CUBA Y LA MASONERÍA
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
http://www.deezer.com/listen-4043682
Galería


Septiembre 2017
DomLunMarMiérJueVieSáb
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

ENLACES
freemasonry, freemason, masonic links http://357bcn.com/pagina_nueva_1.htm

DIOSAS OSCURAS *** Por Marta Riera

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DIOSAS OSCURAS *** Por Marta Riera

Mensaje por Admin el Miér Feb 15, 2012 12:10 pm

DIOSAS OSCURAS

Escrito por: masoneria en Masonería , Febrero,13,2012

Marta Riera

Istar, Ishtar, Ashtar, Astoret, Astarté… Diferentes nombres para una misma diosa que reinó en el panteón semítico antes de la llegada del dios único de los hebreos. Una diosa cuyos atributos son la media Luna y una estrella o un disco y que se representa, en algunas ocasiones, con dos cuernos, ya que en un principio se la adoraba con la figura de vaca. Astarté, una divinidad femenina muy fuerte y significativa, dimana directamente de la Luz: su nombre deriva de Aster, estrella de la mañana; en Fenicia, donde se ubicó el centro principal de culto a esta diosa, era considerada también diosa del planeta Venus (“el lucero del alba”).

Como en tantas otras ocasiones, los historiadores explican nuestro pasado desde una vertiente masculina y el caso de las diosas semíticas no es una excepción, el dios siempre aparece. Hace más de tres mil años, los fenicios de Biblos -según afirman documentos egipcios- honraban a una diosa cuyo nombre verdadero se escondía bajo el título de Baalat o “Señora” de Biblos. En inscripciones reales fenicias posteriores se asocia a la diosa un Baal o “Señor” de la ciudad. Nacía así una divinidad completa formada por dos partes complementarias e inseparables, dual y perfecta. La mitología semítica recogió muchas influencias y, obviamente, desarrolló un panteón donde sus dioses y diosas desarrollaban grandes batallas y donde las diosas eran las más belicosas y sedientas de sangre… En los textos de Ras-Shamra, la antigua Ugarit, quedan reflejadas las influencias externas a la cultura semítica (sumerias, babilónicas, egipcias, egeas…) y en ellos conocemos las relaciones entre los dioses y sus características. Nos enteramos así de que el dios El engendra con dos mujeres toda una dinastía divina y que su hijo Yam tiene problemas con un belicoso Baal al que acompañan dos diosas: Anat, guerrera y violenta, y Astarté, que proclama a Baal como nuevo rey. Anat y Astarté llegan a confundirse al seguirles la pista en los antiguos textos, ya que en un momento determinado Baal (el becerro) se une a Anat que toma forma de novilla (¿Astarté en su forma animal?). En todo caso, la importancia de las diosas semíticas es fundamental, ya que de ellas emana la vida y son fuente de fecundidad y erotismo.

Astarté, como Istar, era la diosa de la Luna y del planeta Venus, era llamada por los profetas judíos “Reina de los Cielos” (Meleket-has-Samaïm), y esposa del Sol, o el “Rey de los Cielos” (Baal-Samaïm), es decir, la verdadera soberana del mundo, la diosa-naturaleza. Y como reina exigía sacrificios de sus súbditos. La sangre, parte esencial para la vida, era ofrecida a la diosa “oscura” con la muerte de palomas, otro de los animales relacionados con ella.

En todo el Mediterráneo se erigieron templos en honor de Astarté y en ellos se representa a la diosa de diversas formas: en Cerdeña la encontramos con la forma de una mujer, con la cabeza cubierta a la forma egipcia, con una túnica larga, sosteniendo con las dos manos el disco lunar; en Chipre se han hallado muchas figuras de la diosa en la que está representada de pie, completamente desnuda y con las manos encima del vientre, o sosteniéndose los senos, y también en la actitud de cubrirse senos y pubis con las manos.

El culto a Astarté, aunque varía en algunos detalles según los lugares, tiene como nexo de unión su relación con la sangre ya citada. Los antiguos judíos, bajo el nombre de Ascherot o Aschera, sacrificaban vidas humanas en su honor, aunque en la mayor parte de la cuenca mediterránea se utilizaba la sangre de animales para honrarla. De lo que no queda ninguna duda es de que Astarté, la diosa-madre, es la diosa del fuego y la luz, la señora de los astros, la diosa de la fecundidad que incluso llegó a representarse en forma de piedra cónica, haciendo una clara alusión al falo (de nuevo, la dualidad, que en este caso llegó a templos donde el erotismo y el sexo eran los protagonistas y mediante los cuales se honraba a la diosa, llegándose incluso en templos chipriotas a entregar a las doncellas agregadas al culto un falo, para incentivar la masturbación propia y hacia las demás doncellas). Astarté pertenece a las dinastías de los grandes dioses antiguos, anteriores a las grandes religiones, y potencia la vida a través de la sabiduría (simbolizada por el delfín, otra de sus representaciones). Fue la primera diosa “oscura” en relacionarse con la sangre y, porqué no, la primera diosa-vampira del mundo occidental.

http://www.desdecuba.com/mason/

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12944
Puntos : 35284
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 66
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.