CUBA Y LA MASONERÍA
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Trump Inauguration Speech (FULL) | ABC News ABC News ABC News
Vie Ene 20, 2017 7:34 pm por Admin

» LA LEGIÓN DEL REGRESO *** Por Agustín Tamargo
Lun Ene 16, 2017 12:43 pm por Admin

» Directiva Logia Humildad de Guantánamo para el 2017
Dom Ene 15, 2017 6:35 pm por Admin

» Ceremonia de Instalación Logia Clyde S. McLaren No. 395
Dom Ene 15, 2017 4:55 pm por Admin

» Feast of Kadosh
Vie Ene 13, 2017 8:03 pm por Admin

» Libertad para Cardet
Lun Ene 09, 2017 9:12 pm por Admin

» Blue and Lonesome (2016 Full Album)
Lun Ene 09, 2017 9:00 pm por Admin

» ☩ Non Nobis Domine, Non Nobis, Sed Nomini Tuo Da Gloriam ☩
Lun Ene 09, 2017 7:53 pm por Admin

» Libertad para Cardet
Dom Ene 08, 2017 7:14 pm por Admin

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
http://www.deezer.com/listen-4043682
Galería


Enero 2017
DomLunMarMiérJueVieSáb
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

ENLACES
freemasonry, freemason, masonic links http://357bcn.com/pagina_nueva_1.htm

APRECIACION ALTERNA DE LA INICIACION

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

APRECIACION ALTERNA DE LA INICIACION

Mensaje por Admin el Jue Jul 01, 2010 2:52 pm


Por Edgardo González Medina

PM:. R:.L:. “Moral y Luces”, Or:. De Venezuela.



...”He de confesar que, por desgracia, pertenezco a aquellos indignos individuos a cuyos ojos ocultan los espiritus su actividad y de los cuales se aparta lo sobrenatural, de manera que jamás me ha sucedido nada que haya hecho surgir en mi la fe en lo maravilloso”... (Sigmund Freud, “Sicopatología de la vida cotidiana”)



1.- Participando en las lecturas de Apreciaciones sobre la Iniciación de René Guenon, mediante los segmentos que generosamente nos han ido remitiendo a la lista ELAT, algo me ha impulsado a traer una posición que quizá no sea del gusto de algunos, pero que forma parte de pensamientos que uno no debe ocultarle a sus HH:.

En efecto es agradable muchas veces leer interpretaciones idealistas que traen a nuestro espíritu un cierto bálsamo frente a la realidad concreta de nuestra existencia y nos reconcilia con la fe en una mejor vida mas allá de la terrenal que conocemos. Pero basta con penetrar en la racionalidad (o ausencia de racionalidad) de ciertas posiciones, y sobre todo examinar con dedicación los estudios que mas o menos hemos seguido y nos son familiares, para vernos en la necesidad de reafirmar como única religión la de la conciencia libre de supersticiones.

2.- Guardando el debido respeto por quienes sostienen las diversas ideas o planteamientos, debemos insistir en la necesidad de establecer una premisa masónica fundamental: La masoneria no puede desembocar sino en el encuentro de la verdad, y no puede admitir ninguna forma de abstención gnoseológica, tal como puede verse en el tipo de proposiciones que señalan la imposibilidad de conocer ciertos fenómenos de la realidad o, lo que viene a ser lo mismo: Imposibilidad de expresarlos, que es negar la manifestación del razonamiento o frenar el carro en el punto que toda explicación racional choca a la mentalidad religiosa.

3.- Al examinar algunas hipótesis interpretativas sobre la iniciación, uno encuentra que dentro de un reiterado discurso idealista, se aleja el contenido esencial de la iniciación masónica que es el primer paso en un camino de desarrollo de la conciencia mas que del espíritu, lo cual marca de plano una clara diferencia del humanismo con el idealismo.

Lo que se le oculta al hombre común, al hombre profano, no son las manifestaciones maravillosas y sobrenaturales, sino la conciencia de si mismo y sus potencialidades naturales; y el camino iniciático lo que hace es proponerle la autocomprensión y quizá dotarle de experiencias comunes en ese propósito, que pueden resultar trascendentes para su desarrollo. Mas que acercarle al cielo lo que hace la iniciación es acercarle a si mismo.

4.- La conciencia humana se presenta en dos instancias básicas absolutamente determinadas, que son el sistema consciente y el sistema inconsciente. Entre ambos sistemas existe una clase de comunicación que las personas entrenadas en el camino iniciático alcanzan con un grado de menor dificultad. Sobre el sistema consciente ejerce una elevada presión el sistema de valores que es denominado superego, capaz de reprimir los contenidos inconscientes impidiéndoles emerger al sistema consciente por diversas formas, no solamente en la esfera sensible sino en la del entendimiento o razonamiento, y así como la percepción puede ser reprimida al punto de ser recibida conforme los prerequisitos del superego, así el desarrollo analítico del mundo sensible es disuelto en el mundo de las posibilidades lógicas que no es objeto de represión interna.

5.- Las ceremonias de iniciación son una clase de formas consagradas, pero puede decirse que cualquier momento de conciencia de si mismo es un momento iniciático, que abre algún camino síquico de percepción y razón anteriormente reprimido o desconocido, y por ello es frecuente observar las conductas cotidianamente rituales no solamente de aquellas personas que acostumbran a pensar en sus actos y a dejarse llevar por su conciencia a la comprensión de ellos, sino aquellas personas, que lamentablemente son la mayoría, quienes solamente repiten formas rituales de su cotidaneidad sin darse cuenta del significado de sus actos. Así como el obsesivo que se lava las manos veinte veces al día sin motivo aparente, habrá inicados que repetirán hasta el día de su muerte los ritos masónicos sin que su conciencia les diga nada real acerca de ellos. En ambos casos, los contenidos se encuentran reprimidos o bloqueados para el sistema consciente, aunque influyan y hasta determinen el resultado de la conducta. Y en ambos casos, se apelará a una explicación mágica, maravillosa y sobrenatural.

6.- Es absolutamente verdadero la existencia de los contenidos inconscientes. Lo que hacen las personas que solemos llamar “inconscientes”, es proyectar sobre la vida síquica propia, y de los demás, vale decir sobre la vida exterior, los contenidos que existen en su propio inconsciente. Precisamente, aquí es donde emerge la interpretación maravillosa y sobrenatural de la iniciación. El profano que llega a las puertas del templo intuye la existencia de algo más con relación a lo que su esfera sensible le reporta. Por una parte sospecha la existencia de potencialidades perceptivas del hombre mas allá del resultado perceptivo ordinario, y lo atribuye a un sistema que para él es desconocido y supuestamente es conocido para los iniciados, o que él no posee y otros si y se lo pueden “dar”, ya que no los percibe como inherentes a su naturaleza. Por otra parte sospecha la existencia en su interior de verdades que él no reconoce y que le angustian, y que atribuye no a sus propios contenidos síquicos sino a fuerzas que se le ocultan, o registra que no merece su revelación por no pertenecer previamente a las comunidades establecidas de iniciados o por carecer de algunas virtudes o moralidad que asi lo determina, o no reza suficiente o no cree en Dios, sin percatarse por supuesto de esa falsa percepción de si mismo como no apto y proponiéndose seguir reglas convencionales que se supone condicionan la revelación.

Muchas veces la revelación que pueda darse en la iniciación es atribuida no a la existencia de la propia vida síquica sino al elemento sobrenatural y externo. Para el supersticioso el elemento oculto no corresponde a lo que en el científico es el inconsciente, sino a una manifestación de la cual no es directamente responsable. Al respecto dice Freud: ...”Gran parte de la concepcíon mitológica del mundo, que perdura aún en las entrañas de las religiones, no es otra cosa que sicología proyectada al mundo exterior. La oscura percepción (endosíquica) de los factores síquicos y las relaciones de lo inconsciente se refleja en la construcción de una realidad trascendental que debe ser vuelta a transformar por la ciencia en sicología del inconsciente”...(o.c).

7.- Debe decirse que el supersticioso es una especie de iniciado, y puede accidentalmente ser superior al hombre común que no ha sido iniciado; y se encuentra en ventajas. Freud pone el ejemplo de aquella persona que se tropieza en el umbral de su casa, se persigna y decide no salir ese día. Aunque él no se da cuenta, el tropezón revela en fin de cuentas ...“una duda, una contracorriente interior cuya fuerza puede ser suficiente para burlar el poder de su propósito consciente en el momento de iniciar su ejecución. No se puede estar seguro de un éxito completo más que cuando todas las fuerzas síquicas tienden de consuno hacia el fin propuesto”...(oc.).

Desde luego que el camino de la iniciación es el verdadero camino, porque propone una constante comunicación entre los contenidos de la conciencia en sus diversos sistemas: yo consciente, inconsciente(ello) y superego. Es precisamente el camino, la verdad y la vida, para decirlo en frases conocidas a los religiosos. Debemos entender que la vida interior es riquísima en contenidos y profundidad, y que ningún acto técnico o expresivo del hombre deja de responder a su vida síquica, por mas accidental que sea. La propuesta iniciática es la de hablarle y sobre todo dejar hablar al inconsciente, acceder a sus contenidos con la confianza y amorosa receptividad necesaria para aprovechar lo que es absolutamente nuestro y nos pertenece como una pierna o un brazo. Es la maestría y el despertar del hombre nuevo. ¿Difícil? ¡Por supuesto!. Muchas veces es doloroso, y los M:.M:. lo saben al encontrar lo que encuentran donde creyeron que encontrarían alegrías.

El desarrollo de la conciencia es una autoevolución (no podría ser de otra forma), y en consecuencia no sigue unas reglas precisas, ni está sometido a tiempos predecibles, aunque podamos ponderar diversas formas de interiorización, de contemplación, o de abandono de la vida exterior. Los harapos de la iniciación nos significan por encima de todo el símbolo de la aceptación de si mismos como primera condición en el camino iniciático. Eso somos al comenzar el camino: Seres en una ridícula condición de inconsciencia. Vueltos a la piedra bruta, se nos sugiere reflexionar acerca de esa ridícula condición en que nos encontramos, como un acto de sencilla y sana lógica, se nos invita a reconocer en términos simples la realidad.

El Dante en La Divina Comedia, después de tocar fondo, en los infiernos, se reconoce “puro y presto a subir a las estrellas”. El Dante , como otros, (como Guienon, por ejemplo) dio su versión del camino iniciático, tuvo que ser espíritu y su camino fue espiritual, tuvo que ser guiado por el elemento femenino (pasivo), su Beatriz. Esa fue la expresíon de sus propios contenidos síquicos, la proyección de su vida síquica sobre el mundo al cual comunica.

En síntesis, cada quien puede hablar de esto en sus propias palabras y esperar que lo comprendan, pero no puede aspirar a que los demás crean en sus cielos, espíritus, dioses, tabúes, ni modelos teóricos.



Saludos fraternales.

Edgardo González Medina

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12766
Puntos : 34584
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 65
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.