CUBA Y LA MASONERÍA
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
http://www.deezer.com/listen-4043682
Galería


Diciembre 2016
DomLunMarMiérJueVieSáb
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

ENLACES
freemasonry, freemason, masonic links http://357bcn.com/pagina_nueva_1.htm

LA MASONERIA EN CUBA.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA MASONERIA EN CUBA.

Mensaje por Romano el Jue Jun 18, 2009 4:17 pm

Masonería en Cuba



LA HABANA, - La masonería está íntimamente ligada a la historia de Cuba. Se afirma que la independencia del colonialismo español en 1898 fue obra de masones. Cada símbolo nacional -himno, bandera y escudo- fueron concebidos por hijos de la Escuadra y el Compás. Masones fueron Carlos Manuel de Céspedes, considerado el Padre de la Patria; Ignacio Agramonte, Antonio Maceo, José Martí y la inmensa mayoría de los gestores de la república.

Al advenimiento del actual régimen, en 1959, la Masonería era una institución fraternal pujante, entidad inseparable de las clases vivas del país. Treinta y cuatro mil miembros aproximadamente, una universidad, tres asilos, varias escuelas, 340 logias y un majestuoso edificio, la Gran Logia de Cuba constituían su mayor patrimonio.

Con la ley de Reforma Urbana, dictada a comienzos de la década de los años sesenta del siglo pasado, el Estado confiscó a la institución masónica casi la mitad de los locales del edificio de la Gran Logia, varios templos masónicos -algunos en construcción-, dos asilos y todas sus escuelas. Fueron cerradas algunas logias por supuestas actividades conspirativas, como la logia Perseverancia, en la ciudad de Cárdenas. Además, la institución nacional masónica fue compelida a clausurar la organización juvenil Asociación de Jóvenes Esperanza de la Fraternidad (AJEF) y la universidad, por esa misma época. Ninguna compensación recibió por las incautaciones y daños.

Marginada y sometida a toda clase de presiones por más de tres décadas, la masonería se fue debilitando y perdiendo iniciativas, hasta llegar a un tácito pacto de coexistencia con el Estado, a cambio de silencio y aislamiento total.

Pero los tiempos cambian. Las sutiles transformaciones acometidas por el gobierno de la Isla en los últimos tiempos han influido en las relaciones entre ambos (Estado-Masonería). Promesas para permitir la fundación de dos nuevas logias, una en la provincia de Holguín que se llamará Roberto Ferrer Rodríguez, y otra en la provincia de Pinar del Río, con el nombre de Armando Díaz Bravo; autorización para celebrar algunos actos públicos, aunque estrictamente controlados; tolerancia para con los iniciados. Como colofón, en fecha muy reciente la Oficina del Historiador de La Habana aportó 26 mil dólares para la reconstrucción del edificio de la Gran Logia. Son algunos aspectos que confirman cambios en dichas relaciones.

Durante más de 44 años la masonería ha sido el cobijo espiritual de una multitud de desafectos al sistema imperante, muchos de los cuales cuestionan lo que implicarían tales concesiones gubernamentales en el futuro.

Actualmente, con sus 314 logias diseminadas por todas las provincias y una membresía que oscila entre 28 y 29 mil hermanos, esta organización se integró, como miembro pleno, a la Confederación Masónica Interamericana, y representa a la zona 2 del Caribe (Puerto Rico, República Dominicana, Haití y Cuba). El flujo de visitantes que representan a las Grandes Logias del área y a las delegaciones que incluyen a otras zonas geográficas aumenta, lo que ha influido también en la flexibilización del Estado para con el trabajo masónico.

El próximo 23 de marzo se realizarán las elecciones para un nuevo gobierno masónico 2003-2006. Tres candidatos a Gran Maestro se disputarán el máximo sitial: El Dr. Luis Romero Márquez, ex Gran Maestro de 1977 a 1979, de 80 años, quien ejerce como técnico radiólogo en una policlínica de Ciudad de La Habana, donde reside; Lázaro Borrayo Martínez, actual Gran Tesorero, de 70 años, jubilado de luminotécnico y fotografía, también de Ciudad de La Habana, y Arnaldo Amado González Padrón, actual Gran Diputado, de 61 años, residente en la provincia La Habana, quien trabaja como chofer.

Cualquiera de los tres aspirantes que triunfe tendrá que enfrentar dos grandes presiones. De un lado el Estado, que limita al mínimo el desenvolvimiento de la institución fraternal, y del otro las constantes críticas de los masones por el bajo poder de ejecutabilidad que han manifestado los líderes de la masonería nacional en las últimas décadas.

Las devoluciones de sus antiguas propiedades, libertad de acción, mejores comunicaciones entre los masones de la Isla y los que habitan en el extranjero, afiliados a logias irregulares, y permitir afiliarse a las mujeres en la institución, son sólo algunas de las perspectivas de los masones, miembros de una organización que por su pluralidad está llamada a seguir formando parte de la historia de Cuba.



Esta información ha sido transmitida por teléfono, ya que el gobierno de Cuba no permite al ciudadano cubano acceso privado a Internet.
CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores, y autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.

c/o.J.C.LINARES.
c/p:ROMANO

Romano
FUNDADOR

Cantidad de envíos : 9
Puntos : 2756
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 17/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.