CUBA Y LA MASONERÍA
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
http://www.deezer.com/listen-4043682
Galería


Noviembre 2014
DomLunMarMiérJueVieSáb
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      

Calendario Calendario

ENLACES
freemasonry, freemason, masonic links http://357bcn.com/pagina_nueva_1.htm

LA MASONERIA EN CHILE

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA MASONERIA EN CHILE

Mensaje por Admin el Jue Jun 10, 2010 4:35 pm



Antes de la constitución formal de la Gran Logia de Chile ya había masones y logias en Chile.



El primer Presidente de la República, Manuel Blanco Encalada, fue uno de ellos. Fundó en Santiago, en 1827, la primera logia de la cual se tiene conocimiento, la "Logia Filantropía Chilena", de corta existencia.


Mandil de Manuel Blanco Encalada



Futuros masones regulares echaron las bases de la actividad intelectual y cultural del Chile decimonónico. José Victorino Lastarria fundó la "Sociedad Literaria", Ventura Blanco Encalada, la Facultad de Filosofía y Humanidades. Francisco Bilbao, con su artículo Sociabilidad Chilena, publicado en El Crepúsculo el 1 de junio de 1844, planteó por primera vez la necesidad de reformar la educación y romper con el pasado conservador español aún presente en la sociedad chilena. Asimismo, reivindicó a la mujer al denunciar su condición dependiente en el matrimonio según las normas impuestas por la religión única del estado (según la Constitución de 1833, la religión oficial era la católica, apostólica, con exclusión del ejercicio público de cualquier otra). Por ese artículo, Bilbao fue procesado por sedicioso, excomulgado y acusado de blasfemo, viéndose obligado a emigrar de Chile. Volvió al país en 1850, y junto a Santiago Arcos fundó la "Sociedad de la Igualdad", institución que hizo suyas las divisas de libertad, igualdad y fraternidad.

En Valparaíso funcionaron dos logias constituidas por extranjeros residentes: la "Bethesda" por anglosajones y la "Etoile du Pacifique" por franceses. Allí también se constituyó, el 27 de julio de 1853, la logia "Unión Fraternal" que será la fundadora de la Masonería en Chile regularmente constituida. En 1862, las logias existentes constituyeron la Gran Logia de Chile, como único poder regulador de la Masonería Simbólica en el territorio.

A partir de entonces se constituyeron logias masónicas a través de toda la geografía nacional siendo un elemento característico de la idiosincrasia chilena, de su vida social, cultural, política, en la educación y la ciencia, en todas las manifestaciones de la vida diaria.

Los masones forman parte del alma de Chile y se han destacado en todas las actividades ciudadanas. No es extraño por lo tanto encontrar entre sus miembros a muchas de las más importantes personalidades que han marcado rumbos en la República.


DESARROLLO

Sin considerar a la Logia Lautarina fundada en Santiago en 1817 y conectada a las Logias Lautarinas de Buenos Aires y Mendoza con el objetivo de trabajar por la independencia de nuestro país, la primera Logia constituida en el territorio de la república fue la “Filantropía Chilena” en el año 1827, cuyas noticias de su fundación sólo se han conocido en el siglo XX, por lo cual no se tiene antecedentes claros de cuándo y por qué dejó de funcionar. Es de suponer si, que la recién afianzada independencia y el clima de exaltación patriótica que reinaba en nuestro país por esa época, sumado a la necesidad de darle sólidas bases a la libertad alcanzada a través de tantos sacrificios y batallas, fueron razones suficientes para que la Francmasonería chilena no pudiese constituirse como corporación sino hasta pasados algunos años y cuando ya aquellos acontecimientos no representaban tema de preocupación mayor. Fue necesario que un grupo de francmasones franceses se congregara para llevar a la práctica la idea de fundar una Logia masónica en nuestro país. El hecho es que hacia 1850 se comienzan a instalar Logias regulares, auspiciadas por el Gran Oriente de Francia, la primera de ellas denominada “Etoile de Pacifique”.

Otros francmasones ingleses y norteamericanos, alentados por tal ejemplo, fundan en 1854 otra Logia, bajo el nombre de “Bethesda”. A partir de la creación de la Logia “Etoile dePacifique”, se empiezan a fundar en nuestro país Logias masónicas chilenas, dependientes del Gran Oriente de Francia: “Unión Fraternal”, en Valparaíso en 1853, “Fraternidad”, en Concepción en 1862, y “Orden y Libertad”, en Copiapó, también en 1862. La incompatibilidad de las Logias chilenas con el Gran Oriente de Francia, a raíz de la distancia y las lógicas diferencias culturales, despertaron en los masones chilenos la necesidad de independizarse y constituir una potencia masónica autónoma.

Fue así como la desacertada acción del Emperador Napoleón III de nombrar, mediante decreto de Enero de 1862, al profano Pierre Magnan, Mariscal de Francia, en calidad de Gran Maestro de la Gran Logia de Francia, llevó a las Logias existentes en Chile a desconocer tal autoridad y adoptar la decisión de constituir un poder independiente que, con el nombre de Gran Logia de Chile, fue fundado el 24 de mayo de 1862, el cual ha funcionado ininterrumpidamente desde entonces como el único poder regulador de la Masonería Simbólica en el territorio de la República de Chile, logrando en su oportunidad el reconocimiento de la Gran Logia de Inglaterra, considerada como fuente de la autenticidad masónica.


Juan de Dios Arlegui primer Gran Maestro de la GL de Chile

Fue designado primer Gran Maestro el abogado, hombre público y político don Juan de Dios Arlegui Gorbea. Al finalizar el siglo, con distinta trayectoria, se habían fundado alrededor de 30 Logias dependientes de la Gran Logia, cuya primera sede estuvo en la ciudad de Valparaíso hasta 1906, año en el cual se traslada a Santiago por consecuencia del terremoto que asoló el primer puerto nacional. Si bien la Orden como tal no se involucró en acciones específicas, durante la segunda mitad del siglo XIX es posible sostener que la obra institucional implícita ejecutada a través de sus miembros se centra, fundamentalmente, en abrir espacios a la tolerancia y en favor del respeto por la libertad individual de conciencia, de palabra, de creencias; por secularizar las instituciones y por democratizar la vida política. El Club de la Reforma, inaugurado en 1868, en una segunda versión, constituirá uno de los centros para aglutinar a masones ya quienes, no siéndolo, comparten las finalidades enunciadas. Allí se generaron los planteamientos y las ideas que propugnaban sustanciales modificaciones a las leyes vigentes, modificaciones cuyo objetivo era el progreso social. No sería difícil demostrar que una importante cantidad de leyes fueron fraguadas por los masones en el silencio de sus templos, en el Club de la Reforma e impulsadas valientemente por los políticos y parlamentarios masones. Entre ellas: la ley interpretativa del artículo 5º de la Carta Fundamental de 1833, Constitución que establecía que "la religión de la República de Chile es la católica, apostólica, con exclusión del ejercicio público de cualquier otra".

Talley interpretativa posibilita que los no católicos puedan practicar su culto dentro de recintos privados y, además, mantener escuelas para la formación de sus hijos conforme a sus creencias. Es decir, no se decretó la libertad de cultos pero, de hecho, ella quedó implantada. Debe sumarse: la ley que pone fina los mayorazgos, la dictación del Código Civil, el Código Penal y su reforma que suprime el fuero eclesiástico, la ampliación del derecho a sufragio equivalente al sufragio universal; hasta culminar con las leyes de: Matrimonio Civil, cementerios laicos y de Registro Civil. El fin de siglo fue azaroso para la Orden; sufrió el impacto de la guerra del Pacífico y especialmente de la Revolución de 1891. Los masones profesan distintas ideas yl a honda escisión que se apodera de la sociedad chilena también se hace presente al interior de las Logias. Los masones actuaron, en la defensa de lo que legítimamente creían era mejor para el país, en ambos bandos: balmacedistas y antibalmacedistas. Hubo líderes masones en las dos tendencias. La naciente organización no pudo soportar la herida y muchos talleres abatieron sus columnas; es así como, al año 1900 trabajaban normalmente sólo ocho Logias de la treintena que se había fundado en el medio siglo anterior, y de esas ocho, cuatro eran de reciente fundación. La entrada al siglo XX trae nuevos escenarios: La actividad del salitre, la incipiente industrialización acrecentada por la necesidad de sustituir los productos importados que dejan de afluir por consecuencia de la Primera Guerra Mundial, el crecimiento del sector público, introducen en Chile nuevas realidades: El capitalismo en la producción desaparece la sobriedad en las costumbres y se aspira al lujo; la riqueza es aprovechada por un sector reducido, los sectores obreros, aparecidos por el auge minero, industrial y comercial, soportan una vida paupérrima. Estalla con violencia la llamada "cuestión social", que tuvo por máxima expresión los sucesos de la Escuela Santa María; aparecen los partidos populares: el demócrata, el Partido Comunista, el Partido Socialista, y el Partido Radical adopta una nueva actitud con las ideas de Valentín Letelier. En el orden político el "parlamentarismo" vive su época de gloria, las iniciativas de leyes se tramitan durante años y decenas de años; no existen plazos para despachar los proyectos, la entretención política es derribar gabinetes. La clase gobernante no demuestra sensibilidad ante la dura realidad de lo que podríamos denominar el pueblo hacinado en conventillos y cités, diezmado por las pestes y plagas derivadas de las pésimas condiciones sanitarias. Sin previsión, sin leyes de protección del trabajo, existe una inmensa población de analfabetos pues la Ley de Instrucción Primaria, aprobada en 1860 no incluyó la obligatoriedad; el campesino está ausente de la vida pública pese a que el país es, en lo fundamental, una comunidad rural, pero comenzará junto con la llegadadel nuevo siglo el creciente éxodo del campo a la ciudad. La mesocracia que principia a constituirse a fines del siglo XIX se tonifica en el XX, con estudiantes, intelectuales, profesionales liberales, empleados de comercio, aunque sufre en las primeras décadas de falta de identidad. La Masonería recompone sus cuadros, llegando hacia 1950 a tener cerca de noventa Logias enplena actividad. Se robustece con la presencia de la clase media ilustrada y con conciencia de pertenencia social y del rol que le compete. A las Logias se integran hombres brillantes que beberán la idea de redención social y procurarán llevarla al mundo exterior conforme a su más recto y leal entender, con sinceridad y honestidad pese a que, como siempre ha ocurrido, pudieran militar en campos diversos y aún opuestos. Así se cuenta a Arturo Alessandri Palma, Carlos Ibáñez del Campo, Pedro Aguirre Cerda, Juan Antonio Ríos, Gabriel González Videla, por nombrar sólo a quienes ejercieron la Presidencia de la República. De su inspiración y obra, no exclusiva porque también actuaron otros que, sin ser masones compartían los mismos anhelos, surgirá la legislación laboral y social que pone a Chile en la cúspide de las naciones latinoamericanas en estas materias; comienza y se engrandece el desarrollo industrial con la Corporación de Fomento de la Producción. Mención especial merece la profunda reforma política que significó la Constitución de 1925, inspirada por Arturo Alessandri y otros masones entre los cuales destaca el redactor José Maza Fernández. Ella significó entregar bases para la democratización y para los derechos humanos, crear la idea de la función social de la propiedad, asentar el concepto de bien común, otorgar estabilidad al régimen político al eliminar el parlamentarismo e instaurar un régimen presidencial, y establecer el sistema de las urgencias en la tramitación de las leyes, entre otras cosas destacadas. Agréguese la definitiva separación entre la Iglesia y el Estado que implicó el respeto por todas las ideas sin desmedro para ningún credo o iglesia. Si se recorre la historia interna de las Logias se podrá comprobar que muchas de estas reformasy nuevas ideas o fenómenos fueron plasmadas en su interior, emergiendo afuera como obra individual. Pero donde existió un compromiso concertado y aun institucional fue en lo educacional. Los cambios que se introducen durante el primer medio siglo en el ámbito de la enseñanza, en todos los niveles de ella, y que erigen a Chile como paradigma para muchos países es obra masónica. Partiendo por la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria, en cuya aprobación se comprometió institucionalmente la Masonería. Hacía décadas que los proyectos dormían en el parlamento hasta que, a partir de 1917, la Masonería decide impulsar la aprobación y lo logra. Por otra parte, en el Consejo de Instrucción Pública se ubican los sectores laicos dirigidos por masones, desde allí se pondrá en práctica el método concéntrico y la enseñanza de las ciencias influidas por el positivismo, ambos resistidos por grupos clericales; se dará auge al Liceo, poderosa herramienta de robustecimiento de la clase media que, por consecuencia natural irá engrosando las Logias; auge al as Escuelas Normales que entregarán los mejores maestros primarios o básicos que educarán sistemáticamente, con valores y principios, a los niños de Chile. Masones crearán la Escuela Unificada y las Escuelas Experimentales. Ligada a la acción educacional masónica estuvo la fundación de la institución de los Boy-Scout y de las Ligas de Estudiantes Pobres, instituidas en muchas de las ciudades del país permitiendo, gracias al altruismo de sus integrantes, que miles de niños y jóvenes de escasos recursos pudieran llegar a obtener un oficio o una profesión universitaria. En la Universidad de Chile destaca la obra de Juvenal Hernández Jaque que le otorga definitiva preeminencia nacional. Las Logias de Concepción fundarán, en 1919, la Universidad que lleva el nombrede la ciudad y al filo del término de la primera mitad del siglo, masones fundarán la Universidad Técnica del Estado. A partir de mediados del siglo XX, los cambios históricos continúan.

La revolución científico-tecnológica comienza a llegar a las puertas del país acortando distancias hasta alcanzar los crecientes procesos de internalización y deglobalización que hoy nos benefician o hacen sufrir. Las colectividades políticas experimentan notables cambios: desaparecen los otrora poderosos partidos liberal y conservador, el radical de una etapa de esplendor evoluciona hacia otra de creciente disminución en su presencia pública; la segunda parte del siglo comienza con un Partido Comunista en la clandestinidad y vuelto a la legalidad en 1958; el Partido Socialista a veces es fuerte, en otras débil por sus divisiones internas. Irrumpe la doctrina social de la iglesia con el Partido Demócrata Cristiano, la fuerza individual más numerosa del momento. El movimiento sindical sufre los vaivenes de la política. La explosión demográfica, junto al proceso de concentración urbana, acarrea serios problemas a la infraestructura de las principales metrópolis, particularmente Santiago, donde se instalan cinturones de poblaciones en precarias seudo viviendas, sin tener acceso a las mínimas condiciones de habitabilidad y salubridad. El cobre, que sustituyó la importancia del salitre, es el recurso del cual depende la economía. El agro se transforma trascendentalmente con la Reforma Agraria, los campesinos se sindicalizan. Mayores masas acceden a la educación básica y media, se crea el slogan de "Universidad para todos", y el sistema de educación superior también se reforma sustancialmente en 1981. Los sucesos de 1973 acarrean cambios principales en lo político, social y económico. El Chile de hoy es muy diferente al Chile de 1950. La Masonería continúa su crecimiento y llega a sobrepasar las 175 Logias activas, y varias de ellas ya celebran sus centenarios. En lo individual no es posible destacar muchos nombres, pues muchos de ellos afortunadamente aún viven, y la reserva masónica impide revelar su calidad de miembros de la Orden. Sólo algunos, de los desaparecidos, que proporcionan la magnitud del hacer masónico: entre ellos, Salvador Allende, ex Presidente de la República. Interés habrá naturalmente en el público acerca del rol de la Masonería durante la etapa de la dictadura militar. La Orden Masónica fue quizás la única institución que continuó funcionando sin interferencia ni intervención alguna, cuando la elección de autoridades institucionales en todo el país estaba prohibida sin permiso de la autoridad, sin solicitarlo, todas las Logias del país renovaron por elección sus directivas en el mes de Noviembre de 1973, a poco más de dos meses de los sucesos del 11 de Septiembre; y en 1974 se renovó, también mediante elección, a las autoridades nacionales de la Gran Logia de Chile. La Masonería nunca se pronunció y, como institución, nada hizo en contra del gobierno, pero tampoco jamás tuvo compromiso alguno que le llevara a una postura favorable; conforme a su doctrina fue absolutamente neutral. Como institución mucho hizo, sin embargo, por evitar horrores y enjugar lágrimas; la habitual reserva de la acción masónica hace que ello no sea conocido y de allí surjan muchos equívocos. Fueron los masones los que debieron adoptar posiciones y actuar con hombría en los terrenos que su conciencia les indicaba debían hacerlo; basta decir que hubo masones en Dawson, en el exilio y exonerados, y hubo masones en cargos de gobierno; la proximidad de los hechos impide un juzgamiento sereno y objetivo de unos u otros. La tranquilidad de los templos, y los principios de fraternidad y, particularmente, el de tolerancia, permitieron que en su seno se consideraran variados aspectos que públicamente estaban anatematizados y se intercambiara información que, al exterior, no era conocida. Masones intervinieron en los grupos y movimientos que prepararon el regreso a la democracia y muchos han actuado en el nuevo parlamento y al servicio del país en altos cargos en el interior y exterior de Chile. Preferente preocupación, como ha ocurrido desde comienzos de siglo, ha tenido la Masonería por la educación. Así en los últimos cincuenta años se ha fundado una significativa cantidad de colegios de educación básica y media, especialmente en la zona centro sur, reconocidos por su calidad. Los principios y valores de la Francmasonería, inmutables desde el nacimiento de la Orden Masónica, han inspirado también su fecunda labor en nuestro país, dejando su huella silenciosa pero indeleble en todos aquellos avances de nuestra institucionalidad que significaron abrir amplios espacios a la educación y a la libertad, que fueron y han de ser siempre los insustituibles pilares de la convivencia democrática y del desarrollo nacional. En efecto, en la voluntad política de los forjadores de la Independencia de Chile, la Masonería fue una fuerza intelectual y moral decisiva en la cual encontraron su apoyo no sólo don Bernardo O'Higgins, sino, asimismo, gran número de otros patriotas que ofrecieron sus vidas por la causa de la libertad, de los derechos ciudadanos, del respeto a la conciencia de cada cual. Sin la Masonería habría sido difícil que los grandes postulados que irradiaban en el mundo se hubieran plasmado en nuestro lejano Chile. La Orden Masónica ha hecho una importante parte de la historia patria. Tiene un gran espacio para continuar esta tarea, porque Chile la necesita, forma parte de nuestra cultura, aporta valores superiores que nuestra nacionalidad requiere consolidar y se expresa a través de destacadas personalidades que ocupan aquí, en el Congreso Nacional, en el Ejecutivo, en el Poder Judicial, y en los distintos estamentos de nuestra sociedad, posiciones distinguidas, logradas por sus méritos y por el ejercicio de las virtudes que son de la esencia de los principios que la Masonería sostiene.

CONCLUSIONES

Tal como fue mencionado al principio del presente trabajo, la historia de la Francmasonería chilena puede ser estudiada desde diversos enfoques, considerando variadas perspectivas. Sin embargo, resulta inevitable recurrir al paralelo entre los acontecimientos, acciones y decisiones adoptadas por la Orden en relación con los hechos históricos que se han sucedido a lo largo de nuestra historia como nación.

Tras cada decisión fundamental como nación libre e independiente orientada a propiciar el desarrollo social, laj usticia e igualdad, es posible apreciar la mano desinteresada de un hermano masón. Es así como vemos la presencia de nuestra Orden tras muchas obras que hoy nos enorgullecen y engrandecen como país.

Nuestra historia es la historia de Chile, y a la vez la historia de la Francmasonería chilena, y por tal razón no he sentido pertinente separarlas y analizarlas independientemente.

Si bien los inicios de la Francmasonería chilena pudiesen prestarse para diversas interpretaciones, pues habrá algunos que la ubicarán en las fechas oficiales, y otros, que privilegiarán los hechos por sobre las fechas, me parece más importante rescatar el hecho que la Masonería nace en nuestro país porque los sentimientos e ideas que la promueven son propios de la humanidad. No somos buenos hombres por el sólo hecho de ser masones; La masonería sólo cumple con agruparnos, hacernos más fuertes mediante la unión en pos de objetivos comunes.

Y es así también como la Francmasonería chilena se mantiene imperturbable hasta el día de hoy, y se hacemás fuerte. Nuestra historia nos cuenta de momentos difíciles, y de otros más prósperos, pero ahora es nuestro momento en la historia... Ha llegado nuestro tiempo de hacer Masonería, tomando el ejemplo que nos han dejado nuestros queridos hermanos que hoy decoran el O:. E:.... ¿Cómo responder a lasi nterrogantes de quiénes somos y hacia dónde vamos, si no sabemos de dónde venimos? He ahí la importancia de conocer y estudiar nuestra historia masónica.



_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria

Admin
Admin

Cantidad de envíos: 11162
Puntos: 30155
Reputación: 211
Fecha de inscripción: 14/06/2009
Edad: 63
Localización: Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.