CUBA Y LA MASONERÍA
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Inside The Freemasons
Miér Abr 26, 2017 8:51 pm por Admin

» Inside The Freemasons
Miér Abr 26, 2017 8:50 pm por Admin

» 90 Aniversario de la Logia Luz de América No. 255
Dom Abr 23, 2017 7:04 pm por Admin

» Apache - The Ventures - 1964
Sáb Abr 22, 2017 12:06 pm por Admin

» The Ventures - Wipeout live in Japan 1966
Sáb Abr 22, 2017 11:56 am por Admin

» “MUJERES Y ACTIVISMO POLÍTICO Y SOCIAL“ coloquio del MOVIMIENTO CRISTIANO LIBERACION
Dom Abr 09, 2017 12:49 pm por Admin

» An Introduction to The York Rite of Freemasonry
Sáb Abr 08, 2017 5:45 pm por Admin

» An untold history of Ireland - Freemasonry
Sáb Abr 08, 2017 5:40 pm por Admin

» Saltwater 25 *** 2016
Sáb Abr 08, 2017 1:34 pm por Admin

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
http://www.deezer.com/listen-4043682
Galería


Abril 2017
DomLunMarMiérJueVieSáb
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      

Calendario Calendario

ENLACES
freemasonry, freemason, masonic links http://357bcn.com/pagina_nueva_1.htm

EL ORIENTE ETERNO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL ORIENTE ETERNO

Mensaje por Admin el Miér Oct 26, 2011 7:41 pm

Se los envio en letra pequeñita, para los que temen a este tema, no lo puedan leer. Lo que este aprendiz se propone con este trabajo, es una simple aproximación, tendiente a develar el contenido conmovedor, del que consideramos el símbolo más profundo que posee la Masonería; el pasaje al Oriente Eterno de un miembro de la Orden.


El acto cognoscitivo, que mas tempranamente se inscribe en la conciencia del individuo como un conocimiento definitivo, es que él es un ser mortal, que un día moriría, como vio morir a sus abuelos y a sus padres, que eran los que generacionalmente estaban mas cercanos a la extinción cíclica de su existencia, cuando él despertó a la vida física, cuando se dio cuenta que vivía, cuando adquirió conciencia que pertenecía a al mundo.


Este fenómeno iniciático, que constituye el hecho de morir, ha estado hasta hoy, cercado por una valla de incomprensión supersticiosa, cuya vertiente cultural más cercana, debe encontrarse en la religión dogmática.


Cuando residía en un departamento donde crecí, el fallecimiento de alguien, se anunciaba mediante un crespón negro, que enlutaba la puerta de calle, y se cursaban invitaciones al velatorio y sepelio, en sobres con franjas negras, y los deudos vestían ropajes negros, que llamaban luto riguroso, y era negra la carroza, negro los caballos que la tiraban, y de negro vestían los funcionarios que dirigían la procesión.


Aquellos modos colectivos de expresar el sentido de la muerte, han evolucionado con la aparición de las empresas que colectivizan estos servicios fúnebres, que los despega del recinto familiar para trasladarlos a su sede comercial.


Al fin morir, pasar al Oriente, es algo mucho mas simple, es dejar de existir; que no supone dejar de ser, “ser y existir, son cosas distintas”.


Pero ¿qué sucede en realidad, con alguien que abandona la existencia terrenal y pierde su cuerpo físico?


Pues que pasa a otro estado de existencia, pasa a existir en otra dimensión, vibrar en otra longitud de onda, por cuanto no es otra cosa que un campo de energía, un centro de conciencia altamente sensibilizado, que encuentra un punto de expresión distinto, al que poseía hasta el momento en que se desprendió del cuerpo que usó como vehículo de expresión en este plano físico.
En el reino de la energía, nada se crea ni se destruye, todo se transforma; y el centro de conciencia que se desvistió del cuerpo físico, no puede destruirse; esto es lo que sobrevive en ese otro plano dimensional, inmediato al físico, donde quedó el cuerpo para servir a otras formas de existencia.


Este centro de conciencia que emigró al oriente eterno, lleva fuertemente adherida a sí misma, la versión de que ella es el cuerpo físico que abandonó; tan identificada con el cuerpo estuvo cuando existía, que se convirtió en gesto habitual y aceptado, y no tuvo necesidad de plantearse la cuestión de si el, no sería en realidad una cosa distinta de su cuerpo.


Con el cuerpo han quedado tres de los sentidos que normalmente usaba; el olfato, el gusto, y el tacto; estos allí no tienen función.


Pero le acompaña el oído y la visión psíquica, que el necesitará mas tarde y que deberá desarrollar.


Como no tiene cuerpo, no puede tocar nada, ningún objeto, y como también ha perdido los órganos de fonación, tampoco puede hablar; la súper estructura del lenguaje que tanto tiempo usó, ahora no le sirve; puede gritar, pero nadie le oirá, puede gesticular, pero se torturará en vano; está solo y sin los sentidos físicos.


¿Cuál es entonces la facultad que puede servirle para comunicarse? Pues la trasmisión de pensamiento. Pero, ¿cómo se hace esto?, debe aprenderlo, y aquí necesita una iniciación, a la que será sometido para emprender este vital aprendizaje, el de comunicarse con sus iguales los muertos , según nuestro ignorante lenguaje del mundo de los vivos.


Cualquiera que sienta la necesidad de prestar un verdadero servicio, a aquel que atraviesa el dintel de la muerte, debe evocarlo y decirle con “el pensamiento”, como si le estuviera hablando en persona , que debe comprender que ha cambiado de estado, que ha perdido su cuerpo, que esta muerto, aunque él se sienta más vivo que nunca.


Entonces aparecerá el “Maestro de Ceremonias”, que conducirá la iniciación en aquel plano, y el neófito habrá dejado de pertenecer a la tierra.


La evocación y la concientización del muerto, será la auténtica ceremonia fúnebre del futuro, y el acto conciente que unirá los dos mundos.


Conviene saber, que este centro de conciencia que sobrevive las vicisitudes de la muerte, y que sigue evolucionando, no es un simple coágulo de gelatina sensibilizado y vibrátil, es el dínamo de la voluntad, de la mente y de la imaginación; tres de los atributos que hacen posible la expresión en aquel plano; donde no existe el cuerpo físico, porque allí no es necesario.


Si podemos inscribir este dato en nuestra conciencia vigílica, para usarlo cuando lo necesitemos en la hora última, habremos logrado recorrer un largo tramo, en el verdadero camino iniciático, que conduce a la Maestría.


QQ:.HH:. no temais, que lo mas dificil ya paso, era nacer.


No se la autoria de esta Pl:.Masonica.


Yosef E. Sfeir.
M:.M:.P:.M:.


_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12877
Puntos : 34979
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 65
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.