CUBA Y LA MASONERÍA
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
http://www.deezer.com/listen-4043682
Galería


Octubre 2017
DomLunMarMiérJueVieSáb
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

ENLACES
freemasonry, freemason, masonic links http://357bcn.com/pagina_nueva_1.htm

LOS MASONES EN LOS MONASTERIOS MEDIEVALES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LOS MASONES EN LOS MONASTERIOS MEDIEVALES

Mensaje por Admin el Jue Jun 10, 2010 3:25 pm

Para un estudio completo de la masonería operativa del medioevo sería necesario incluir un tratado de varias escuelas de arquitecturas y tendencias políticas y económicas que influyeron en su creación y desarrollo. En esta nota, el interés está circunscrito en la búsqueda de los constructores operativos que precedieron a los Colegios Romanos[1] para encontrar en ellos su implicancia como guardianes temporales de la ciencia especulativa de los Misterios.

Para comprender cómo se originaron las logias de los masones operativos hay que remontarse muy atrás. En el siglo V, el año 476, se produce la caída del Imperio Romano de Occidente. En aquellas fechas ya existían sociedades de constructores que se convirtieron en el refugio de las ideas más avanzadas y heterodoxas para su época, para preservarlas de la desaparición. Las logias desempeñaron un papel similar al de los monasterios, acogiendo una serie de conocimientos que corrían el peligro de perderse en una época de guerras por el poder, de persecución de ideas ajenas a las ortodoxas, de incendios que devastaban templos y bibliotecas.

Aquellos conocimientos tenían un contenido indudablemente científico, y resultaban en aquellos siglos incomprensibles para quienes vivían inmersos en el ambiente de oscura intolerancia que impregnaba la vida medieval.

Si existe un periodo de la historia difícil de estudiar, no solo por la cantidad de material y teorías presentadas, este es el de la época de la aventura occidental que va del siglo IV de nuestra era al siglo X. A primera vista, el cristianismo es la nueva fuerza espiritual que a menudo sabe apoyarse en poderes temporales.

Hacia el 313, Constantino hizo promulgar el edicto de Milán que concedía la libertad de culto a los cristianos y a los no cristianos. En realidad era una gran victoria de la nueva religión que gana la confianza del poder y se convierte en la fe oficial. El clero recibe mucho dinero, se construyen numerosas iglesias, los prelados ejercen una notoria influencia política.

Hacia 315, un monje egipcio llamado Pacomio[2] crea una institución que desempeñará un papel fundamental en el destino de la espiritualidad y el arte occidental: la comunidad monacal, donde unos hombres ávidos de Dios aprenden a vivir juntos al servicio del espíritu. Junto a los eremitas solitarios, los grandes monasterios pacomicos albergan de mil a dos mil monjes entre los que se encuentran albañiles y carpinteros. Son primero empleados en la construcción del propio monasterio, en cuyo interior les están reservadas casas especiales.

Luego de la caída de Roma (476) la institución monástica es la que permitió a los constructores sobrevivir y, mas tarde, desarrollarse. Sin los monjes, los masones de la Edad Media probablemente no habrían existido o, al menos, no habrían gozado de demasiada proyección.
En el siglo VI, Bizancio es la que da a las cofradías artesanales ocasión de expresar su genio: de 532 a 537, se erige Santa Sofía la Magnífica[3]. Bajo el reinado de Justiniano (522-565), las corporaciones gozan de numerosos privilegios y reciben abundantes encargos. En Bizancio se forma también un lenguaje artístico donde los símbolos procedentes de los viejos imperios de Oriente Próximo ocupan mayor lugar. Los escultores los incorporan a su alma; los transmitirán a sus hijos que preservarán su autenticidad hasta el siglo XII.

En el siglo VI se produce también la epopeya del monje Benito[4]. En el 529, funda el gran monasterio del Monte Casino cuyo vigor espiritual influirá en toda Europa. Curiosamente, ese sitio había sido antes uno de lo lugares de culto de Mitra; todo ocurre como si la tradición iniciática de Occidente afirmara, siempre y en todas partes, el personaje del abad, ese Cristo hecho visible para la comunidad de los monjes, ese Maestro que se ocupa de cada Hermano y le proporciona los alimentos espirituales y materiales. El abad es el primer Maestro de Obras de la Edad Media, el modelo del Venerable Maestro de la masonería, pues considera la herramienta como una fuerza sagrada y convierte el trabajo en una plegaria. Los monjes de san Benito trabajan la materia, repiten cada día las acciones de los santos y unen la inteligencia de la mano a la intensidad de su fe.

En 2004 el hermano Eduardo Callaey nos presentó Los orígenes monásticos de la francmasonería, obra que intenta recomponer el vínculo entre los gremios de constructores de la época de las catedrales y la antigua tradición de los arquitectos benedictinos, responsables de gran parte de las construcciones románicas diseminadas en Europa. En el prólogo de la obra se lee “que la comunidad monástica benedictina desarrollo rasgos operativos a través de la formación primaria de una organización artesano-gremial, asociada a la construcción del Templo, símbolo supremo de una estructura significativa atemporal”.

En el curso de su investigación, Callaey establece una estrecha relación entre la leyenda de Hiram y los documentos de época de la Orden benedictina, basados a su vez en la obra de un importante autor benedictino del siglo VIII, Beda “el Venerable”[5] (circa 673-735), De templo Salomonis Liber. El hallazgo de Beda en las fuentes masónicas es citado como documento importante en el Manuscrito Cooke[6] (circa 1420). Su anónimo autor lo menciona como una de las autoridades en la que basa su texto.

Existen numerosos testimonios que permiten afirmar la existencia de un nexo entre ambas tradiciones. La de aquellos frailes albañiles y la de los masones operativos. Deberíamos remontarnos a la dinastía iniciada por Carlos Martel (686-741)[7] quien impulsó una gran reforma de la iglesia franca, mediante la utilización de la regla benedictina. El impulso almacenado constituye una de las principales características de la dinastía carolingia.

Tiempo después, Carlomagno y su hijo Ludovico llegarán a controlar más de 700 monasterios. La construcción de estas nuevas abadías requirió un esfuerzo y organización solo posible a una estructura establecida. En ella los monjes constructores ocuparon parte del lugar que antaño habían tenido los Collegia Fabrorum.

Si leemos entre líneas a Callaey, encontramos la cantidad de documentos que atestiguan el protagonismo y la responsabilidad de la orden benedictina en la construcción de las grandes abadías y catedrales de los siglos X y XI.

En el 590, san Colombano funda el monasterio de Luxeuil. Bajo su dirección, los monjes construyen personalmente los muros que les albergarán. A finales de este siglo VI, favorable a las cofradías, los monjes se convierten en copistas y reproducen los grandes textos de la cultura antigua, que tan abundantemente utilizarán los albañiles de las catedrales de la Edad Media.

Hacia el 600, ese impulso prosigue de modo notable; bajo la dirección de san Agustin, los albañiles edifican la iglesia de Canterbury y muchas otras obras maestras. Maravillado por las obras, el papa Bonifacio IV les liberó, en 604, de todas las cargas locales y de los delitos regionales. En adelante, los albañiles podrán atravesar muy fácilmente las fronteras y viajar con pocos gastos. Esta decisión papal fue muy importante; ratifica ya el carácter original de las cofradías iniciáticas que, de 630 a 635, construyen la iglesia de Cahors cuyo Obispo, san Desiderio, es uno de los primeros constructores en piedra sillar.

Hacia inicios del siglo VIII en Francia se ve aparecer el tipo de abab laico, es decir, un superior de monasterio que no ha pasado por la vía eclesiástica. Carlos Martel alienta esta tendencia; bajo su reinado, se empieza a hablar mucho de un Maestro de Obras llamado Mamon Grecus, encargado de iniciar a los artesanos franceses en la albañilería. Directamente llegado de Oriente, habría llevado en su equipaje el antiguo simbolismo. No se trata, a mi entender, de una oposición marcada contra la Iglesia sino más bien una voluntad de independencia de las sociedades iniciáticas con respecto a todas las demás instituciones.

Bajo los merovingios, de 428 a 751, los artesanos se agruparon poco a poco, en las ciudades. La orfebrería es muy apreciada y los maestros fabrican numerosos objetos valiosos para la corte real.

Cuando Carlomagno[8] es coronado emperador en diciembre de 800, concibe la idea de un imperio grandioso en el que el arte, la política y la religión no estén disociados. Dora de nuevo el blasón de los monasterios donde exige, con la mayor diplomacia, que sean formados educadores, arquitectos, y administradores. Preñados de amor a Dios y respeto por el hombre, los monjes carolingios acogieron a los artesanos llegados de Oriente Próximo y será el nieto de Carlomagno, Carlos el Calvo, quien favorecerá la expansión de las cofradías de albañiles.

Durante todo el siglo IX la expansión de las abadías benedictinas siguen la austera regla de san Benito[9] y protegen a los artesanos sin restricción alguna. Los benedictinos reúnen una enorme masa de textos antiguos que se refieren a la arquitectura, la astrología, la medicina y las más diversas ciencias; los maestros de obras, educados en semejante clima, son cada vez más instruidos y abren su espíritu en contacto con los monjes que dirigen su vida espiritual.

Así, los esfuerzos realizados durante el periodo que va del siglo IV a comienzos del X se concretan de dos modos: primero, con la apertura de la primera gran escuela de canteros del Mont-Saint-Michel, luego con la fundación de la Orden monástica de Cluny[10], en 909. Cuando las obras de edificación de la enorme abadía se inician, los cluniacenses se referirán a la enseñanza pitagórica, que conocen perfectamente, y construirán los edificios de acuerdo con medidas simbólicas. Del geometra griego a la gran abadía occidental, se transmiten los secretos iniciáticos de los constructores. Esta vez, todo está en su lugar para permitir el inicio de la época de las catedrales.

Christian Gadea Saguier

__________________
Notas

1-Los "collegia fabrorum" eran en Roma las agrupaciones corporativas de los artesanos que se ocupaban en la construcción. Los obreros, maestros y arquitectos que habían recibido la tradición de los arquitectos griegos y sus conocimientos sobre la forma de trabajar la piedra, que a su vez la habían recibido de los arquitectos del antiguo Egipto. Los miembros de los colegios podían ser de tres clases, que no se diferenciaban mucho de las tres masónicas. Además. Como los misterios ejercían su influencia, siempre se tenía presente el drama de la vida eterna.Sobre los símbolos de los Colegios, baste decir que, de nuevo, encontramos los sencillos útiles de la albañilería empleados para enseñar la verdad, para la vida y la esperanza para la muerte. En algunos sarcófagos romanos están gravados los compases, la escuadra, el cubo, la plomada.

2-Pacomio es contemporáneo de Constantino III el Grande y coincide por tanto con la época en que el cristianismo se convierte en la religión oficial del imperio Romano. Pacomio era precisamente uno de los soldados que luchó en el bando de Majencio. En un viaje a Alejandría, lo que más le admiró fue la caridad cristiana. Tanto que se convirtió al cristianismo, y a continuación, deseoso de llevar una vida lo más santa y austera posible, se retiró a hacer vida de ermitaño junto a uno de los templos de Serapis (el dios médico), ya en ruinas. Quizá se inspiró en los monjes egipcios de Serapis, o quizá quiso ofrecer una fórmula alternativa a la vida solitaria, el caso es que creó un nuevo concepto de vida religiosa en comunidad, basada en el trabajo. Los monasterios que creó eran auténticos centros fabriles. Su primer monasterio lo fundó en Tabennisi, junto a Denderath. Al morir dirigía nueve monasterios de monjes y dos de monjas. Un monasterio pacomiano era una pequeña ciudad, que contaba incluso con naves en el Nilo para acarrear la materia prima y llevar a los mercados los productos manufacturados por los monjes y monjas. Tuvo una gran aceptación la propuesta monástica de san Pacomio, porque era mucho más flexible que la vida eremítica en cuanto a austeridad y mortificación. Existían unos mínimos para todos los monjes, a partir de los cuales cada uno podía añadir lo que quisiera. El monasterio era un conjunto de construcciones rodeado por un muro.

3-Iglesia de la Divina Sabiduría o Hagia Sophia dedicada a la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, es una de las obras cumbre del arte bizantino. Fue construida del 532 al 537, durante el mandato de Justiniano en Constantinopla, capital del Imperio bizantino (hoy İstanbul, Turquía).Sus arquitectos, Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto, cubrieron el edificio, de planta casi cuadrada, con una cúpula central sobre pechinas. Ésta reposa sobre cuatro arcos, sostenidos a su vez por cuatro columnas. Dos semicúpulas hacen de contrafuerte de la cúpula central y los muros abiertos están asegurados por contrafuertes. Posee además unos bellos mosaicos bizantinos. Fue utilizada como iglesia bizantina por 916 años, desde su construcción en el año 537 hasta la conquista de Constantinopla por los turcos en 1453, momento en que fue convertida en mezquita. En 1935 fue convertida en museo. Fue construida sobre la primitiva basílica de Constantino en tan sólo cinco años durante el imperio de Justiniano por los griegos Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto, matemático y arquitecto respectivamente, que trataron en palabras de Agatías de «aplicar la geometría a la materia sólida». Justiniano, según su cronista oficial Procopio de Cesarea, al ver Santa Sofía terminada exclamó: “Salomón, te he superado”.

4-San Benito de Nursia (Nursia, cerca de la ciudad italiana de Spoleto, 480 – Montecasino, 547), fundó la orden de los benedictinos y es considerado patrón de Europa y patriarca del monaquismo occidental. San Benito escribió una Regla para sus monjes que fue llamada "La Santa Regla" y que ha sido inspiración para los reglamentos de muchas otras comunidades religiosas. Su fiesta se celebra el 11 de julio.

5-Beda, también conocido como San Beda o Beda el Venerable (ca. 672 – 27 de mayo, 735), fue un monje en el monasterio de Saint Peter en Wearmouth (hoy en día parte de Sunderland), y de su monasterio adjunto, Saint Paul, actualmente Jarrow. Es conocido como escritor y erudito, teniendo como obra más conocida, Historia ecclesiastica gentis Anglorum (Historia Eclesiástica Del Pueblo de los Anglos) le valió el título de "Padre de la Historia Inglesa". Beda escribió sobre muchos otros temas, desde música a religión.

6-El Manuscrito Cooke, conservado en el British Museum, debe su nombre a su primer editor, Matthew Cooke, History and articles of Masonry, Londres, 1861. Data de alrededor de 1410 o 1420, pero es la transcripción de una compilación que se remonta quizá a más de un siglo atrás. Se divide en dos partes: la primera, que consta de diecinueve artículos, es una historia de la geometría y de la arquitectura. La segunda es un "Libro de deberes" que incluye una introducción histórica, nueve artículos referentes a la organización del trabajo que habrían sido promulgados durante una asamblea general en la época del rey Athelstan, nueve consejos de orden moral y religioso y cuatro reglas relativas a la vida social de los masones.

7-Único mayordomo de palacio en nombre del rey merovingio Thierry IV. Como consecuencia de estos conflictos internos, el reino franco se ha visto muy menguado por lo que Carlos pondrá en marcha un programa "reconquistador". Los bávaros y los frisones son sometidos entre los años 730-734. Pero el peligro más inminente procede del sur, donde los musulmanes dirigidos por Abderrahmán se dirigen desde Pamplona hacia la Gascuña, Burdeos y Tours. El enfrentamiento entre francos y musulmanes tendrá lugar en Poitiers, en octubre de 732, saliendo victorioso Carlos y recibiendo el apelativo de Martel -martillo-. Occidente parece respirar aliviado aunque los musulmanes no serán expulsados definitivamente de tierras galas hasta el año 757.

8-Carlos I el Grande, llamado Carlomagno (747/748 según algunas fuentes) – 28 de enero de 814), rey de los francos (768 – 814), rey nominal de los lombardos (774 – 814) y Emperador de Occidente (800 – 814). Fundó el llamado Imperio Carolingio (considerado el Imperio Romano de Occidente restaurado), que se transformaría en el llamado Sacro Imperio Romano Germánico en 962, con la ascensión a la dignidad imperial de Otón I.

9-Benito de Nursia escribió a principios del siglo VI una regla destinada a los monjes de los monasterios. Cuando le destinaron al norte de Italia como abad de un grupo de monjes, éstos no aceptaron la Regla y además hubo entre ellos un conato de conspiración para envenenarle. Benito se trasladó entonces al monte Cassino, al noroeste de Nápoles, donde fundó el monasterio que sería conocido más tarde como Montecassino. Allí le siguieron algunos jóvenes, formando una comunidad que acató y siguió la Regla, conocida por las generaciones futuras como Regula Sancti Benedicti, de 73 capítulos, algunos añadidos y modificados después por sus seguidores. Esta regla benedictina será acogida por la mayoría de los monasterios fundados durante la Edad Media. El principal mandato es el ora et labora, con una especial atención a la regulación del horario. Se tuvo muy en cuenta el aprovechamiento de la luz solar según las distintas estaciones del año, para conseguir un equilibrio entre el trabajo (generalmente trabajo agrario), la meditación, la oración y el sueño. Se ocupó San Benito de las cuestiones domésticas, los hábitos, la comida, bebida, etc. Una de las críticas que tuvo esta regla al principio fue la "falta de austeridad" pues no se refería en ningún capítulo al ascetismo puro sino que se imponían una serie de horas al trabajo, al estudio y a la lectura religiosa, además de la oración.

10-La orden de Cluny es una reforma de la orden benedictina. Fue creada el 11 de septiembre de 909, Guillermo I, duque de Aquitania, donó la villa de Cluny al papado para que fundara un monasterio con doce monjes. El monasterio se situó en Mâconnais, en Saône-et-Loire. La donación hecha por Guillermo I no es gratuita, pretende obtener la protección y la garantía de la Santa Sede dado que su poder era muy escaso. Guillermo el Piadoso quería evitar el control de los laicos. En la Carta de la fundación de la abadía se establece la libre elección, por parte de los monjes, del abad; un punto de suma importancia en la orden benedictina. La Carta condena gravemente a los que transgredan este artículo. La donación de Cluny no es la única. En esta época, numerosos dominios son legados al papado, como Vézelay. El prestigio de los pontífices del siglo X es relevante. La reforma es apoyada por el monasterio de San Martín d’Autun y el de Fleury sur Loire. En el 914, se funda el monasterio de Brogne convirtiéndose en un centro de gran influencia junto con su fundador Gérard.

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12951
Puntos : 35331
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 66
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.