dos personas y muy a su pesar circuncidó a su discípulo Timoteo. Los demás apóstoles también circuncidaron a todos aquellos que lo deseaban. ¿Tú estás circuncidado?

Le respondí que no tenía ese honor .

-Y bien, amigo mío; de este modo tú eres cristiano sin estar circuncidado y yo lo soy sin haber sido bautizado.

De esta manera aquel buen hombre aprovechaba astutamente tres o cuatro pasajes de las Sagradas Escrituras que parecían dar la razón a su secta; pero con la mejor fe del mundo se olvidaba de un centenar de pasajes que se la quitaban. No me tomé el trabajo de rebatir sus argumentos. Nada se puede hacer con los entusiastas. Jamás hay que hablarle a un hombre de los defectos de su amante, ni a uno que litiga los defectos de su causa, ni dar razones a un iluminado. De manera que me puse a hablar de otras cuestiones.

-En lo que se refiere a la comunión -le pregunté-, ¿de qué modo la practicáis? -No la practicamos -dijo él. -¿Qué? ¿No comulgáis?

-No, tan sólo practicamos la comunión de los corazones. Volvió a citarme las escrituras. Me colocó un hermoso sermón contra la comunión y, en tono inspirado, me habló para probarme que todos los sacramentos eran invenciones humanas y que la palabra sacramento no figuraba en ningún lugar del Evangelio.

-Perdona --dijo-- que en mi ignorancia no haya podido darte ni la centésima parte de las pruebas de mi religión, pero de todas formas puedes encontrarlas en la exposición que de nuestra fe hace Robert Barclay; es uno de los mejores libros que hayan sido escritos por el hombre. Nuestros enemigos dicen de él que es muy peligroso, lo cual prueba que es verdadero.

Le prometí leer el libro, con lo cual el cuáquero creyó que me había convertido.

Luego, con unas pocas palabras, me explicó la razón de algunas singularidades de su secta, que la exponen al desprecio ajeno.

-Confiesa -me dijo- que tuviste que hacer un gran esfuerzo para no echarte a reír cuando respondí a tus cumplidos con el sombrero puesto y tuteándote. Sin embargo, creo que eres lo bastante instruido Como para saber que en los tiempos de Cristo ningún pueblo cometía la ridiculez de reemplazar el singular por el plural. A César Augusto se le decía; te amo, te ruego, te agradezco. Ni siquiera toleraba que se le dijese señor, dominus. Sólo después de mucho tiempo los hombres se hicieron llamar vos en lugar de tú, como si fueran dobles, y usurparon los impertinentes títulos de Grandeza, Eminencia, Santidad, que son los mismos títulos que los gusanos de tierra dan a otros gusanos de tierra, asegurándoles, con profundo respeto e insigne falsedad, que son sus más humildes y obedientes servido- res. Para ponernos en guardia contra ese indigno comercio de adulaciones y mentiras tuteamos tanto a los reyes como a los zapateros remendones y no saludamos a nadie, sin- tiendo por los hombres caridad, y respeto tan sólo por las leyes.

Usamos un traje diferente al del resto de los hombres para que ello nos recuerde continuamente que no debemos parecernos a ellos. Los demás llevan las insignias de sus dignidades; nosotros, las de la humildad cristiana. Huimos de las fiestas mundanas, de los espectáculos, del juego, por- que creemos que seríamos dignos de lástima si llenáramos con trivialidades semejantes unos corazones que están reservados a Dios. No juramos nunca, ni siquiera delante de la justicia. Pensamos que el nombre del Altísimo no debe prostituirse mezclándolo con las miserables querellas de los hombres. Cuando debemos comparecer ante los magistrados por asuntos que conciernen a otros (pues nosotros nunca nos metemos en procesos), decimos la verdad únicamente, un sí o un no, mientras que muchos cristianos cometen perjurio sobre los Evangelios. No vamos nunca a la guerra, no porque temamos a la muerte, ya que, al contrario, bendecimos el momento que nos une al Señor de los seres, sino porque no somos ni lobos, ni tigres, ni dogos, sino hombres cristianos. Nuestro Dios, que nos ha ordenado amar a nuestros enemigos y sufrir en silencio, no quiere que crucemos los mares para estrangular a nuestros hermanos tan sólo porque unos verdugos vestidos de rojo, con gorros de dos pies de altura, enrolan a los ciudadanos haciendo ruido con dos palitos que golpean una piel de asno tirante. Cuando tras una victoria de las armas Londres entera resplandece iluminada; cuando, el cielo brilla con los fuegos de artificio; cuando los aires resuenan con el ruido de las acciones de gracias, de las campanas, de los órganos, de los cañones, nosotros nos lamentamos en silencio por esas muertes que causan el público regocijo.

--------------------------------------------------------------------------------

Segunda carta


Sobre los cuáqueros


Esta fue, más o menos, la conversación que sostuve con aquel hombre singular. Pero mi sorpresa fue mayor al domingo siguiente, cuando me llevó a la iglesia de los cuáqueros. Estos poseen varias capillas en Londres; la que yo visité se encuentra cerca del famoso pilar llamado «El Monumento». Cuando entré, conducido por mi amigo, estaban ya todos reunidos. En la iglesia habría alrededor de cuatrocientos hombres y trescientas mujeres; éstas ocultaban sus semblantes detrás de sus abanicos; los hombres cubrían sus cabezas con grandes sombreros; todo el mundo estaba sentado y guardaba un profundo silencio. Pasé entre los fieles y ninguno levantó su vista hacia mí. El silencio se prolongó durante un cuarto de hora. Por fin uno de ellos se levantó, se quitó el sombrero, y después de algunas muecas acompañadas de suspiros recitó, medio con la boca, medio con la nariz, un galimatías que creía extraído del Evangelio, pero que ni él ni nadie entendía. Después que el contorsionista hubo terminado su monólogo y la Asamblea se hubo dispersado, edificada y entontecida, pregunté a mi buen hombre por qué los más sabios de entre ellos tenían que aguantar semejantes estupideces, a lo cual me contestó:

-Tenemos que tolerarlas porque cuando un hombre se pone en pie para hablar no podemos saber si es la inteligencia o la locura lo que le mueve; en la duda, escuchamos pacientemente y hasta permitimos hablar a las mujeres. A veces, dos o tres de nuestras devotas se sienten inspiradas al mismo tiempo y entonces sí que la casa del Señor se llena de ruido.

-¿No tenéis sacerdotes? -le pregunté.

-No, amigo mío -replicó el cuáquero--, y nos encontramos muy contentos de ello. No quiera Dios que nos atrevamos a ordenar que alguien reciba al Espíritu Santo los domingos, excluyendo a los demás fieles. Gracias a Dios somos los únicos en el mundo que no tenemos sacerdotes. ¿Querrías tú quitarnos distinción tan honrosa? ¿Por qué razón deberíamos entregar nuestro hijo a una nodriza mercenaria cuando tenemos leche suficiente para alimentarlo? Esas mercenarias dominarían enseguida la casa, sometiendo a madre e hijo. Dios dijo: «Habéis recibido gratuitamente, dad también gratuitamente». Después de una declaración así, ¿podríamos comerciar con el Evangelio, vender el Espíritu Santo y transformar una asamblea de cristianos en una tienda de mercaderes? Nosotros no damos dinero a unos hombres vestidos de negro para que asistan a nuestros pobres, entierren a nuestros muertos y prediquen a los fieles; estos oficios santos nos son demasiado queridos como para dejar que otros los realicen.

-¿Pero cómo podéis saber si es realmente el espíritu de Dios el que inspira vuestros discursos? -insistí.

-Quienquiera que ruegue a Dios para que lo ilumine, quienquiera que anuncie las verdades evangélicas como él las siente, puede estar seguro que es Dios quien lo inspira.

Dicho esto, me abrumó con citas de las Escrituras que demostraban, en su opinión, que no puede haber cristianismo sin revelación inmediata, y añadió estas notables palabras:

-¿Cuando mueves uno de tus miembros es tu propia fuerza quien lo impulsa? No, sin duda, pues a menudo ese miembro tiene movimientos involuntarios. El que creó tu cuerpo es el que anima ese cuerpo de barro. y las ideas que recibe tu alma, ¿eres tú quien las forma? Todavía menos, pues ellas nacen a tu pesar. El creador de tu alma es quien te da tus ideas, pero como le ha dado libertad a tu corazón, da a tu espíritu las ideas que aquél merece. Tú vives en Dios, actúas y piensas en Dios. No tienes más que abrir los ojos a esta luz que ilumina a los hombres; entonces verás la verdad y la harás conocer .

-¡Ah! -exclamé-, esto parece dicho por el padre Malebranche.

-Conozco a tu Malebranche -dijo--. Era un poco cuáquero, pero no lo bastante.

Estas son las cosas más importantes que aprendí sobre la doctrina de los cuáqueros. En la primera carta encontraréis su historia, que seguramente os parecerá todavía más singular que su doctrina.

--------------------------------------------------------------------------------

Tercera carta

Sobre los cuáqueros



Habéis visto ya que los cuáqueros se remontan al tiempo de Jesucristo, que según ellos fue el primer cuáquero. Según ellos, la religión fue corrompida después de su muerte y quedó en esa corrupción alrededor de mil seiscientos años; pero hubo siempre algunos cuáqueros escondidos por el mundo que tenían a su cuidado conservar el fuego sagrado, apagado en el resto de la tierra, hasta que finalmente esa luz se propagó en Inglaterra en el año 1642.

En la época en que Gran Bretaña se desgarraba por las guerras civiles emprendidas por tres o cuatro sectas en nombre de Dios, un hombre llamado Georges Fox, del condado de Leicester, hijo de un obrero sedero, emprendió su predicación de verdadero apóstol tal como él la entendía, es decir , sin saber leer ni escribir. Era un joven de veinticinco años, de costumbres irreprochables y santamente loco. Vestía de cuero de pies a cabeza e iba de pueblo en pueblo vociferan- do contra las guerras y contra tos clérigos. Si hubiera predicado solamente contra las gentes de armas no hubiera tenido nada que temer; pero atacaba a las gentes de iglesia y lo metieron enseguida en la cárcel. Lo llevaron al juzgado de paz de Derby. Fox se presentó ante el juez con su gorro de cuero puesto. Un sargento le dio un golpe, diciéndole:

-Bribón, ¿no sabes que tienes que descubrirte delante del juez?

Fox, presentándole la otra mejilla, le rogó que le diera otra bofetada. Antes de interrogarlo, el juez quiso que prestara juramento.

-Amigo mío -dijo Fox-, has de saber que nunca tomo el nombre de Dios en vano.

El juez, al verse tutear por aquel hombre, ordenó que fuera llevado al hospicio de Derby y que se le azotara.

Georges Fox se dirigió al hospicio entonando alabanzas a Dios y allí fue cumplida rigurosamente la sentencia del juez. Los encargados de cumplir la sentencia se quedaron muy sorprendidos cuando Fox les rogó que, por el bien de sus almas, le propinaran algunos azotes más. Aquellos caballeros no se hicieron rogar y Fox recibió doble ración, de lo cual quedó muy agradecido. Luego les predicó. Al principio se rieron de él, luego le escucharon, y como el entusiasmo es contagioso muchos se convencieron y los que le habían azotado fueron sus primeros discípulos.

Cuando salió de la cárcel recorrió los campos acompañado de una docena de prosélitos, predicando siempre contra el clero y siendo azotado de cuando en cuando. Un día, cuando estaba en la picota, arengó al pueblo con tal entusiasmo que convirtió a una cincuentena, mientras que los demás se interesaron por él, por lo cual, mediante un gran tumulto, lo sacaron del lugar donde estaba, fueron en busca del pastor anglicano responsable de la condena y lo pusieron en la picota.

Su temeridad llegó a tal punto que convirtió a varios soldados de Cromwell, que dejaron las armas y se negaron a prestar juramento. Cromwell no quería ni oír hablar de una secta enemiga de la guerra, de la misma manera que Sixto Quinto opinaba mal de una secta «dove non se chiavava». Cromwell utilizó su poder para perseguir a los recién llegados, con los cuales llenó las prisiones. Pero las persecuciones sólo sirven para aumentar el número de prosélitos; salían de la cárcel con sus creencias robustecidas y seguidos por sus guardianes, a los que habían convertido.

Pero he aquí lo que contribuyó más a ampliar la secta. Fox se creía inspirado. Por lo tanto, se sintió obligado a hablar de una manera distinta que los otros hombres y comenzó a temblar, a contorsionárse ya hacer muecas; retenía el aliento y lo expelía luego violentamente. Ni la sacerdotisa de Delfos lo hubiera hecho mejor. Poco tiempo tardó en acostumbrarse a la inspiración y enseguida se le hizo imposible hablar de otra manera. Fue ése el primer don que comunicó a sus discípulos, los cuales imitaron de buena fe todas las muecas del maestro; cuando estaban inspirados temblaban con todas sus fuerzas. De ahí les viene el hombre de «quakers» (cuáqueros), que quiere decir temblorosos. La gente baja se divertía imitándolos. Temblaban, hablaban nasalmente, se convulsionaban y se creían inspirados por el Espíritu Santo. Como les hacía falta algunos milagros, los hicieron.

El patriarca Fox dijo a un juez de paz, delante de una gran asamblea:

-Amigo, ten cuidado. Dios te castigará muy pronto por perseguir a los santos.

Aquel juez era un borracho que bebía diariamente una cantidad excesiva de mala cerveza y de aguardiente. Dos días después murió de apoplejía, justamente tras haber firma- do la orden de prisión de algunos cuáqueros. Esta muerte repentina no fue atribuida a la intemperancia del juez, sino que todo el mundo vio en ella el resultado de las predicciones del santo varón. Este hecho hizo más cuáqueros de los que hubieren podido obtener mil sermones y otras tantas convulsiones. Cromwell, viendo aumentar su número día a día, trató de atraerlos a su partido; hizo ofrecerles dinero, pero se mostraron incorruptibles. Por cierto que Cromwell dijo en una ocasión que era la primera religión a la que no había podido convencer por dinero.

Fueron varias veces perseguidos durante el reinado de Carlos II, no por su religión, sino por negarse a pagar sus diezmos al clero, por tratar de tú a los magistrados y no querer prestar el juramento exigido por las leyes.

Por último, Robert Barclay, escocés, presentó al rey su Apología de los cuáqueros, obra tan buena como podía serlo. La epístola de dedicatoria a Carlos II no contiene bajas adulaciones, sino audaces verdades y justos consejos.

«Has gustado -le dice a Carlos al final de la epístola- de la dulzura y de la amargura, de la prosperidad y de las mayores desgracias; has sido expulsado de los países donde habías reinado; has sentido sobre ti el peso de la opresión y sabes cuán despreciable es el opresor ante Dios y ante los hombres. Si después de tantas pruebas y bendiciones tu corazón se endureciera y olvidara al Dios que te recordó en tus desgracias, tu crimen sería mayor y más dura tu condena. Por tanto, en vez de oír a los aduladores de tu corte, escucha la voz de tu conciencia, que jamás te adulará. Tu fiel amigo y súbdito.- Barclay.»

Lo curioso es que esta carta, escrita a un rey por un oscuro desconocido, dio resultado y la persecución cesó.

--------------------------------------------------------------------------------

Cuarta carta


Sobre los cuáqueros



Por ese tiempo hizo su aparición el ilustre William Penn, que hizo posible el poderío de los cuáqueros en América y que los hubiera podido hacer respetables en Europa, si los hombres se mostraran propicios a respetar la virtud bajo apariencias tan ridículas. Era el hijo único del caballero Penn, vicealmirante de Inglaterra y favorito del duque de York desde la época de Jacobo II.

William Penn, a la edad de quince años, conoció a un cuáquero en Oxford, donde cursaba sus estudios. Este lo convirtió, y el muchacho, lleno de vida, dotado de natural elocuencia, noble en el gesto y en la fisonomía, atrajo enseguida a un grupo de camaradas a su alrededor. Insensiblemente, estableció una sociedad de jóvenes cuáqueros que se reunían en su casa; de esta manera, a los dieciséis años era jefe de una secta.

Al volver a casa de su padre cuando dejó los estudios, en vez de ponerse ante él de rodillas y pedirle su bendición, según la costumbre de los ingleses, lo abordó con el sombrero puesto, diciéndole:

-Estoy encantado, amigo mío, de encontrarte con tan buena salud.

El vicealmirante creyó al principio que su hijo se había vuelto loco, pero enseguida se percató de que era cuáquero. Entonces puso en práctica todos los medios de que dispone la humana prudencia para tratar de convencerlo que viviera como todo el mundo. Pero el joven respondía a su padre exhortándole a que él se hiciera también cuáquero.

Por último, el padre se resignó a pedirle solamente que fuera a ver al rey y al duque de York, pero con el sombrero en la mano y sin tutearlos. William le contestó que su conciencia le impedía hacer semejante cosa, por lo cual el padre, indignado y desesperado, lo echó de la casa. El joven Penn agradeció profundamente a Dios los sufrimientos que le deparaba y se fue a predicar a la ciudad, donde hizo muchos prosélitos.

Las prédicas de los ministros eran cada vez menos frecuentes, y como Penn era joven y guapo, las mujeres de la corte y de la ciudad acudían devotamente a escucharlo. El patriarca Georges Fox, atraído por la reputación dcl joven, acudió a Londres desde el más remoto rincón de Inglaterra, para escucharlo. Los dos resolvieron realizar misiones en los países extranjeros. Se embarcaron para Holanda, después de haber dejado un buen número de operarios encargados de la viña de Londres. Sus trabajos tuvieron éxito en Amsterdam, pero lo que más les honró ya la vez puso en peligro su modestia fue el recibimiento que les hizo la princesa palatina Isabel, tía de Jorge I de Inglaterra, mujer famosa por su ingenio y sabiduría, a la que Descartes había dedicado su obra de filosofía.

La princesa, que vivía entonces retirada en La Haya, se entrevistó con los «amigos», nombre que se daba en aquella época a los cuáqueros en Holanda. Tuvieron varias entrevistas y los dos predicaron varias veces en su casa, y aunque no lograron convertirla en una cuáquera perfecta, declararon que por lo menos la princesa estaba bastante cerca del reino de los cielos.

Los amigos predicaron también en Alemania, pero con escasa fortuna. La costumbre de tutear a la gente no sentó bien en un país donde todo el mundo tiene constantemente en los labios palabras como Alteza y Excelencia. Penn volvió pronto a Inglaterra debido a las noticias de la enfermedad de su padre. El vicealmirante se reconcilió con él y, a pesar . de pertenecer a otra religión, lo abrazó con ternura; William le exhortó vanamente a que no recibiera los sacramentos y muriera como un cuáquero; el buen anciano, por su parte, exhortó también vanamente a su hijo a que usara botones en las mangas y cordones en el sombrero.

William heredó grandes bienes, entre los que se contaba el dinero que la corona debía al vicealmirante por préstamos que éste le había hecho en las expediciones marítimas. Nada era menos seguro, en aquella época, que el dinero adeudado por el rey; Penn se vio obligado a ir y tutear varias veces al rey y a sus ministros para que le pagaran la deuda. El gobierno, en 1680, en lugar de pagarle con dinero le entregó la propiedad y soberanía de una provincia de América, al sur de Maryland; de esta manera un cuáquero se vio convertido en soberano. Partió hacia sus nuevos estados con dos navíos llenos de cuáqueros que le siguieron. Desde entonces se llamó a aquella región Pennsylvania, que procede del apellido Penn. Fundó la ciudad de Filadelfia, hoy muy floreciente. Comenzó por formar una liga con los americanos, sus vecinos. Es el único tratado entre esos pueblos y los cristianos que no contiene ningún juramento, pero que no ha sido quebrantado. El nuevo soberano fue también el legislador de Pennsylvania; dio leyes muy sabias, que desde entonces no han sufrido ninguna modificación. La primera de ellas ordena no maltratar a ninguna persona por sus creencias religiosas y que todos los que creen en un Dios sean mirados como hermanos.

Apenas Penn hubo establecido su gobierno, los comerciantes americanos vinieron a poblar la colonia. Los nativos del país, en lugar de esconderse en los bosques se acostumbraron insensiblemente a los pacíficos cuáqueros; del mismo modo que detestaban a los conquistadores cristianos, amaron a los recién llegados. Al poco tiempo, una gran cantidad de aquellos supuestos salvajes, atraídos por las tranquilas costumbres de sus vecinos, fueron a pedir a William Penn que los recibiera como sus vasallos.

Resultaba un espectáculo desusado ver a un soberano al que se podía tutear y hablar con el sombrero puesto; un gobierno sin sacerdotes; un pueblo sin armas; ciudadanos iguales ante las leyes, y vecinos sin envidias.

William Penn podía vanagloriarse de haber dado a conocer al mundo la edad de oro de la que tanto se habla y que seguramente existió únicamente en Pennsylvania. Penn regresó a Inglaterra por cuestiones que afectaban a su nuevo país, después de la muerte de Carlos II. El rey Jacobo, que había querido a su padre, sintió por el hijo un afecto semejante y no lo consideró como el oscuro miembro de una secta, sino como un gran hombre. El rey seguía una política conforme a sus deseos: su intención era ganarse a los cuáqueros aboliendo las leyes dictadas contra los no-conformistas, con el fin de poder, al amparo de esa libertad, introducir la religión católica. Todas las sectas de Inglaterra se dieron cuenta de la trampa y no se dejaron engañar; ellas se unen siempre contra el catolicismo, su enemigo común. Pero Penn no se creyó en el deber de renunciar a sus principios para favorecer a los protestantes, que lo odiaban, e ir contra el rey, que lo amaba. Había establecido la libertad de conciencia en América; no quería que se le viera destruyéndola en Europa. Por tanto, siguió siendo fiel a Jacobo II, lo cual hizo que con frecuencia se le acusara de ser jesuita. Semejante calumnia lo afectó grandemente, sintiéndose obligado a justificarse mediante escritos públicos. Sin embargo, el infortunado Jacobo, en el cual, como en casi todos los Estuardo, se confundían grandeza y debilidad, y que como todos ellos hizo demasiado y demasiado poco, perdió su reino, sin que se pueda decir cómo.

Todas las sectas anglicanas aceptaron de Guillermo III y de su Parlamento la misma libertad que habían rechazado de Jacobo II. Fue entonces cuando los cuáqueros comenzaron a gozar, mediante las leyes, de todos los privilegios que aún poseen. Penn, viendo que su secta era admitida sin discusión en su país de origen, volvió a Pennsylvania. Los suyos y los americanos lo recibieron con lágrimas en los ojos, como se recibe a un padre que vuelve con sus hijos. Durante su ausencia, sus leyes habían sido observadas religiosamente, lo cual no había sucedido antes con ningún legislador. Permaneció varios años en Filadelfia y luego, muy a su pesar, regresó nuevamente a Londres, con objeto de obtener privilegios para el comercio de los habitantes de Pennsylvania. Vivió en Londres hasta una edad muy avanzada, considerado como el jefe de un pueblo y de una religión. Allí murió en 1718.

La propiedad y el gobierno de Pennsylvania pasaron a manos de sus descendientes, los cuales vendieron al rey el gobierno por doce mil monedas. El estado de las cuentas reales no le permitieron pagar más que mil. Un lector francés puede creer que el Estado pagó el resto en promesas y de todos modos se apoderó del gobierno; nada de eso: al no poder la corona satisfacer los pagos en los plazos previstos, el contrato fue declarado nulo y la familia de Penn volvió a la posesión de sus derechos.

No sé cuál será la suerte de la religión de los cuáqueros en América, pero en Londres se puede observar que va disminuyendo día a día. En todos los países del mundo la religión preponderante, si no persigue a las otras, termina aniquilándolas. Los cuáqueros no pueden ser miembros del Parlamento ni ejercer ningún oficio, puesto que para ello sería necesario que prestaran un juramento que se niegan a prestar. Se ven reducidos a la necesidad de ganar dinero mediante el comercio; sus hijos, enriquecidos por el trabajo de sus padres, quieren gozar, recibir honores, llevan botones en las mangas; se avergüenzan de que los llamen cuáqueros y se hacen protestantes para seguir la moda.


Voltaire *** Cartas Filosóficas

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12879
Puntos : 34986
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 65
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Mandil masónico de Voltaire

Mensaje por Admin el Vie Mar 28, 2014 1:10 pm


_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12879
Puntos : 34986
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 65
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: VOLTAIRE, UNA VIDA DE MASON Y DOS MESES DE LUZ

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.