CUBA Y LA MASONERÍA
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Inside The Freemasons
Ayer a las 8:51 pm por Admin

» Inside The Freemasons
Ayer a las 8:50 pm por Admin

» 90 Aniversario de la Logia Luz de América No. 255
Dom Abr 23, 2017 7:04 pm por Admin

» Apache - The Ventures - 1964
Sáb Abr 22, 2017 12:06 pm por Admin

» The Ventures - Wipeout live in Japan 1966
Sáb Abr 22, 2017 11:56 am por Admin

» “MUJERES Y ACTIVISMO POLÍTICO Y SOCIAL“ coloquio del MOVIMIENTO CRISTIANO LIBERACION
Dom Abr 09, 2017 12:49 pm por Admin

» An Introduction to The York Rite of Freemasonry
Sáb Abr 08, 2017 5:45 pm por Admin

» An untold history of Ireland - Freemasonry
Sáb Abr 08, 2017 5:40 pm por Admin

» Saltwater 25 *** 2016
Sáb Abr 08, 2017 1:34 pm por Admin

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
http://www.deezer.com/listen-4043682
Galería


Abril 2017
DomLunMarMiérJueVieSáb
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      

Calendario Calendario

ENLACES
freemasonry, freemason, masonic links http://357bcn.com/pagina_nueva_1.htm

HISTORIA DE LA MASONERIA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HISTORIA DE LA MASONERIA

Mensaje por Admin el Jue Oct 22, 2009 10:51 am

LA HERMANDAD DE LOS MISTERIOS

En Egipto era prohibido escribir nada con relacion a la Hermandad y solo se transmitian los conocimientos de forma oral. Esta Orden se hizo tan restrictiva que excluyo de su membresia a la mayoria de los propios sacerdotes egipcios.



El Rey Akhenaton o Amenhotep IV, paso las ensenanzas a los simbolos misticos y los diseno de forma tal que fueran incomprensibles para todos excepto para los miembros de la Hermandad.
Con ello se creo una simbologia de iluminacion espiritual que trasciende los idiomas de la humanidad y tambien se previno el mal uso del conocimiento.
Por otra parte tambien ha traido la mal interpretacion de los mismos de ahi que muchos que no son iniciados en estos misterios hayan llegado a forjarse ideas erroneas por completo y por lo tanto no son el camino de llegar a la Verdad.

Akhenaton promueve el monoteismo y la teologia de un solo Dios. El Templo de la Hermandad de la Serpiente en El Amarna fue construido en forma de cruz que es un simbolo adoptado posteriormente por la cristiandad. Se vestian con un “cordon a la cintura” y cubrian su cabeza, como fue despues usado por los monjes cristianos.
El sacerdote principal se afeitaba la cabeza con una pequena mancha redonda arriba y esto tambien fue adoptado por los frailes cristianos.

Salomon restablece los lazos de union entre los hebreos y Egipto y llego a casarse con la hija del faraon Shishak I.
De Egipto Salomon tomo instruccion de la Hermandad y al volver a Palestina construye el Templo, pero sin las estructuras laterales que lo hacian se asemejara al de Amarna en forma de una cruz.

El Libro Egipcio de los Muertos cita al dios Thot que le dice a otro dios, Osiris:
“Yo soy el Gran Dios en el barco divino,… Yo soy un simple sacerdote en el bajo mundo que unge bajo los rituales sagrados en Abydos, elevando a los grados mas altos de iniciacion,… Yo soy el Gran Maestro de los artesanos que prepararon el arca sagrada para apoyo”.



De esta epoca proviene el uso del mandil, que era utilizado por los masones misticos como una senal de obediencia y respeto a las leyes de Dios.
Melchizedek que presidia una rama de la hermandad que se nombraba bajo su nombre como Sacerdocio de Melchizedek utilizaba un mandil de piel de oveja blanca que todavia siguen usando los masones modernos.


Última edición por Admin el Mar Nov 24, 2009 8:20 pm, editado 3 veces

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12877
Puntos : 34977
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 65
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DE LA MASONERIA

Mensaje por Admin el Jue Oct 22, 2009 12:22 pm

El Nuevo Amanecer de Los Caballeros


Los estudiantes de la historia Masónica saben que a principios de los 1700 fue un período importante para la Francmasonería. Las logias Masónicas en Inglaterra habían atraído a muchos miembros que no eran albañiles o constructores de oficio. Esto pasó porque la Francmasonería estaba evolucionando en algo más que un gremio comercial. Estaba convirtiéndose en una sociedad fraternal con una tradición mística secreta.

Muchas logias estaban abriendo sus puertas calladamente a no-constructores, sobre todo a los aristócratas locales y hombres de influencia. Por el año 1700, un estimado del 70% de todos los Francmasones eran personas de otras ocupaciones. Ellos fueron llamados “Masones Aceptados” porque fueron aceptados en las logias aunque no eran albañiles (masones) por negocio.

El 24 de junio de 1717, representantes de cuatro logias británicas se encontraron en la Taberna Goose & Gridiron Alehouse en Londres y crearon una nueva Gran Logia. La nueva Gran Logia, que fue llamada por algunos “La Gran Logia Madre del Mundo,” oficialmente botó el aspecto del gremio de la Francmasonería (“Francmasonería operativa”) y lo reemplazó con un tipo de Francmasonería que era estrictamente mística y fraternal (“Francmasonería especulativa”). Ya no se abordaban los títulos, herramientas y productos del oficio de albañil como objetos que los miembros usarían para sus sustentos.

En cambio, los artículos se transformaron completamente en símbolos místicos y fraternales. Estos cambios no fueron hechos repentinamente, sino que fueron resultado de una tendencia que ya había comenzado antes de 1717.

Varias historias afirman incorrectamente que la Gran Logia Madre de 1717 fue el principio de la Francmasonería en sí. Como lo hemos visto, las raíces de la Francmasonería fueron firmemente establecidas mucho tiempo antes, incluso en Inglaterra. Por ejemplo, una Leyenda Masónica relaciona que el Príncipe Edwin de Inglaterra había invitado gremios de Francmasones a su país ya en 926 D.C. para ayudar a la construcción de varias catedrales y edificios de piedra. Se han registrado manuscritos Masónicos que fechan de 1390 y 1410.

Se reproducen minutas manuscritas de una reunión Masónica del año 1599 en la Historia de de Francmasonería de Alberto Mackey. La francmasonería estaba tan bien establecida en Inglaterra por el siglo 16, que una bien documentada división en 1567 está en los registros. La discordia dividió a los Francmasones ingleses en dos importantes facciones: los Masones de “York” y de “Londres”.

El nuevo Gran sistema de Logias se estableció en la Taberna Goose & Gridiron Alehouse en 1717, consistiendo al principio en un solo nivel (grado) de iniciación. En los primeros cinco años de fundanda la Logia, se agregaron dos grados adicionales, para que el sistema consistiera en tres pasos: El Aprendiz recién entrado, Compañero Artesano, y Maestro Masón. Estos pasos comúnmente se llaman “Grados Azules”, porque el color azul es simbólicamente importante para ellos. Desde entonces, los tres Grados Azules han seguido siendo los primeros tres pasos de casi todos los sistemas Masónicos.

La Gran Logia Madre emitió estatutos constitucionales a hombres en Inglaterra, Europa y el Imperio británico, autorizándolos para establecer logias que practicaran los Grados Azules. Las coloridas actividades fraternales de las logias suministraban una manera popular para los hombres de pasar su tiempo, y pronto la Francmasonería se convirtió en gran furor. Muchas reuniones de las logias se celebraban en tabernas, donde beber robustamente era una destacada atracción. Por supuesto, muchos miembros también fueron arrastrados a las logias con promesas de fraternidad y esclarecimiento espiritual.

La nueva Gran Logia Madre era, según registros, muy estricta en sus reglas, prohibiendo la controversia política dentro de las logias. Con suerte, la Francmasonería iba a ser independiente de problemas y asuntos políticos. En la práctica, sin embargo, la Gran Logia Madre, que se estableció sólo tres años después de la coronación del primer rey Hanoveriano, apoyó la nueva monarquía alemana en un momento cuando muchos ingleses se opusieron fuertemente a ella. Uno de los Gran Maestros más tempranos y más influyentes del sistema de la Logia Madre fue el Rev. John T. Desaguliers, que fue elegido Gran Maestro en 1719.



Gran Maestro John T. Desaguliers



Gran Logia de Inglaterra 1725

Desaguliers antes había escrito un tracto, declarando que los Hanoverianos eran los únicos soberanos legítimos de Inglaterra bajo las “leyes de la naturaleza”. El 5 de noviembre de 1737, él confirió los primeros dos grados Masónicos a Frédéric, Príncipe de Wales-- hanoveriano. Durante las siguientes generaciones, miembros de la familia hanoveriana real se hicieron, incluso, Gran Maestros. *



George III

* Augusto Frederick (1773-1843), el noveno hijo de George III, fue Gran Maestro durante los treinta años antes de su muerte. Antes de a eso, su hermano mayor, quien se convirtió en el Rey George IV, había mantenido la posición de Gran Maestro. Un tardío y Gran Maestro de sangre Real fue el Rey Edward VII, hijo de la Reina Victoria; Edward sirvió como Gran Maestro durante 27 años, mientras era Príncipe de Gales. El más reciente Gran Maestro de sangre real que se convirtió en rey fue el Duque de York, que después se convirtió Rey George VI (r. 1936-1952).

La Gran Logia inglesa era decididamente pro-hanoveriana, y su proscripción contra la controversia política realmente se pronunciaba al apoyo del statu quo Hanoveriano.

A la luz de la naturaleza Maquiavélica de la actividad de la Hermandad, si nosotros fuéramos ver a la Gran Logia Madre como una facción de la Hermandad diseñada para mantener viva una polémica causa política (es decir, el gobierno Hanoveriano en Bretaña), esperaríamos que la red de la Hermandad fuese la fuente de una facción apoyando la oposición. Esto es precisamente lo que pasó. Poco después de la fundación de la Gran Logia Madre, se lanzó otro sistema de Francmasonería que era directamente en oposición al Hanoveriano.

Cuando James II fue destronado por la Revolución Gloriosa de 1688, huyó de Inglaterra. Sus seguidores formaron rápidamente organizaciones para ayudarle a recuperar el trono británico. El grupo militante más eficaz era la organización jacobita. Acuartelada en Escocia y en la Irlanda católica, los Jacobitas pudieron reunir un extenso apoyo para los Stuart.

Ellos organizaron muchos levantamientos y campañas militares en contra de los Hanoverianos, aunque finalmente fracasaron en recobrar el trono para los Stuarts. Cuando el infructuoso James II murió en 1701, su hijo, el auto-proclamado James III, continuó con la lucha familiar por recobrar el trono británico. Se creó una nueva rama de la Francmasonería para ayudarlo. Esa rama seguía el modelo de los antiguos Caballeros Templarios.

El hombre que según los registros fundó la Orden de los Caballeros Templarios Francmasones era uno de los partidarios fieles de James III, Michael Ramsey. Ramsey era un místico escocés que había sido contratado por James III como tutor de sus dos hijos en Francia.

La meta de Ramsey era restablecer a los anteriormente deshonrados Caballeros Templarios en Europa. Para lograr esto, Ramsey adoptó el mismo acercamiento adoptado por la Gran Logia Madre en Londres: los resucitados Caballeros Templarios iban a ser una sociedad mística/fraternal secreta abierta a hombres de variadas ocupaciones. Los antiguos títulos caballerescos, uniformes, y “herramientas del oficio” serían usados para propósitos simbólicos, fraternales y rituales dentro de un contexto Masónico. Siguiendo estos objetivos, Ramsey se apodó a sí mismo el “Chevalier” [Caballero] Ramsey.

Ramsey no trabajaba solo. El fue asistido por otros partidarios de los Stuart. Entre ellos estaba el aristócrata inglés, Charles Radcliffe. Radcliffe era un celoso jacobita que había sido arrestado junto con su hermano, el Conde de Derwentwater, por sus acciones relacionados con la fallida rebelión de 1715 para colocar a James III en el trono británico. Ambos hermanos fueron sentenciados a muerte. El Conde fue decapitado, pero Radcliffe escapó a Francia.

En Francia, Radcliffe asumió el título de Conde de Derwentwater. Él presidió una reunión en 1725 para organizar una nueva logia Masónica basada en el formato Templario que estaba siendo revelado por Ramsey. La logia de Derwentwater fue instrumental estableciendo el nuevo sistema Templario de Francmasonería en Europa. Derwentwater exigió que la autoridad para establecer su Logia venía de la Logia de Kilwinning de Escocia - la logia más antigua y famosa de Escocia. *

* Hay un debate acerca de si el Señor Derwentwater también había recibido una carta constitucional de la Gran Logia Madre de Inglaterra para empezar su nueva logia francesa. Muchas historias afirman que sí, pero algunos estudiosos Masónicos afirman que no existe ningún registro de tal carta constitucional, y que la logia del Señor Derwentwater era una logia extraoficial (“clandestina”). Ha sido discutido el que la Gran Logia Madre de Inglaterra no le habría concedido a Derentwater una carta constitucional , porque sus inclinaciones políticas en pro de Stuart eran bien conocidas.

Como una nota a pie de página, el señor Derwentwater “continuó permaneciendo políticamente activo e intentó unir a Charles Edward durante la rebelión jacobita de 1745. La nave en la cual navegó Derwentwater fue capturada por un crucero inglés. El Conde fue llevado a Londres donde fue decapitado en diciembre de 1746.

La Francmasonería Templaria es, por consiguiente, a menudo llamada Francmasonería escocesa, debido a su reputado origen escocés. La Masonería escocesa de Ramsey atrajo a muchos miembros, afirmando que los Caballeros Templarios habían creado secretamente el sistema de la Gran Logia Madre. Según Ramsey, los Caballeros Templarios había redescubierto las “perdidas” enseñanzas, siglos antes en Tierra Santa, durante las Cruzadas.

Ellos trajeron de vuelta las enseñanzas a Europa y, después de su desgracia y destierro, en secreto guardaron vivas las enseñanzas durante centenares de años en Francia, Inglaterra, y Escocia. Después de siglos de vivir en las sombras, los Templarios re-surgieron cautamente soltando sólo los Grados Azules a través del vehículo de la Gran Logia Madre.

Ramsey afirmaba que los tres Grados Azules fueron emitidos sólo para probar la lealtad de los Francmasones. Media vez un Francmasón demostraba su lealtad, alcanzando el tercer grado, estaba en el derecho de avanzar a los “verdaderos” grados: el cuarto, quinto y otros grados más altos soltados por Ramsey. Ramsey declaró que él estaba autorizado a soltar los grados más altos por un una sede central secreta de Templarios en Escocia.

Según su historia, los Templarios escoceses estaban trabajando en secreto a través de la logia en Kilwinning.

Las logias escocesas cambiaron el simbolismo Bíblico del tercer Grado Azul por el simbolismo político, para representar la Logia de Stuart, y efectuar sus objetivos políticos en pro de los Stuart. Los grados “superiores” que contenían el simbolismo adicional “revelando” por qué los Francmasones tenían el deber de ayudar a los Stuarts a recobrar el trono de Inglaterra. Debido a esto, muchas personas vieron la Francmasonería escocesa como un hábil esfuerzo para jalar a los Francmasones fuera del sistema de la Gran Logia Madre, que apoyaba la monarquía Hanoveriana y volver a los nuevos convertidos en Masones pro-Stuart.

Los mismos Stuarts se unieron a la organización de Ramsey. James III adoptó el título templario “Caballero de San Jorge”. Su hijo, Charles Edward, fue iniciado en la Orden de los Caballeros Templarios el 24 de septiembre de 1745, el mismo año en el que una importante invasión jacobita a Escocia. Dos años después, el 15 de abril de 1747, Charles Edward estableció una “Sala Capitula jacobita escocesa” en la ciudad francesa de Arras.

Más tarde, Charles Edward negó haber sido Francmasón alguna vez, para suprimir rumores perjudiciales de que la Masonería escocesa no era nada más que un frente para la causa Stuart (que realmente, en gran parte sí lo era), aunque él había sido Gran Maestro en el sistema escocés. La prueba de su Gran Maestría fue descubierta en 1853 cuando alguien encontró la carta constitucional emitida por Charles Edward para establecer la anteriormente mencionada logia en Arras.

La carta constitucional declara en parte:
Nosotros, Charles Edward, el Rey de Inglaterra, Francia, Escocia, e Irlanda, y el Gran Maestro Suplente de la Logia de H., conocida por el título de Caballero del Águila y Pelícano... *

* “Logia de H” se cree que era la logia escocesa en Heredon. Charles Edward es denotado como “Suplente” del Gran Maestro, porque su padre, como Rey de Escocia, fue considerado el Gran Maestro “por herencia”.
Acabamos de discutir la fundación de dos sistemas de Francmasonería. Cada uno apoyaba el lado opuesto de un importante conflicto político que estaba sucediendo en Inglaterra—un conflicto que también afectó a otras naciones europeas. Ambos sistemas de Francmasonería fueron lanzados en un lapso de menos de cinco años uno del otro.

La historia de Ramsey de cómo entraron en existencia los dos sistemas contiene, por consiguiente, algunas asombrosas implicaciones. Su historia implica que un pequeño grupo oculto de personas, que deliberadamente pertenecen a la red de la Hermandad en Escocia, crearon dos tipos contrarios de Francmasonería para animar y apoyar ambos lados de una violenta controversia política. Esto sería un ejemplo sorprendentemente claro de Maquiavelismo.

¿Cuan verdadera es la historia de Ramsey? Para contestar esta pregunta, debemos primero dar una breve mirada a la historia de la Francmasonería en Escocia.

Escocia ha sido por mucho tiempo un importante centro de actividad Masónica. Los más tempranos de los antiguos gremios masónicos en Escocia habían sido fundadores en Kilwinning, en 1120 D.C. Por 1670, la Logia Kilwinning ya estaba practicando la Francmasonería especulativa (aunque, de nombre era todavía una logia operativa).

Las logias escocesas eran únicas en cuanto a que eran independientes, y nunca fueron cartografiadas por la Gran Logia Inglesa, aun después de comenzar a practicar los Grados Azules del sistema de la Gran Logia Inglesa. La misma logia Kilwinning había estado concediendo cartas constitucionales desde principios del 15 siglo. Cesó de hacerlo hasta en 1736, cuando se unió a otras logias escocesas, elevando la Logia de Edimburgo a la posición de Gran Logia de Escocia. La nueva Gran Logia de Escocia en Edimburgo adoptó el sistema especulativo de la Gran Logia Inglesa, sin embargo, todavía permanecía independiente de la Gran Logia Inglesa y emitía sus propias cartas constitucionales.


Última edición por Admin el Mar Nov 10, 2009 8:58 pm, editado 2 veces

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12877
Puntos : 34977
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 65
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DE LA MASONERIA

Mensaje por Admin el Jue Oct 22, 2009 1:43 pm

Aproximadamente siete años después, en 1743, la Logia de Kilwinning se separó de la Gran Logia de Escocia por una disputa aparentemente trivial. Kilwinning se preparó como un cuerpo Masónico independiente (“Logia Madre de Kilwinning”) y una vez más emitió sus propias cartas constitucionales. En 1807, la Logia de Kilwinning renunció todo el derecho de conceder cartas constitucionales y se reunió a la Gran Logia de Escocia.

Por consiguiente, nosotros vemos períodos sustanciales de tiempo en que la Logia de Kilwinning era independiente de todas las otras Logias y cuando muy bien pudo conceder cartas constitucionales a los Francmasones de Templarios. Era independiente en el tiempo en que Ramsey y Derwentwater afirmaron haber recibido autorización de Kilwinning para establecer los grados Templarios en Europa.

Algunos historiadores masónicos argumentan que la Logia de Kilwinning y otras logias escocesas todavía no tenían nada que ver con crear los llamados grados “escoceses”. Ellos declaran que los grados escoceses fueron todos creados en Francia por Ramsey y sus cohortes jacobitas. Algunos escritores masónicos contienden que el Templarismo ni siquiera llegó a Escocia hasta el año 1798 décadas después de que ya había tenido éxito en Europa.

Esos escritores también afirman que la Logia de Kilwinning nunca había practicado nada sino los Grados Azules del sistema inglés. Otros creen que Ramsey, quien nació en la vecindad de Kilwinning afirmaba un origen escocés a sus grados, por orgullo nacionalista y para ayudar a construir una base de apoyo político para los Stuarts en Escocia.

Estos argumentos suenan persuasivos, pero la documentación histórica demuestra que todos ellos son falsos.
En primer lugar, nosotros ya hemos visto que en esta era, Escocia estaba proporcionando importantes figuras históricas que contribuyeron a algunos de los cambios que estaban siendo forjados por los revolucionarios de la Hermandad. Michael Ramsey es el tercer misterioso escocés de oscuro origen que hemos visto que ayudó a traer importantes cambios a Europa. Los otros dos se discutieron antes: William Paterson, que ayudó a los gobernantes alemanes a preparar un banco central en Inglaterra, y John Law que fue el arquitecto del banco central de Francia.

Segundo, las logias masónicas escocesas eran un lugar natural para que surgieran grados templarios en pro de Stuart. Escocia era fuertemente pro de-Stuart y los Jacobitas estaban acuartelados allí.
Décadas antes de que fuera creada la Gran Logia inglesa, ya era conocido que muchos masones en Escocia estaban ayudando a los Stuarts. Estos leales escoceses usaron sus logias como lugares para reuniones secretas en las cuales se preparaban intrigas políticas. La actividad masónica pro-Stuart podría ir tan atrás como 1660—el año de la Restauración de los Stuart (cuando los Stuarts tomaron el trono de los Puritanos). Según algunos tempranos masones, la Restauración fue en gran parte una hazaña Masónica. El Monje general que jugó el papel del eje en la Restauración, fue reportado como Francmasón.

Finalmente, hay incontrovertida evidencia que las logias escocesas, incluso la de Kilwinning, estaban involucradas con el Templarismo, décadas antes de 1798. El historiador masónico, Albert Mackey, registra en su Historia de la Francmasonería, que en 1779, la Logia de Kilwinning había emitido una carta constitucional a algunos masones irlandeses que se denominaban a sí mismos la “Logia de los Altos Caballeros Templarios”.

Más de una década antes, en 1762, la Logia de St. Andrew de Boston había aplicado a la Gran Logia de Escocia para una garantía, (que recibió después) por la cual la Logia de Boston podría conferir los grados de “Arco Real” y Caballero Templario en su reunión del 28 de agosto de 1769. Es significativo que la Logia de St. Andrew había aplicado a la Gran Logia de Escocia al derecho de conferir el grado de Templario, no a cualquier Logia francesa.

Nosotros hemos, así, confirmado dos elementos de la historia de Ramsey:
1) que las logias escocesas practicaban la Francmasonería Templaria
2) que una Gran Logia escocesa estaba concediendo cartas constitucionales de Templarios por lo menos ya en 1762
Con seguridad podemos asumir que la Gran Logia escocesa estaba involucrada con el Templarismo antes de ese año, porque habría tenido que establecer el grado de Templario antes de otra Logia pudiera aplicar para esto. Desafortunadamente, no hay registros sobrevivientes que nos indiquen cuándo comenzó el Templarismo en las logias escocesas. Ramsey y Derwentwater, por supuesto, afirman que los grados de Templarios ya existían en los tempranos 1720s.

Las logias escocesas bien pueden haber estado involucradas con alguna forma de Templarismo en ese tiempo.

Es de entenderse que las logias escocesas guardaban mucho secreto acerca de sus actividades Templarias. Nosotros sólo sabemos sobre la carta constitucional de 1762 Templaria a la Logia de St. Andrew Lodge por algunos archivos encontrados en Boston. Uno sólo necesita considerar los destinos de los dos Condes de Derwentwater para apreciar los peligros que les esperan a esas personas, incluso Francmasones, que se comprometían en actividades políticas pro-Stuart.

No cada elemento de la historia de los Templarios de Ramsey estaba respaldado por evidencia. Por ejemplo, la Francmasonería en sí no fue comenzada por los Caballeros Templarios, como implica Ramsey. Los gremios masónicos que le dieron nacimiento a la Francmasonería existieron mucho tiempo antes de que se fundaran los Caballeros Templarios. Por otra parte hay evidencia circunstancial de que los Caballeros Templarios pueden haber sido, de hecho, los que llevaron los Grados Azules a Inglaterra.

Como lo mencionamos en el Capítulo 15, se piensa que los tres Grados Azules ya estaban siendo practicados siglos antes por la secta de los Asesinos en Persia, según los expertos. Los Caballeros Templarios tuvieron contacto frecuente con los Asesinos durante las Cruzadas. Durante los períodos que no estaban luchando entre sí, los Asesinos y Templarios establecieron tratados y se comprometieron en otras relaciones amigables. Un tratado incluso les permitió a los Templarios construir varias fortalezas en territorio de los Asesinos.

Algunos historiadores creen que durante esos pacíficos interludios, los Templarios aprendieron sobre los Asesinos extensas enseñanzas místicas e incorporaron algunas de esas enseñanzas en el sistema Templario. Es, por consiguiente, bastante posible que Los Templarios, de hecho, tuvieran los Grados Azules mucho antes de que fueran establecidos por la Gran Logia Madre inglesa.

Más allá la evidencia circunstancial es que durante la era de las Cruzadas los Templarios estaban en la plenitud de su poder en Europa. Ellos poseían propiedades a lo largo del Continente. Sus tenencias y preceptorías en Escocia eran especialmente numerosas. Cuando Los Templarios abandonaron Tierra Santa después de las Cruzadas, ellos eventualmente regresaron a sus preceptorías alrededor del mundo, incluyendo Escocia.

Después de que el Orden Templario fue suprimido a lo largo de Europa, muchos Templarios se negaron a abandonar sus tradiciones de Templarios, por lo que ellos continuaron en secreto con sus actividades. Algunos Templarios activos secretamente se unieron a las logias Masónicas, incluyendo las logias en Escocia e Inglaterra. Por consiguiente, es concebible que los Templarios fueran el conducto a través del cual los tres Grados Azules se trasladaron desde la secta de los Asesinos, a través de Escocia, a la Gran Logia Madre de 1717.

Algunos Francmasones veían cualquier esfuerzo de conectar los Grados Azules con la secta de los Asesinos, como un esfuerzo para desacreditar la Francmasonería, aunque la conexión hubiera sido sugerida por uno de los más estimados historiadores de la Masonería. Discutiendo tal eslabón, es importante tener en mente que las técnicas de asesinato empleadas por los Asesinos jamás fueron enseñadas en los Grados Azules.

Los Asesinos poseían una extensa tradición mística que se extendió mucho más allá de sus polémicos métodos políticos. Además, los Asesinos habían pedido prestado muchas de sus enseñanzas místicas de los sistemas de la Hermandad más tempranos. Por consiguiente los Grados Azules pueden haber empezado aun más temprano que el fundando de la organización del Asesino.

Cualquiera que pudiera haber sido la última verdad sobre los orígenes de los Grados Azules y Grados escoceses, ambos sistemas ganaron gran popularidad. Los Grados escoceses eventualmente llegaron a dominar a casi toda la Francmasonería. En Europa continental, el centro de la Francmasonería escocesa ha demostrado ser Alemania, donde el mismo pequeño grupo de príncipes alemanes que hemos estado, pronto emergieron como líderes en la nueva Francmasonería Templaria.

Alemania se volvió el centro de la Francmasonería Templaria en la Europa continental. Los grados de Caballero asumieron un único carácter en los estados alemanes, donde los grados fueron convertidos a un sistema de Francmasonería llamado de la “Estricta Observancia”. La “Estricta Observancia” fue llamada así porque cada iniciado fue exigido dar un juramento de obediencia estricta e incondicional a aquellos arriba de el dentro de la Orden. El voto de obediencia se extendió a una misteriosa figura conocida como el “Superior Desconocido,” de quién se decía que era el líder secreto de la Estricta Observancia y quién, según registros, estaba residiendo en Escocia.

Los miembros de la Estricta Observancia pasaron a través de los Grados Azules primero antes de que fueran iniciados hacia grados más altos de “Maestro escocés,” “Novicio,” “Templario,” y, ”Caballero Profeso.” El “Superior Desconocido” pasó por el título de “Caballero de la Pluma Roja.” Aunque el secreto en la Estricta Observancia era muy fuerte, se filtraron varias revelaciones que la Estricta Observancia era leal a los grados escoceses agitando contra la Logia de Hannover a favor de los Stuarts.

La Estricta Observancia se extendió rápidamente a lo largo de los estados alemanes y se volvió la forma dominante de Francmasonería allí durante décadas. También se volvió influyente en otros países como Francia, que fue el segundo centro más grande de Francmasonería en Europa. (Alemania era el más grande.) En todas las naciones, los miembros de la Estricta Observancia se empeñaron en la obediencia al “Superior Desconocido” de Escocia.

Según J. M. Roberts, escribiendo en su libro, La Mitología de las Sociedades Secretas (The Mythology of the Secret Societies):
La Estricta Observancia evocaba sospecha y hostilidad en Francia, debido a sus orígenes alemanes y la gran excitación que se despertó por el implícito reconocimiento por el Gran Oriente [el supremo cuerpo Masónico de Francia] de la autoridad de los superiores desconocidos de la Estricta Observancia sobre los Francmasones franceses.

Uno de los Gran Maestros más tempranos de la Estricta Observancia era G. C. Marschall. A la muerte de Marschall en 1750, la posición fue asumida por un alemán de Sajonia: el Barón Von Hund. Los grados de la Estricta Observancia habían sido casi todos creados por el principio de la Gran-Maestría de Von Hund, pero a Von Hund se le dió el crédito para ponerlos en una forma reconocible. Von Hund declaró que él se había iniciado en el Orden Templario (es decir Caballeros Templarios) por Lord Kilmarnock, un noble prominente de Escocia. Von Hund también afirmó que él había conocido a ambos, al “Superior Desconocido” y a Charles Edward.

Como Michael Ramsey, Von Hund estaba en una misión para reestablecer a los Caballeros Templarios en Europa. Von Hund buscó conseguir dinero para readquirir las tierras que habían sido tomadas siglos antes de los Templarios. Aunque Von Hund tuvo mucho éxito, él fue marcado por fraude por sus enemigos y eventualmente entró en desgracia.

La Estricta Observancia ganó un fuerte seguimiento entre las familias reales alemanas (aunque algunos se opusieron y permanecieron fieles al sistema Masónico inglés). Esto es un enigma. Algunas familias reales involucradas políticamente en la Estricta Observancia se aliaron a Hannover. ¿Por qué participarían ellos en una forma de Francmasonería que, clandestinamente, era opuesta la Logia inglesa de Hannover?

En algunos casos, aparece que los miembros reales se habían unido a la Estricta Observancia después de que esta dejó de ser virulentamente en pro de los Stuart. Ciertamente la causa Stuart estaba menguando por los 1770, cuando algunos de esos príncipes alemanes surgieron como líderes de la Estricta Observancia. Por otra parte, hay otro factor importante a ser considerado:

Para entender mejor esta situación, debemos divagar brevemente y repasar la historia de los Caballeros Teutónicos después de que estos fueran derrotados en las Cruzadas.

Cuando terminaron las Cruzadas, los Caballeros Teutónicos, como los Caballeros Templarios y Hospitalarios, encontraron trabajo en otra parte. En 1211, mientras estaban bajo la dirección del Gran Maestro Hermannvon Salza, los Caballeros Teutónicos fueron invitados a Hungría a ayudar a una lucha que estaba sucediendo allí. Por sus servicios, a ellos se les otorgó el distrito de Burzenland en Transilvania, que estaba entonces bajo dominio húngaro. Sin embargo, los Caballeros sobrevivieron a su bienvenida, y fueron expulsados porque exigían demasiadas tierras. Después de su desposeimiento de Transilvania, los Caballeros fueron invitados por Conrad, Príncipe polaco de Masovia, para ayudarle en la lucha contra los paganos eslavos en Prusia. Los Caballeros fueron nuevamente premiados con tierras. Esta vez recibieron grandes secciones de Prusia.



Frederick II

Los Caballeros ganaron a otro benefactor: El Emperador alemán Frederick II—el hombre que hizo el tratado de paz de diez-años del cual hablamos en el Capítulo 15. Aunque Frederick había actuado como un hombre de paz, lamentablemente fue asociado con esta organización de guerra. En 1226, Frederick autorizó a los Caballeros para volverse señores feudales de Prusia. Frederick le otorgó al Gran Maestro von Salza el estado de príncipe del santo Imperio Romano alemán. Frederick también fue responsable de una reorganización del Orden.


Última edición por Admin el Mar Nov 10, 2009 9:05 pm, editado 3 veces

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12877
Puntos : 34977
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 65
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DE LA MASONERIA

Mensaje por Admin el Jue Oct 22, 2009 3:26 pm



Los Caballeros Teutónicos fueron completamente atrincherados en Prusia por el año 1229. Ellos construyeron sólidas fortalezas e impusieron la Cristiandad entre el populacho prusiano nativo, con una enérgica campaña militar. Por 1234, los Caballeros eran políticamente autónomos y no servían bajo ninguna autoridad excepto el Papa. Los Caballeros rindieron nominalmente sus extensas tenencias Prusianas al Papa, y las recibieron de regreso como feudos. En realidad, los Caballeros Teutónicos eran los verdaderos gobernantes de Prusia, no el Papa.

Con el apoyo Papal, los rangos de los Caballeros Teutónicos se regaron rápidamente. Muchos alemanes viajaron a Prusia para entrar en el nuevo y potencialmente lucrativo teatro de guerra.

Esta migración eventualmente provocó la ”Germanización” de Prusia. El comercio y la industria eventualmente reemplazaron al conflicto armado, y Prusia se volvió un importante centro comercial. Por los tempranos 1300, el dominio de los Caballeros Teutónicos se extendió sobre casi todo el litoral del sur y sureste del Mar báltico. Los Caballeros Teutónicos tuvieron dos siglos en los cuales dejar su marca imborrable en Europa central y occidental. Antes de perder el poder, los Caballeros habían establecido el carácter militante de Prusia, que definiría esa región durante los siglos a seguir.

Por los tempranos 1500 el destino de los Caballeros Teutónicos había empeorado. Ellos fueron sacados fuera de Prusia Oriental vía Polonia y fueron obligados a gobernar Prusia Oriental como feudo polaco. Por 1618, Prusia cayó completamente bajo la regla de la dinastía Hohenzollern. Esto marcó el fin del dominio autónomo de los Caballeros Teutónicos.

A pesar de la continua fricción entre los Caballeros y los Hohenzollerns sobre el control de Prusia, los Hohenzollerns mantuvieron vivos importantes elementos de la organización de los Caballeros. Por lo menos un Hohenzollern, Alberto de Brandeburgo-Anspach, había sido Gran Maestro de la Orden alrededor de 1511. La Prusia de los Hohenzollern adoptó los colores de las capas Teutónicas (negro y blanco) como los colores oficiales de la tierra. El pájaro de dos cabezas teutónico se volvió el símbolo nacional de Prusia.

Como las otras organizaciones caballerescas de las Cruzadas, los Caballeros Teutónicos se convirtieron eventualmente en una sociedad fraternal Secreta, esta vez bajo el patrocinio de la familia real austriaca de Hapsburg. Los Caballeros Teutónicos todavía sobreviven en esa forma hoy.

Bajo la regla de los Hohenzollerns, el poder e influencia de Prusia creció. Prusia se convirtió en un formidable jugador en la enredada arena política de Europa. Por el siglo 18, los Hohenzollerns también se habían entrelazado extensivamente con sus vecinos reales alemanes a través de matrimonios. Por ejemplo, el más famoso Hohenzollern, Frederick II (bien conocido como “Frederick el Grande”), había sido programado por su padre en 1733 a casarse con Elizabeth Christina, del principado alemán del noroeste de Brunswick. (En 1569, la dinastía de Brunswick había fundado la línea familiar Brunswick-Luneburg, que después se convirtió en la familia de Hannover.)

La madre de Frederick era Sophia Dorothea, hermana del Hanoveriano Rey Jorge II. Generaciones antes, el tatarabuelo de Frederick el Grande abuelo se había casado con Henrietta, la hija del Príncipe de Orange.

Los matrimonios políticos, porque eran normalmente sin amor, eran, a menudo, poco satisfactorios para aquellos que estaban casados. Esto demostró ser verdad en la unión de Frederick el Grande con Elizabeth Christina de Brunswick. Frederick había querido casarse con una Hanoveriana, pero prevaleció la voluntad dura de su padre. A pesar de este infeliz arreglo, Frederick tenía todavía lazos amigables con otros de la familia Brunswick.

Fue en Brunswick que Frederick, sin ser todavía Rey de Prusia, se inició, en secreto, en la Francmasonería, el 14 de agosto de 1738, en contra de los deseos de su padre. La iniciación había sido autorizada por la Logia de Hamburgo en Hannover. La Logia practicaba los Grados Azules de la Francmasonería inglesa.

Dos años después de su iniciación, Frederick II se convirtió en rey de Prusia. Él reveló públicamente su membresía masónica e inició a otros en la Orden.* Por orden de Frederick, se estableció en Berlín una Gran Logia llamada Logia de los Tres Globos. Su primera reunión se celebró el 13 de septiembre de 1740. Esta Logia comenzó como una Logia de sistema inglés y tenía la autoridad para conceder cartas constitucionales.

* En 1740, Frederick inició a varios otros importantes nobles alemanes en la Francmasonería: su hermano, el Príncipe William; el Margrave (Príncipe) Carlos de Brandeburgo (cuya familia también estaba casada con la Casa Hannover a través de Caroline de Brandeburgo, la esposa del Rey Jorge II); y Frederick William, el Duque de Holstein.

Cuánto tiempo Frederick permaneció activo en la Francmasonería es todavía hoy tema de debate. Algunos historiadores creen que él cesó sus actividades Masónicas en 1744, cuando las demandas de guerra ocuparon su plena atención. Su cinismo general más tarde en su vida finalmente se extendió a la Francmasonería. No obstante, el nombre de Frederick continuó aun apareciendo como autoridad para las cartas constitucionales Masónicas después de que él estaba inactivo, según reportes. Es incierto si Frederick meramente prestó su nombre para conceder cartas constitucionales o estaba personalmente involucrado en el proceso.

Dentro de aproximadamente una década después de la iniciación masónica de Frederick, la Estricta Observancia y sus grados escoceses estaban en el proceso de tomar casi completamente la Masonería alemana. La logia Tres Globos de Frederick, decididamente se convirtieron en “Estricta Observancia” al ser adoptados sus nuevos estatutos, el 20 de noviembre de 1764.



El 1º de enero de 1766, el Barón Von Hund, Gran Maestro de la Estricta Observancia, constituyó los Tres Globos como escoceses o Logia de Directoral autorizada para autorizar a otras Logias de Estricta Observancia. Todas las logias ya autorizadas por los Tres Globos excepto una (la Logia Real de York) fueron al sistema (escocés) de la Estricta Observancia.



Cualquiera que haya o no haya sido el involucramiento masónico de Frederick, él y su reino Prusiano sacaron ganancias de los conflictos de Inglaterra a los que la Masonería escocesa había estado contribuyendo.



La Gran Pirámide apunta también precisamente a lo largo de las cuatro direcciones de la brújula.



Faraon Thutmosis III

Se decía que los “Dioses” Custodiales de Egipto participaban en la entronización de los faraones. Thutmosis III se hizo famoso por sus hazañas militares.


Los “dioses” Custodiales del antiguo Egipto eran muy a menudo retratados vistiendo delantales.




El “Dios “Zoroastriano Ahura Mazda, fue retratado en la antigua Persia como criatura humana que volaba en un objeto circular. El objeto es retratado con alas estilizadas y la cola de pájaro para indicar que vuela. También tenía pies de pájaro que parecen tren de aterrizaje.

Pinturas como éstas no intentaban hacer imágenes literales del “Dios“, sino que querían retratar al “Dios” de tal manera como para para revelar sus atributos. El “Dios” Zoroastro tenía los atributos de parecer humano y volar sobre una nave circular.



El gran Maestro de los Caballeros Templarios, Jacques de Molay, es llevado a una estaca donde será inmolado. Otros tres Caballeros Templarios también esperan su ejecución. Las inmolaciones tuvieron lugar en París; en el fondo uno puede ver la Catedral de Notre Dame.
Sin embargo DeMolay habia sido absuelto anteriormente



Absolucion de Jacques DeMolay en 1308 por el Papa Clemente V


La Cristiandad ha sido estrechamente asociada con el misticismo de la Hermandad desde el tiempo de Jesús. Esta pintura por Jan Provost (de aprox. 1465-1529) se titula, “Una Alegoría cristiana”. Caracteriza símbolos cristianos—entre ellos el “Ojo que todo lo ve” de Dios y el cordero. Estos dos símbolos fueron usados por la Hermandad mucho antes del advenimiento de la Cristiandad.



El “Ojo que todo lo ve” de Dios fue derivado del símbolo del “Ojo de Horus” usado en el antiguo Egipto. Horus era uno de los “Dioses” Custodiales de Egipto. El cordero ya era simbólicamente importante durante el reino de Melchizedek, siglos antes del nacimiento de Jesús. Fue la rama de Melchizedek de la Hermandad que, según informes recibidos, primero empezó a usar piel de cordero para sus delantales ceremoniales.



Las extraordinarias similitudes entre las antiguas civilizaciones de Egipto y América son demasiado impactantes para ser coincidencia. Arriba está la antigua Pirámide mexicana del Sol que se parece a la primera pirámide de gradas de Egipto.



Muchos diseños fueron propuestos para la bandera de la nueva Confederación. Estas dos propuestas que han sido conservadas hasta hoy en los Archivos Nacionales de los Estados Unidos ofrecen el símbolo de la Hermandad del Ojo que todo lo ve de forma prominente. Los líderes Confederados eventualmente optaron por un diseño de simples barras atravesadas y estrellas.





Retrato de George Washington llevando su regalía Masónica.



A pesar de su liberalismo doméstico y las creencias anti-maquiavélicas profesadas Frederick demostró por sus acciones ser tan bélico, y tan astutamente manipulador en la compleja red de la política europea como cualquier hombre de sus días. Su meta era la expansión militarista del reino prusiano. No estaba ayudando a la anterior insurrección y ni estaba siendo veleidoso en sus alianzas para lograr su meta. En los 1740, Frederick tenía una alianza política con Francia. Francia estaba apoyando activamente a los Jacobitas en contra de los Hanoverianos y circulaban rumores en Londres de que Frederick estaba ayudando a los Jacobitas a prepararse para su gran invasión a Inglaterra en 1745.

Frederick más tarde cambió aliándose de nuevo a Inglaterra y continuó sacando provecho de las penas de Inglaterra. Él no sólo ganó territorio, sino que también dinero. Compartiendo en las ganancias monetarias de Frederick estaban también otros principados alemanes, incluyendo el propio Hannover. Todos ellos ganaron dinero alquilando a los soldados alemanes a Inglaterra, a precios exorbitantes. Hannover ya había estado comprometido en esta empresa durante décadas.

El arriendo de mercenarios alemanes a Inglaterra fue quizás uno de las más grandes “picardías” de la historia europea: un pequeño grupo de familias alemanas derrocó el trono inglés y puso uno de sus propios en él. Ellos, entonces, usaron su influencia para militarizar Inglaterra e involucrarla en guerras. Haciendo esto, ellos podrían ordeñar la tesorería británica, alquilando caros soldados a Inglaterra, para luchar en las guerras que ellos ayudaron a crear! Aun cuando los Hanoverianos fueran destronados en Inglaterra, ellos regresarían la casa Hannover alemana con una jugosa ganancia hecha de las guerras para destronarlos.

Éste podría ser un importante enigma de por qué algunos miembros de este grupo alemán apoyaron la Francmasonería Templaria escocesa y después asumieron las posiciones de dirección dentro de ella.

Inglaterra alquilaba mercenarios alemanes a través de la firma de “tratados de subsidio”, que eran contratos muy comerciales. Inglaterra empezó entrando a los tratados del subsidio casi inmediatamente después de la toma alemana de su país por la Logia de Orange, en 1688. Como revocamos, uno de las primeras cosas que William y Mary hicieron después de tomar el trono inglés fue lanzar a Inglaterra a la guerra.

Los mercenarios alemanes eran una carga constante para Inglaterra. Una mención temprana de ellos se encuentra en la correspondencia del Duque de Marlborough. *

* Las cartas escritas por el Duque de Marlborough están traducidas aquí al inglés moderno.

Marlborough fue un líder inglés luchando en el continente europeo contra Francia durante la Guerra de Sucesión española (1701-1714). **

** Guerras de “sucesión” fueron guerras provocadas por las disputas sobre quién debería tomar la sucesión de a un trono real. Los más importantes poderes europeos a menudo se involucraban en estas riñas y los convirtieron en conflictos de gran potencia, que podrían arrastrar durante años.

Hannover estaba alquilando tropas a Inglaterra en ese tiempo—años antes de que tomara el trono británico. El 15 de mayo de 1702, Marlborough discutió la necesidad de pagar a las tropas Hannoverianas para que lucharan:
Si tenemos tropas Hannoverianas, me temo que debe dárseles cien mil coronas antes de que ellos marchen, por lo que sería de mucho servicio si ese dinero estuviera listo en Holanda a mi venida.
Cuatro días después, 22,600 libras fueron asignadas por el gobierno inglés para pagarle a los mercenarios.

Prusia y Hesse también estaban abasteciendo mercenarios a Berlín durante esa guerra. Las penas de Marlborough para pagarles continuaron. Escribiendo de la Haya el 26 de marzo de 1703, él lamentó:

Ahora que he venido aquí [la Haya] yo encuentro que los prusianos, Hessianos, ni Hanoverianos han recibido nada de su extraordinaries [cuotas]..

La próxima importante guerra europea de Inglaterra fue la Guerra de Sucesión austriaca (1740-1748). Frederick el Grande era aliado con Francia en contra de Inglaterra en este tiempo. Esto no detuvo a otros principados alemanes de continuar su relación comercial con Inglaterra, sobre todo Hannover y Hesse. Aunque Hannover estaba ahora sentado en el trono británico, no estaba a punto de cesar su lucrativa empresa. El reino británico de Hannover le dio una importante influencia a ese principado alemán para manejar negociaciones aun más duras con Inglaterra para mercenarios Hannoverianos.

Una carta escrita el 9 de diciembre de 1742 por Horace Walpole, ex-primer ministro de Bretaña, discutió la cuota enorme que se le pedía pagar a Inglaterra por alquilar 16,000 tropas Hannoverianas:
...hay un folleto más intrépido que salió... que afirma que en cada tratado hecho desde el asentimiento [al trono británico] de esta familia [Hannover], Inglaterra se sacrificó a los intereses de Hannover...
El folleto mencionado por Walpole contenía estas entretenidas palabras:
Gran Bretaña ha sido fuerte y lo suficientemente vigorosa para sostener a Hannover sobre sus hombros, y aunque trabajó incesantemente, y se gastó y fatigó, todavía sigue estimulada. . . Para los intereses de esta isla [Inglaterra] deba, por esta vez, prevalecer, o debemos someternos a la ignominia de volvernos sólo una provincia de dinero a ese electorado [Hannover] .

”Al final, falló la oposición a los tratados de subsidio. Inglaterra se volvió de verdad Hannover la “provincia-de-dinero.”
Lamentó Walpole:
Nosotros tenemos de vez en cuando movimientos para desbandar a Hessianos y Hanoverianos, alias mercenarios; pero no llevaron a nada.
Los tratados de subsidio eran, de hecho, lucrativos. Por ejemplo, en el año del contrato que comenzaba el 26 de diciembre de 1743, la Logia británica concedió 393,733 libras para 16,268 tropas de Hannover. Esto no puede parecer mucho hasta que comprendamos que el valor de la libra era en ese entonces mucho más alto de lo que es hoy. Para recaudar algo de este dinero, el Parlamento llegó hasta autorizar una lotería.

Al mismo tiempo que Inglaterra estaba luchando la Guerra de Sucesión austriaca, también estaba luchando a los Jacobitas. Se necesitaron más tropas alemanas en ese frente.

El 12 de septiembre de 1745, Charles Edward de la familia Stuart condujo su famosa invasión de Inglaterra por la vía de Escocia. “Bonnie Príncipe Charlie,” como era llamado Charles Edward, capturó Edimburgo el 17 de septiembre y se aproximaba a Inglaterra con el intento de tomar Londres. Eso significó más dinero para Hesse. El 20 de diciembre de 1745, el Rey hanoveriano George II anunció que él había enviado 6,000 tropas Hessianas para luchar en Escocia contra Charles Edward.

El Rey George se presentó al Parlamento con una factura para tropas Hessianas. Fue aceptada. El ejército Hessiano aterrizó el 8 de febrero del año siguiente. Entretanto, atrás en el frente europeo, Inglaterra contrató a más soldadas de Holanda, Austria, Hannover, y Hesse seguir allí “los intereses” de Inglaterra. Las facturas se continuaban sumando.

Finalmente acabó la guerra en el Continente. Por supuesto, no pasó mucho tiempo antes de que los gobernantes de Europa se involucraran en otra. Esta vez fue la Guerra de los Siete Años (1756-1763)—uno de los más grandes conflictos armados en la historia europea hasta ese tiempo. *

* La Guerra de los Siete Años realmente fue una expansión de la Guerra francesa e india luchándose en América del Norte, entre Inglaterra y Francia. La expansión de la guerra en Europa había sido activada por Frederick el Grande cuando él invadió Sajonia.

Frederick de Prusia había cambiado de nuevo a su obediencia a Inglaterra, y las dos naciones (Inglaterra y Prusia) fueron atisbadas contra Francia, Austria, Rusia, Suecia, Sajonia, España, y el Reino de las Dos Sicilias. Frederick, esta vez, no se alió a Inglaterra por su veleidosa e inconstante lealtad para con Bretaña. Inglaterra le estaba pagando. ¡Por el Tratado de Westminster, efectivo en abril de 1758, Frederick recibió un sustancial subsidio de la tesorería inglesa para continuar su lucha, mucho de ésto para defender sus propios intereses. El tratado era válido de abril a abril y era anualmente renovable.

Durante la Guerra de los Siete Años, Inglaterra pagó también dinero para ayudar a Hannover a defender sus propios intereses alemanes. Francia había atacado Hannover, Hesse, y Brunswick. Algo del dinero del subsidio pagado a Hannover y Hesse fue usado por esos principados para defender sus propias fronteras. El tratado con Hesse, firmado el 18 de junio de 1755 (poco antes que estallara la Guerra de los Siete Años) era especialmente generoso.

Además del “dinero de la leva” (dinero usado para reunir un ejército) y “dinero de remonte” (dinero para adquirir caballos frescos), a Hesse se le concedió un subsidio anual de 36,000 Libras cuando sus tropas estuvieron bajo paga alemana, y se duplicó cuando entraron bajo la paga británica. Unas 36,000 Libras adicionales fueron directamente a los cofres de Landgrave de Hesse.

Muchos señores feudales ingleses no sentían que las tropas alemanas merecieran la pena el dinero. Mientras estaban discutiendo una posible invasión francesa de Inglaterra, Walpole habló en broma,
“si los franceses vinieran, nosotros tendremos por lo menos algo de todo el dinero que hemos invertido en los Hanoverianos y Hessianos!”
William Pitt, otro influyente estadista inglés, agregó estas entretenidas palabras al debate:
Las tropas de Hannover a quien ahora se espera que nosotros paguemos, marcharon hacia los Países Bajos, donde todavía permanecen. Ellos marcharon al lugar más distante del enemigo, para aminorar el peligro de un ataque, y el diseño más fuertemente fortificado contra un ataque. Por consiguiente, ellos no tienen ninguna otra exigencia de ser pagados que la de dejar su propio país por un lugar de mayor seguridad. Por ello, no es de sorprenderse, después de otra tan gloriosa campaña… que me digan que el dinero de esta nación no puede emplearse más apropiadamente que contratando a los Hanoverianos para que coman y duerman.
El principado alemán que más se lucró del negocio de soldados-para-contratar fue Hesse.

Echando un vistazo rápido a la historia de Hesse, encontramos que después de que murió Philip el Magnánimo en 1567, Hesse fue dividido entre los cuatro hijos de Philip en cuatro principales provincias: Hesse-Kassel (a menudo deletreado Hesse-Cassel), Hesse-Darmstadt, Hesse-Rheinfels, y Hesse-Marburg. Las más importantes y poderosas de estas cuatro regiones Hessianas se convirtieron en Hesse-Kassel en la cual más tarde Hesse-Rheinfels y Hesse-Marburg serían reabsorbidos después.

Alquilando mercenarios a Inglaterra se volvió la empresa más lucrativa de la familia real Hessiana. Aunque el mismo Hesse se llevó también cicatrices durante algunos de los conflictos europeos, la dinastía Hessiana construyó una inmensa fortuna del negocio de alquiler de soldados. De hecho, el Landgrave Frederick II de Hesse-Kassel (que no se confunda con Frederick II de Prusia o con el emperador alemán Frederick II de la era de las Cruzadas) hizo de Hesse-Kassel el principado más rico de Europa, alquilando mercenarios a Inglaterra durante la siguiente gran lucha de Bretaña: la Guerra de la Independencia americana, también conocida como la Revolución americana. También se benefició de la Revolución americana la Logia real de Brunswick. Su cabeza, Charles I, alquiló soldados a Inglaterra a un precio bastante alto para ayudar a luchar a los colonos rebeldes.

Como podemos ver, Hesse, Hannover y algunos otros estados alemanes se lucraron muy bien de los conflictos que habían asediado Inglaterra. Los problemas de Bretaña les dieron la oportunidad de saquear la tesorería británica al costo del pueblo inglés. Esto tuvo el efecto adicional de empujar a Inglaterra en una cada vez más profunda deuda a los nuevos banqueros con su dinero inflable de papel.

El populacho de Alemania también sufrió. La mayoría de los mercenarios alquilados a Inglaterra eran hombres jóvenes, involuntariamente alistados y obligados a luchar a donde los enviaran sus líderes. Muchos fueron mutilados y muertos para que sus gobernantes pudieran vivir en los mayores lujos. La riqueza e influencia de un pequeño grupo de dinastías alemanas había sido construido con la sangre de los jóvenes.

Acechando detrás de estas actividades continuamos encontrando la presencia de la red de la Hermandad. Con el progreso de los años, los miembros de las familias reales de Hesse y Brunswick surgieron como líderes de la Estricta Observancia. En 1772, por ejemplo, a un congreso Masónico en Kohlo, el Duque Charles William Ferdinand de Brunswick fue escogido para suceder a Von Hund como Gran Maestro de la Estricta Observancia. *



* Con la elección de Duque Ferdinand, la Estricta Observancia sufrió varios cambios. La Estricta Observancia fue llamada informalmente “Logias Unidas.” Se sostuvo otro congreso diez años después, en 1782, en Wilhelmsbad (una ciudad cerca de Hanau en Hesse-Kassel). Allí, el nombre “Estricta Observancia” se dejó caer totalmente y después de esto, el Orden fue llamado “los Caballeros Benéficos de la Ciudad Santa.” El congreso de Wilhelmsbad oficialmente abandonó la historia de que los Caballeros Templarios fueron los creadores originales de la Francmasonería. Sin embargo, fueron retenidos los grados de Caballero, como si hubiese sido idea de la dirección por un “Superior Desconocido.”

Varios años después de su elección a la posición de Gran Maestro, el Duque Ferdinand heredó el trono de Charles I como gobernante de Brunswick y heredó también el dinero del arriendo de mercenarios de Brunswick.



El Príncipe Karl de Hesse, hijo de Frederick II de Hesse-Kassel compartía deberes de liderazgo en la Estricta Observancia con el Duque de Brunswick. Según Jacob Katz en su libro, judíos y Francmasones en Europa, 1723-1939, el Príncipe Karl fue más tarde “aceptado como la cabeza de todos los Francmasones alemanes.”

El hermano de Karl, William IX, quién después heredó el principado y la inmensa fortuna de Hesse-Kassel de su padre, también fue Francmasón. William IX había proporcionado mercenarios a Inglaterra cuando, tiempo antes, gobernó Hesse-Hanau.

¿Qué papel importante realmente jugó la propia Hermandad, manipulando estos asuntos?

Para determinar si de verdad hubo un activo involucramiento de naturaleza Maquiavélica de la Hermandad, ayudaría a descubrir si hubo un solo agente de la Hermandad participando primero en una facción y luego en la otra. Nosotros requeriríamos a un agente de la Hermandad que hubiese estado viajando en todos los círculos: desde los Jacobitas a los electores de Hesse, desde el Rey de Francia hasta Prusia.

Interesantemente, la historia registra justamente a tal individuo. Nosotros normalmente no podríamos saber de tal agente, debido al secreto circundando las actividades de la Hermandad. Sin embargo, esta persona en particular, y en virtud de su vistosa personalidad, sus notables talentos artísticos, y su talento para el drama, había llamado tanto la atención hacia él, que sus actividades y viajes eran notados y registrados para la posteridad por muchas de las personas alrededor de él.

Deificado por algunos y declarado un charlatán por otros, este llamativo agente de la Hermandad era el mejor conocido por una falsa apelación: el Conde de St. Germain.


Última edición por Admin el Mar Nov 17, 2009 6:29 pm, editado 5 veces

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12877
Puntos : 34977
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 65
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DE LA MASONERIA

Mensaje por Admin el Sáb Oct 24, 2009 12:26 am



El Conde de San Germain

Una CONTROVERSIAL FIGURA en las intrigas de la Europa del siglo 18 fue un sigiloso y colorido individuo, conocido como el Conde de San Germain. * La vida de San Germain ha sido sujeto de muchos artículos y por lo menos un libro. Desde su muerte registrada en 1784, ha habido una tendencia, ya sea para deificarlo o descartarlo como insignificante charlatán. Ninguna caracterización parece reflejar con precisión lo que él realmente fue.

* Que no sea confundido con el general francés del mismo nombre, ni con Claude Luisde San Germain, un místico del siglo 18.

Las actividades de San Germain son importantes, porque sus movimientos proporcionan un fascinante eslabón entre las guerras que estaban teniendo lugar en Europa, los niveles más profundos de la Hermandad, y el grupo de príncipes alemanes particularmente la Casa de Hesse.

El primero de muchos misterios acerca de San Germain es la circunstancia de su nacimiento. Muchos investigadores creen que fue el retoño de Francis II, gobernante del una vez poderoso principado de Transilvania. Transilvania, famoso en el cine como hogar del mítico vampiro humano, Dracula, y otros surtidos personajes, tenía lazos con la dinastía de Hesse. Francis II de Transilvania se había casado con Charlotte Amalie, de dieciséis años, de Hessen-Reinfels, el 25 de septiembre de 1694, en la catedral de Colonia, en Alemania.

De esta unión nacieron dos conocidos hijos. Sin embargo, cuando el testamento de Francis fue publicado II en 1737, un tercer hijo anónimo fue mencionado como beneficiario. Este tercer niño demostró ser Leopold-George, hijo mayor y heredero al trono transilvano. Leopold-George nació en 1691 o 1696, dependiendo en cual teoría de su nacimiento uno acepte.

Debido a la incertidumbre de su fecha del nacimiento, no es conocido si él fue, efectivamente, hijo de Charlotte de Hesse o de la anterior esposa de Francis II. Lo que sí parece cierto es que la temprana “muerte” de Leopold-George en 1700 fue escenificada para salvarlo de las mortales intrigas que estaban a punto de destruir la dinastía transilvana y acabar con la independencia de Transilvania. Se cree que Leopold-George era el Conde de San Germain.



San Germain apareció primero en la sociedad europea en 1743, cuando habría sido un hombre en sus cuarenta años. Poco es conocido sobre su vida antes de ese año. Un expediente sobre el misterioso Conde había sido creado por orden del Emperador francés, Napoleón III (r. 1852-1870) pero lamentablemente, todos los documentos fueron destruidos en un fuego que engulló la casa en la cual fue guardado el expediente. Esto produjo la pérdida de información sobre San Germain. El propio disimulo de Germain sólo ahonda el misterio sobre su vida. La irreemplazable información sobreviviente indica que el conde de San Germain fue criado para ser uno de los agentes políticos secretos más activos, coloridos, y exitosos de la Hermandad en el siglo 18.

Sobre la temprana vida de Germain, el Príncipe Karl de Hesse, líder de la Estricta Observancia, escribió que San Germain, en su niñez, había sido criado por el último miembro de la poderosa familia de Medici de Italia. El Duque de Medici, como algunos de los más tempranos Medicis, estaba absorto en las filosofías místicas prevalecientes en en ese momento, en Italia, lo cual podría responder acerca del profundo involucramiento de San Germain, como adulto, en la red de la Hermandad. Mientras estuvo bajo los cuidados de de Medici, se cree que San Germain estudió en la Universidad en Siena.

La primera aparición documentada de San Germain en la sociedad europea ocurrió en Inglaterra en 1743. En ese momento, la causa jacobita era muy fuerte y la invasión de 1745 a Escocia estaba a sólo dos años. Durante esos dos cruciales años previos a la invasión, San Germain residió en Londres. Solamente están disponibles pequeños atisbos de sus actividades durante ese tiempo. San Germain era un talentoso músico, y algunas de sus composiciones musicales fueron ejecutadas públicamente en el Teatro del Pequeño Haymarket, a principios de febrero de 1745. La compañía Walsh de Londres había publicado algunos de los tríos de San Germain.

Sin embargo, las autoridades británicas no creían que San Germain estaba en Londres para seguir una carrera musical. En diciembre de 1745, con la invasión jacobita en marcha, San Germain fue arrestado por los británicos por sospechas de ser agente jacobita. Fue liberado al no encontrársele en su persona las cartas de Charles Edward, líder de la invasión Stuart que se rumoraba que él tenía.

Horace Walpole escribió después del arresto:
. .. el otro día, ellos agarraron a un singular hombre que se hace pasar por el Conde de San Germain. Él ha estado aquí estos dos años, y no dirá quién él es o de donde viene, pero profesa dos cosas muy peculiares, la primera es que no anda con el nombre correcto, y la segunda, que él nunca tuvo relación alguna, ni desea tener, con ninguna mujer—ni con una succedaneum [suplente]. Él canta, toca maravillosamente el violín, compone, está loco, y no es muy sensible.
Después de que lo liberaron, San Germain partió a Inglaterra y pasó un año como invitado del Príncipe Fernando von Lobkowitz, primer ministro del emperador austriaco. La Guerra de Sucesión austriaca todavía estaba haciendo estragos en el momento en que Austria e Inglaterra eran aliadas contra Francia y Prusia. Durante esta visita a Austria, San Germain se presentó al Ministro de Guerra francés, el Mariscal de la Belle-Isle quien, a su vez, introdujo a San Germain a la corte francesa.

Ésta es una sucesión intrigante de eventos. Aquí tenemos un hombre arrestado como sospechoso de ser enemigo de Inglaterra durante un tiempo de guerra, y quien luego, inmediatamente, fue a quedarse con un importante ministro de una nación (Austria) quien estaba aliado con Inglaterra. Durante esa estancia, este mismo hombre se hizo amigo del Ministro de Guerra de una nación (Francia) que era enemiga de Austria. Los contactos políticos de San Germain eran muy notorios en todos los lados de una tremenda guerra.

Lo que hizo San Germain durante los siguientes tres años después de dejar Austria es algo incierto.

San Germain reapareció de nuevo en la sociedad europea en 1749, esta vez como invitado del Rey Luis XV de Francia. Francia, una nación católica, apoyaba activamente la causa jacobita contra los Hanoverianos de Inglaterra. Francia también estaba involucrada con muchas otras intrigas extranjeras.

Según una señora de la corte francesa, que escribió sobre San Germain en sus memorias:
Desde 1749, el Rey [LuisXV] lo empleó [a San Germain] en misiones diplomáticas y él se destacó honorablemente en ellas.
El Rey Luis XV había ganado fama como arquitecto de diplomacia secreta del siglo 18. La aceptación de San Germain en la Corte francesa y su trabajo para el rey francés como agente político es importante por varias razones:

Primero, señala el importante papel que los miembros de la Hermandad han jugado en la creación y operación de redes de inteligencia nacionales e internacionales a lo largo de la historia; un tema que consideraremos en más detalle en los capítulos más adelante.

Segundo, como católico, el Rey Luis XV estaba adherido a los decretos Papales. El papado era hostil a la Francmasonería. De hecho, el Catolicismo romano y la Francmasonería son ambas facciones con orígenes en la Hermandad, que desde hacía mucho tiempo eran opuestas entre sí. En 1737, Luis XV emitió un decreto, prohibiendo a todos los súbditos franceses tener algo que ver con la Francmasonería.

Durante las siguientes décadas, el gobierno francés activamente reprimió a los Francmasones franceses con correrías policíacas y encarcelamientos. El decreto de 1737de Luis XV fue seguido un año más tarde con la bula papal del Papa Clemente, prohibiendo a los católicos en todos lados, participar o apoyar la Francmasonería, bajo pena de excomunión; todavía aquí fue el Conde de San Germain quien más tarde revelaría un involucramiento de-por-vida con la Hermandad, residiendo como invitado del Rey. La probable explicación, basada en los hechos conocidos de la vida de San Germain, es que él no era tanto un Francmasón como un alto e importante agente de la Hermandad.

También es improbable que el Rey francés entendiera el papel de San Germain en la red de la Hermandad. Las actividades exactas de San Germain desde 1749 hasta 1755 son desconocidas. En 1755, hizo un segundo viaje a India. ¡Él fue con el Comandante inglés Robert Clive quien estaba de camino hacia allá para luchar contra los franceses! India era un importante escenario de guerra, del cual mucho estaba en juego. El Comandante Clive era un líder importante del lado británico.

Este viaje resaltó una vez más los notorios contactos políticos de San Germain y su habilidad de viajar de un lado a otro entre los líderes importantes de campos de guerras. Un biógrafo ha sugerido que el Conde pueda haber estado actuando como agente secreto del Rey Luis XV de Francia, al irse para India con Clive, puesto que cuando San Germain regresó, fue recompensado, en 1758, con un apartamento en el palacio real francés en Chambord. También le dieron instalaciones de laboratorio para sus experimentos químicos y alquímicos en los que Luis XV a veces participaba.

San Germain era claramente un colorido y multifacético personaje. Uno de los talentos por el cual logró fama fue por su considerable conocimiento de alquimia. (La alquimia mezcla el misticismo con la química y fue un principio básico de la práctica Rosacruz.) San Germain se volvió un tema de chismorreo en la corte francesa porque afirmaba poseer el Elixir alquímico de la Vida. Se decía que el Elixir era una fórmula secreta que hacía a las personas físicamente inmortales. Éste era el mismo Elixir que muchos Rosacruces europeos exigían poseer. Sin embargo, San Germain puede haber tenido la lengua ligeramente en la mejilla al hacer esta afirmación.

Él es citado haber dicho al Rey Luis XV,
“Señor, yo a veces me divierto, no haciéndolo creer, sino permitiendo que se crea que yo he vivido en tiempos antiguos.”
En 1760, San Germain salió de Francia para la Haya, en Holanda. Este viaje fue hecho durante el apogeo de la Guerra de los Siete Años. Holanda era un país neutro durante ese conflicto. Exactamente que es lo que San Germain estaba intentando lograr en Holanda es, incluso hoy, debatido. Después de declararse agente secreto del Rey Luis XV, San Germain intentó ganar una audiencia con el representante inglés en la Haya. San Germain afirmó que estaba allí para negociar la paz entre Inglaterra y Francia.

Sin embargo, el Ministro de Relaciones Exteriores, el Duque de Choiseul, y el embajador francés en Holanda, el Conde D'Affry, no había sido notificado por su rey sobre la supuesta misión de Germain. El Duque de Choiseul calificó al San Germain, por consiguiente, como charlatán y ordenó su arresto. Para evitar su encarcelamiento por las autoridades holandesas, San Germain huyó a Londres en el mismo año. El escape de San Germain fue ayudado por su influyente amigo, el Conde Bentinck, Presidente del Concilio holandés de Diputados Comisionados.

Como resultado de este desastre y la renuencia de Luis XV a reconocer públicamente a San Germain como su agente, San Germain fue incapaz de regresar abiertamente a la sociedad real francesa hasta 1770—el año en que su enemigo, el Duque de Choiseul, fue deshonrado y quitado del poder.

Una carta escrita el 25 de marzo de 1760, por el Príncipe von Galitzin, ministro ruso para Inglaterra, ofreció esta visión sobre las actividades abortadas de San Germain en Holanda:
Yo conozco muy bien al Conde de San Germain por su reputación. Este hombre singular ha estado quedándose durante algún tiempo en este país, y yo no sé si le gusta. Hay alguien aquí con quien él parece estar en correspondencia, y esta persona declara que el objeto de la jornada del Conde a Holanda es meramente algún negocio financiero.
El negocio financiero mencionado por von Galitzen era muy secreto. Parecía ser el verdadero propósito de la visita de San Germain. San Germain estaba en Holanda para sacar provecho del matrimonio de la Princesa Carolina con el príncipe alemán de Nassau-Dillenburg para propósitos de establecer un “Fondo” para Francia. San Germain quiso negociar la formación de dicho Fondo con los banqueros holandeses.

Según el embajador francés D'Affrey,
“su objetivo era, en general, era afianzar el crédito de los principales banqueros allí para nosotros.”
En otra carta, D'Affry declaró que San Germain,
“había venido a Holanda solamente para completar la formación de una Compañía adecuada a la responsabilidad de este Fondo. . . .”
La formación del Fondo probablemente era la verdadera razón del extremo secreto de San Germain (y quizás el Rey Luis). Francia ya tenía importantes financieros en la Corte real: los adinerados Hermanos Paris-Duverney. Los Hermanos Paris habían salvado el estado financiero de Francia después del desastroso episodio del Banco de Francia, involucrando el dinero inflado de John Law. San Germain era bastante hostil a los Hermanos Paris y no quería que ellos ganaran el control del Fondo.

San Germain es citado por Monsieur de Kauderbach, un ministro de la corte Sajona en la Haya:
. . . él [el Rey Luis XV de Francia] sólo se rodeaba de criaturas puestas por los Hermanos Paris, quienes causaron todos los problemas de Francia. Fueron ellos quienes corrompieron todo, y frustraron los planes del mejor ciudadano en Francia, el Mariscal de la Belle-Isle, de la desunión y celos entre los ministros. Todo fue corrompido por los Hermanos Paris; que pereciera Francia, con tal de que ellos pudieran lograr su objetivo de ganar ochocientos millones.
San Germain puede haber tenido razones legítimas para objetar a la influencia indebida de los Hermanos Paris. La misión de San Germain en la Haya, sin embargo, fue sólo un esfuerzo para arrebatar secretamente el control financiero de los Hermanos Paris y volverlo a poner en las manos de la misma pandilla de financieros, cuyos predecesores habían institucionalizado el sistema de dinero de papel inflable, para empezar—el mismo sistema que había llevado a la ruina financiera a Francia y la consecuente intervención de los Hermanos Paris. Debido a la súbita salida forzada de Germain de Holanda, él nunca pudo completar su misión financiera.

Al llegar a Londres después de huir de Holanda, San Germain fue arrestado una vez más y fue liberado. Durante esta corta estancia en Inglaterra, San Germain publicó siete solos para violín.

San Germain continuó sus actividades políticas encubiertas después de dejar Londres. En 1760, él regresó en secreto a París. Allí se cree que San Germain se quedó donde su amiga, la Princesa de Anhalt-Zerbst. Anhalt-Zerbst era otro estado alemán que alquilaba mercenarios a Inglaterra, aunque nunca aumentó la misma riqueza como algunos de sus vecinos alemanes.

La Princesa de Anhalt-Zerbst tenía una hija, Catalina II. El 21 de agosto de 1744, Catalina II se casó con Peter III de Rusia. Este matrimonio había sido arreglado por Frederick, el Grande de Prusia, que era un amigo de la familia Anhalt-Zerbst y, por lo menos durante un tiempo, de San Germain.

En 1762, dos años después del retorno silencioso de San Germain a Paris, Peter III asumió el trono ruso. San Germain viajó inmediatamente a la capital rusa de St. Petersburg, en donde él ayudó a Catalina a derrocar a Peter y establecerse como Emperatriz de Rusia. Ayudando en el golpe de estado estaba la familia rusa de Orloff. Se cree que los Orloffs asesinaron a Peter, estrangulándolo en una falsa reyerta. Por su ayuda en el golpe, San Germain fue hecho general del ejército ruso y siguió siendo íntimo amigo de la familia de Orloff durante muchos años. Catalina, quien más tarde fue conocida como “Catalina la Grande,” continuó gobernando Rusia durante veintinueve años.



Con este intrépido golpe, San Germain había ayudado a poner a Rusia bajo el dominio del mismo pequeño grupo de familias reales alemanas, bajo el cual habían caído otros países europeos. El mismo modus operandi fue usado: el matrimonio de un noble alemán en la dinastía de la víctima, seguida por una revolución o golpe de estado. Aquí encontramos evidencia de involucramiento directo de la Hermandad, en la persona de San Germain.

Lo que San Germain hizo entre 1763 y 1769, después de dejar Rusia, es un misterio. Él es conocido por haber pasado aproximadamente un año en Berlín y fue un invitado, a corto plazo, de Friedrich de Brunswick. De Brunswick, San Germain continuó sus viajes alrededor de Europa. Regresó a Francia en 1770. En 1772, San Germain actuó de nuevo como agente para Luis XV, esta vez durante las negociaciones en Viena sobre la división de Polonia.

Desafortunadamente para San Germain, Luis XV murió el 10 de mayo de 1774, y su nieto de diecinueve años de Luis XV, Luis XVI, tomó el trono. El nuevo rey le devolvió el poder a Choiseul y le tomó aversión personal a San Germain. El Conde fue obligado a dejar la sociedad francesa por última vez.

San Germain partió inmediatamente para Alemania donde, sólo once días después de la muerte de Luis XV, él fue invitado de William IX, príncipe de Hesse—el príncipe que había de heredar la vasta fortuna de Hesse-Kassel.

Según J. J. Bjornstahl, escribiendo en su libro de viajes:
Nosotros estábamos invitados a la corte del Príncipe-heredero Wilhelm von Hessen-Cassel (hermano de Karl von Hessen) a Hanau, cerca de Frankfort. Cuando regresamos al Castillo de Hanau el 21 de mayo de 1774, encontramos a lord Cavendish y al Conde d e San Germain allí; ellos habían llegado de Lausanne, y estaban viajando de Cassel y Berlín.
Después de su visita al hogar del príncipe Hessiano, San Germain viajó por Europa un poco más. Él fue bienvenido como invitado de los Margrave de Brandeburgo y por otros. Finalmente, en 1779, San Germain fue alojado por el Príncipe Karl de Hesse, que era un poderoso líder de la Estricta Observancia. San Germain se pasó los últimos cinco años de su vida conocida, con Karl.

En 1784, San Germain murió, según los registros. El registro de la iglesia de Eckenforde contenía la entrada:
Muerto el 27 de febrero, enterrado el 2 de marzo de 1784, el llamado Conde de San Germain y Weldon * —más información no es conocida— privadamente depositado en esta Iglesia.

* San Germain usó muchos seudónimos. Weldon era uno de ellos.

Fue después de su muerte registrada que surgió el verdadero estatus de San Germain dentro de la Hermandad. No sólo fue San Germain retratado como uno de más altos representantes de la Hermandad, también fue deificado como un ser físicamente inmortal que nunca envejeció ni murió. Varios que sus admiradores contemporáneos afirmaron que vieron a San Germain cuando debió haber sido imposible para ellos verlo, debido a la edad de San Germain.

Por ejemplo, el Barón E. H. Gleichen, escribiendo en sus memorias publicadas en 1868, declaró:
Yo he oído a Rameau y a un viejo pariente de un embajador francés en Venecia testificar haber conocido a San Germain en 1710, cuando él tenía la apariencia de un hombre de cincuenta años de edad.
Si San Germain tenía cincuenta años en 1710, entonces él habría tenido 124 años cuando murió según los registros. Están, sin embargo, aquellos que afirman que San Germain no murió en 1784. Una revista mística alemana publicó en 1857, Magazin der Beweisfuhrer fur Verurteilung des Freimaurer-Ordens (Guía para la Orden Francmasónica) , declaró que San Germain fue uno de los representantes franceses en la convención Masónica en Paris, en 1785, un año después de su muerte registrada. Otro escritor, Cantu Cesare, en su obra, Gli Eretici d'Italia, declaró que San Germain estuvo presente en la famosa conferencia masónica de Wilhelmsbad, que también se sostuvo en 1785.

Estos reportes son vistos por algunas personas como evidencia que la muerte de San Germain había sido escenificada (quizás durante la segunda parte de su vida), para permitirle escapar de la controversia que lo rodeó, para que él pudiera vivir el resto de su vida en relativa calma.

Sin embargo, las supuestas apariciones de San Germain después de su muerte no acabaron en 1785. La condesa D'Adhemar, un miembro de la corte francesa que escribió sus memorias poco antes su muerte en 1822, alegó haber visto a San Germain muchas veces después de su muerte registrada, normalmente durante tiempos de levantamientos. Ella afirmó que San Germain había enviado advertencias los Reyes de Francia (a su enemigo, Luis XVI y Marie Antoinette) justo antes de que estallara la Revolución francesa, la cual ocurrió en 1789. Ella también afirmó haberlo visto en 1793, 1804, 1813, y 1820.

Un escritor Rosacruz, Franz Graeffer, declaró que San Germain había hecho apariciones en Austria después de su muerte registrada, y fue honrado allí como un avanzado Adepto de la Hermandad. En los tardíos 1800, Madame Helena Blavatsky, una de las co-fundadoras de la Sociedad Teosófica, declaró que San Germain era uno de los Maestros Ocultos del Tíbet, quien secretamente controlaba el destino del mundo. En 1919, un hombre que afirma ser San Germain apareció en Hungría en un momento cuando en ese país estaba en curso una exitosa revolución de tendencias comunistas. Finalmente, en 1930, un hombre llamado Guy Ballard afirmó haberse encontrado con San Germain en el Monte Shasta, en California, y que San Germain le había ayudado a establecer una nueva rama de la Hermandad, conocida como el “YO SOY.” Veremos el “YO SOY” en un capítulo más tarde.

¿Estaban mintiendo todos esos testigos? Probablemente no.

La Hermandad, de vez en cuando patrocinó “resurrecciones”, como una manera de deificar a sus miembros selectos. Eso es lo que se había hecho con Jesús. De hecho, aquellas ramas de la Hermandad que deifican a San Germain (que ciertamente no son todas), a menudo le dan a San Germain el mismo estado espiritual como Jesús. Por que San Germain fue escogido para deificación nunca pudo entenderse totalmente. Quizás sus éxitos en nombre de la Hermandad eran más numerosos de lo que sabemos. Cualquiera que haya podido ser la razón, está claro que San Germain fue un mortal. Él murió, si no en la fecha registrada de su fallecimiento, entonces con seguridad dentro de la próxima década de ésta.

Durante su vida, y todavía hoy, muchas personas han etiquetado a San Germain como fraude y como charlatán. Algunos críticos contienden que San Germain no fue nada más que un locuaz artista de trampas, de nacimiento común, cuya la entrada en la sociedad real ocurrió solamente a través de sus supercherías y su colorida personalidad. La evidencia que hemos visto no apoya este argumento. No era fácil para un forastero entrar en tantos círculos reales y permanecer allí.

El involucramiento de San Germain en el derrocamiento de Pedro de Rusia no fue pequeño; fue un golpe importante que alteró el paisaje político de Europa. Sí, San Germain era un charlatán en varias materias, pero esto no hizo sus actividades políticas y conexiones menos significativas. El colorido de San Germain y su resplandor disimuló un lado mortalmente serio de su vida. Sus viajes y actividades ataron la Hermandad a los príncipes de Hesse, a las intrigas de Francia, a las guerras de Europa, y a los banqueros de dinero de papel.

La personalidad de San Germain revela que cuando discutimos influencias “entre bastidores”, no necesariamente estamos hablando sobre extraños caracteres que se escurren entre las sombras, haciendo cosas incomprensibles. Normalmente estamos hablando sobre personas que son tan vivas y coloridas como el resto de nosotros. Ellos triunfan y ellos fallan. Ellos tienen sus encantos y sus chifladuras como todos los demás. Ellos ejercen la influencia sobre las personas, pero no los controlan como títeres. Ellos son afectados por las mismas cosas que todos los demás son afectados.

Estas observaciones llevan a un punto importante:
Cuando algunos escritores describen la influencia de la red de la Hermandad en la historia, y cuando algunos lectores leen acerca de esto, ellos ven extrañas fuerzas subterráneas “ocultas” trabajando. Ésta es una ilusión generada por el mismo secreto y misticismo de la propia Hermandad. Cambios en la sociedad, ya sean buenos o malos, son causados por personas haciendo cosas. La red de la Hermandad simplemente ha sido un eficaz canal para conseguir que las personas actúen, y para guardar mucho de lo que ellos hacen, en secreto.

La influencia de la red de la Hermandad sólo parece misteriosa y “oculta” porque muchas acciones no han sido registradas y son desconocidas a los de afuera de la misma. La red de la Hermandad corrompida no tiene hoy, ni ha tenido alguna vez, eficaces poderes “ocultos”. El mundo puede rehacerse, por consiguiente, para lo mejor, por las mismas personas simplemente actuando y haciendo. No se necesita ninguna vara mágica. Simplemente un poco de trabajo y esfuerzo.




Aquí un Caballero, Allí un Caballero...

INCLUSO DESPUÉS DEL colapso de la causa Stuart, los grados de Caballero permanecieron populares y se extendieron rápidamente. La inclinación en pro de Stuart desapareció a favor de una filosofía antimonárquica, en algunas organizaciones de Templarios, y sentimientos en pro de la monarquía en otros. Los francmasones que practicaban los grados Templarios jugaron importantes papeles políticos en ambos lados de las batallas en curso, de monarquía contra anti-monarquía en el siglo 18, ayudando a mantener vivo ese problema de tal manera que las personas encontrarían continuamente alguna razón para luchar.

Por ejemplo, el Rey Gustavo III de Suecia y su hermano, Karl, el Duque de Sodermanland, se había iniciado en la Estricta Observancia en 1770. Al año siguiente, uno de los primeros actos de Gustavo, al asumir el trono sueco, fue montar un golpe de estado contra el parlamento (Riksdag) sueco y reestablecer mayores poderes a la Corona. Según Samuel Harrison Baynard, escribiendo en su libro, la Historia del Concilio Supremo, Gustavo fue grandemente ayudado por sus compañeros Francmasones.

Los grados de Caballero también encontraron hogar en Irlanda, donde ellos se unieron al Orden de Orange. Como podemos recordar, la Orden Orange era una organización militante con el mismo patrón de la Francmasonería. Fue fundado para asegurar que el Protestantismo permaneciera siendo la religión dominante de Inglaterra. Los miembros de la Orden Orange juraron apoyar a los Hannoverianos mientras éstos continuaran apoyando al Protestantismo. Los grados de Caballero se unieron a la Orden de Orange en los tempranos 1790, en un tiempo en que la causa Stuart estaba casi terminada.

Los grados de la Orden Templaria de Orange eran, y todavía son hoy llamados “Preceptoril Negro.” Aunque se supone que la Orden Orange y los Preceptoril Negro son iguales en estatus y rango, la entrada al Preceptoril Negro solo se cumple después de que una persona primero haya pasado a través de los grados de la Orden Orange. Según escribe Tony Gray en su fascinante libro, La Orden Orange (The Orange Order), el Preceptoril Negro hoy tiene once grados y “los trabajos internos de esta curiosa institución todavía están amortajados con mucho secretismo.”

Aproximadamente de 50% a 60% de todos los miembros Orange se convierten en miembros del Preceptoril. El mismo Orden Orange continúa siendo fuertemente protestante y anti-católico, y de esta manera contribuye a algunos de los conflictos entre católicos y protestantes en Irlanda hoy.

Otro interesante capítulo en la historia de los Grados Templarios tiene relación con la creación de ficticios “Illuminati.” “Illuminati,” como podremos recordar, era el nombre latino dado a la Hermandad. En 1779, se comenzó una segunda orden “Illuminati” la Casa de la Estricta Observancia de Munich. Este segundo ”Illuminati ficticio” fue dirigido por un sacerdote ex-jesuita llamado Adán Weishaupt y fue estructurado como una organización semiautónoma.




Abiertamente político y antimonárquico, los “Illuminati” de Weishaupt formaron otro canal de “grados más altos” para que los Francmasones se graduaran después de completar los Grados Azules. Los “Illuminati” de Weishaupt tenían su propio “maestro oculto”, conocido como el “Antiguo Superior Escocés.” Los miembros de la Estricta Observancia, que fueron iniciados dentro de estos “Illuminati”, al parecer creyeron que estaban siendo iniciados en los escalones más altos de los Illuminati reales, o la Hermandad. Una vez iniciados bajo los estrictos votos de secreto, a los miembros se les “revelaba” mucha filosofía política y antimonárquica.

Sin embargo, los “Illuminati” de Weishaupt pronto fueron atacados. Sus oficinas principales en la alemana Baviera fueron cateadas por el Elector de Baviera en 1786. Muchos objetivos políticos radicales de los Illuminati fueron descubiertos en documentos encontrados durante el cateo.

El Duque de Brunswick, actuando como el Gran Maestro de la Francmasonería alemana, emitió finalmente un manifiesto, ocho años después, en 1794, para neutralizar a los ficticios “Illuminati” de Weishaupt, después de que el escándalo público ya no pudiera ser detenido. Muchos Rosacruces se unieron a la supresión de los “Illuminati” bávaros de Weishaupt. A pesar de la represión, estos “Illuminati” sobrevivieron y todavía existen hoy.

Muchas personas han creído equivocadamente que Los “Illuminati” de Weishaupt eran los verdaderos Illuminati y que se tomaron toda la Francmasonería. Este error es causado por el deseo expreso de Weishaupt de que solamente sus grados se conviertan en los únicos “grados más altos” de la Francmasonería. Uno todavía puede encontrar libros hoy en día, que teorizan que los “Illuminati” de Weishaupt eran, y todavía son, la fuente de casi todo el mal y enfermedad social de la humanidad.

Un cuidadoso estudio de la evidencia indica que los “Illuminati” de Weishaupt realmente son bastante singulares a este respecto. Aunque Los “Illuminati” de Weishaupt contribuyeron a algunas de las agitaciones revolucionarias que están pasando en Europa, su impacto en la historia no aparece haber sido tan grande como algunas personas creen, a pesar de la enorme publicidad recibida. Los males sociales de los que a veces han sido culpados los “Illuminati” de Weishaupt existían mucho tiempo antes del nacimiento de Adán Weishaupt. Lo que sí tomó a casi toda la Francmasonería en el siglo 18 fueron los grados Templarios, los cuales no eran lo mismo que los “Illuminati” de Weishaupt.

La verdadera importancia de los Illuminati Bávaros, es que era una facción antimonarquía, y que se les permitía operar fuera de logias de la Estricta Observancia; entretanto, la Estricta Observancia generalmente fue considerada en pro de la monarquía y apoyaba las causas pro-monarquía, como el derrocamiento del parlamento (Ricksdag) sueco, anteriormente mencionado. Esto hizo de la Estricta Observancia una fuente secreta de agitación en ambos lados de los conflictos de la monarquía-contra-la antimonarquía durante un sin número de años—otro ejemplo del Maquiavelismo de la Hermandad.

La transformación mundial de la sociedad humana anunciada en el Fama Fraternitis Rosacruz ganó impulso cuando los Francmasones y otros místicos, miembros de la red, condujeron numerosas revoluciones alrededor del mundo. Los levantamientos fueron confinados a Europa; ellos se regaron a través del Océano Atlántico y tomaron raíz en las colonias europeas en América del Norte.

Allí, ellos dieron nacimiento a la única nación más influyente de la Tierra hoy: los Estados Unidos de América.


Última edición por Admin el Mar Nov 17, 2009 6:33 pm, editado 4 veces

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12877
Puntos : 34977
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 65
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DE LA MASONERIA

Mensaje por Admin el Lun Oct 26, 2009 12:29 pm

El Fénix Americano

Cuando los colonos europeos se embarcaron para Norte América, las organizaciones de la Hermandad se embarcaron con ellos. En 1694, un grupo de líderes rosacruces procedentes de Europa, fundaron una colonia en lo que se conoce hoy como el Estado de Pennsylvania. Algunas de sus pintorescas edificaciones en Eufrates se conservan como una atracción turística única.

La francmasonería continuaba. El 5 de Junio de 1730, el duque de Norfolk, garantizó a Daniel Coxe de New Jersey una de las diputaciones masónicas más antiguas conocida que se haya alcanzado en las colonias americanas. La diputación nombraba al señor Coxe, Gran Maestro provisional de New York, New Jersey y Pennsylvania. Esto le permitía establecer logias. Una de las logias coloniales oficiales más antiguas fue fundada por Henry Price en Boston el 31 de Agosto de 1733, bajo un capítulo dependiente de la Gran Logia Madre de Inglaterra. El historiador masónico Alberto Mackey cree que esta logia probablemente existió antes, pero sus registros se perdieron.

La francmasonería se esparció rápidamente en las colonias americanas al igual que lo había hecho en Europa. Las logias más antiguas en las colonias británicas eran casi todas capituladas por la Gran Logia Madre Inglesa y sus primeros miembros eran súbditos británicos fieles.

Los ingleses no fueron los únicos inmigrantes que colonizaron América. Inglaterra tenía un gran rival en el Nuevo Mundo: Francia. La competencia entre las dos naciones causó riñas frecuentes sobre los límites coloniales. Esto trajo muchos enfrentamientos fronterizos violentos en suelo americano, como el de la guerra de la reina Ana durante la primera década del siglo XVIII, y la guerra del rey Jorge en 1744. Aún durante los tiempos de paz, las relaciones entre las dos superpotencias era de todo, menos tranquilas.

Uno de los oficiales militares leales a Gran Bretaña en las colonias fue un hombre llamado George Washington. El se había iniciado en la masonería el 4 de Noviembre de 1752 a la edad de 20 años. Se hizo miembro del gremio en forma vitalicia. Washington llegó a ser un oficial destacado en el ejército colonial, el cual estaba bajo la autoridad británica, ingresando a filas cuando apenas alcanzaba los veinte y cinco años de edad. Medía seis pies y tres pulgadas(190,5 cm.) y pesaba doscientas libras (91 Kg) aproximadamente, lo cual hacía de él una figura físicamente impresionante.





Una de las tareas militares de Washington era la de mantener una permanente vigilancia de las tropas francesas en las tensas regiones fronterizas. El tratado de Aix-la Chapelle establecido en 1748, había terminado con la guerra del rey Jorge y se había devuelto algunos territorios a Francia. Ambas, Francia e Inglaterra, se beneficiaron de esta pausa en las hostilidades ya que la guerra estaba conduciendo a las dos naciones a un enorme endeudamiento. Aunque las dos naciones usaron el papel moneda inflacionario como circulante para ayudarse a pagar sus guerras, esto no las protegió de las dificultades financieras profundas que toda guerra siempre trae.

Desgraciadamente la paz lograda se acabó en menos de una década. De acuerdo a algunos historiadores, fue rota por Washington durante uno de los enfrentamientos habido en una incursión en el valle de Ohio. Washington y sus hombres divisaron un grupo de soldados franceses sin que los soldados franceses los divisaran a ellos. Obedeciendo las órdenes de Washington, sus tropas abrieron fuego sin aviso.

Esto ocasionó un incidente para los saldados de Washington ya que se les acusó de haber practicado una emboscada a los embajadores franceses acreditados que viajaban con su acostumbrada escolta militar. Más tarde, los franceses alegaron que ellos estaban en camino hacia una conferencia con los británicos, en la cual se iban a allanar algunas diferencias todavía existentes entre las dos naciones con respecto a las regiones de Ohio.

Washington justificó su ataque declarando que los soldados franceses lo estaban acechando y que su reclamo de inmunidad diplomática era sólo un pretexto. Cualquiera que sea la verdad, los franceses sintieron que habían sido víctimas de una agresión no provocada. Inmediatamente se renovó la guerra francesa-indígena en América, y en Europa, este mismo incidente provocó la denominada Guerra de los Siete Años.

La renovación del conflicto fue desastrosa. De acuerdo a Federico el Grande, la Guerra de los Siete Años produjo tanto como 853.000 bajas militares y cientos de miles de vidas civiles. Ambas, Inglaterra y Francia, se infligieron pesados daños económicos. Cuando la guerra terminó, Inglaterra enfrentó una deuda nacional de 136 millones de Libras esterlinas, la mayor parte de la cual fue contraída con una élite bancaria. Para pagar la deuda, el Parlamento inglés tuvo que levantar pesados impuestos en su propio país. Cuando los impuestos llegaron a ser demasiado altos, se colocaron aranceles sobre los bienes producidos e importados por las colonias americanas. Los aranceles se convirtieron rápidamente en un punto espinoso y delicado a tratar con los colonos americanos quienes comenzaron a resistirlos.

Otro cambio causado por la guerra fue el abandono de parte de los Hannover de su política de mantener un pequeño ejército estacionado en Gran Bretaña. Las fuerzas armadas de Inglaterra estaban extensamente expandidas. Esto produjo la necesidad de crear impuestos mucho más altos a los ciudadanos. Además, casi 6.000 elementos de tropas británica necesitaban mantenerse en América, donde estos frecuentemente estaban invadiendo los derechos de propiedad de los colonos, lo cual generaba más discordia colonial.

La cuarta consecuencia adversa de la guerra, al menos en la mente de los colonialistas, fue la capitulación de Inglaterra a las demandas de varias naciones indígenas americanas. Los indígenas americanos habían luchado al lado de los franceses debido a las usurpaciones e invasiones de los colonialistas británicos a los territorios indígenas. Después de la guerra francesa e indígena, la Corona emitió la proclamación de 1763 donde se ordenaba que la vasta región comprendida entre los montes Apalaches y el río Mississippi se convertiría en una extensa reservación indígena. A los súbditos británicos no se les permitía asentarse allí sin autorización de la Corona. Esto fue lo que produjo la expansión acelerada y brusca hacia el Oeste.

La primera nueva medida impositiva colonial de los británicos se llevó a efecto en 1764. Esta medida se conoció como el Acta del Azúcar. Mediante ella se colocó aranceles a la madera, alimentos, ron y melaza. En los años siguientes, un nuevo impuesto, la Ley de Timbres, fue instaurado para ayudar el pago de las tropas británicas estacionadas en las colonias.

Muchos colonialistas objetaron fuertemente los impuestos y la forma como estos eran recolectados. Bajo la “ayuda del mandato judicial” británico, por ejemplo, los agentes de aduanas de la Corona podían investigar y allanar cualquier lugar que quisieran, en busca de bienes importados que estuvieran violando el Acta. Los agentes tenían poderes casi ilimitados para investigar e incautar sin notificación ni orden judicial.

En Octubre de 1765, una representación de las nueve colonias se reunieron en un Congreso de Acta de Sello en New York. La asamblea pasó una declaración de los Derechos que expresaba su oposición al establecimiento de impuestos por el Parlamento Británico sin que hubiera alguna representación de las colonias americanas. La Declaración también se oponía a los juicios sin jurados llevados a cabo en la Corte del Almirantazgo Británico. Este acto de desafío fue parcialmente exitoso. El 17 de Marzo de 1766, cinco meses después de la reunión del Congreso del Acta de Sello, fue revocada el Acta de Sello.

A pesar de los esfuerzos sinceros del Parlamento Británico para satisfacer muchas de las demandas coloniales, un significativo movimiento de independencia se estaba desarrollando en las colonias americanas. Bajo el liderazgo de un hombre llamado Samuel Adams, una organización secreta que se llamó a sí misma los “Hijos de la Libertad”, empezó a cometer hechos de terrorismo y violencia. Ellos quemaron los archivos de la Corte del Almirantazgo (Tribunal que conoce de los asuntos concernientes a la Marina), y destruyeron las casas de varios oficiales británicos. Amenazaron con más violencia contra los agentes de estampillas y otras autoridades británicas. Los “Hijos de la Libertad” organizaron sabotajes económicos exhortando a los colonialistas a cancelar las órdenes por mercancías británicas.

Estas acciones hacían daño a los ingleses porque las colonias eran muy importantes para los británicos como mercado de intercambio. Por eso en 1770, los británicos cedieron una vez más con los colonialistas eliminando todos los aranceles excepto el del té. Sin embargo, esta vez el fervor revolucionario era tan fuerte que no pudo detenerse. El resultado fue el derramamiento de sangre. El 5 de Marzo de 1770, la “Masacre de Boston” sucedió, en la cual las tropas británicas dispararon a una multitud matando a cinco personas.

Las tensiones continuaron en aumento y se formaron más grupos secretos revolucionarios. Los británicos todavía no eliminaban el impuesto al té. El 14 de Octubre de 1773, tres años después de la Masacre de Boston, los colonialistas se treparon como indígenas y entraron en un barco inglés que se encontraba anclado en el puerto de Boston y lanzaron grandes cantidades de té al agua. Este acto fue el famoso Partido de la Fiesta del Té de Boston.

Al final, este acto de rebelión causó que el Parlamento promulgara sanciones comerciales contra los colonialistas. Las sanciones lo que hicieron fue alentar más la rebelión. En 1774, un grupo de líderes coloniales convocaron el Primer Congreso Continental para protestar las acciones británicas y llamar a la desobediencia civil. En el mes de Marzo de 1775, Patrick Henry pronunció su famoso discurso: “Dame libertad o dame la muerte”, en una Convención en Virginia. En menos de un mes desde este discurso, se puso en camino la revolución americana con la batalla de Concord, donde una milicia colonial organizada llamada “En Estado de Alerta” (Minutemen) sufrieron ocho bajas mientras infligieron 273 a los británicos.

En Junio de ese mismo año, George Washington, el mismo que muchos historiadores creen que fue quien puso a rodar la bola de nieve dos décadas antes cuando ordenó a sus tropas disparar a los franceses en el valle de Ohio, fue nombrado Comandante en Jefe del nuevo y flamante ejército continental. Los historiadores han indicado que no sólo fueron los motivos económicos los únicos que impulsaron a los revolucionarios americanos. Esto llegó a ser obvio después que el Parlamento Británico eliminó casi todas las tarifas que había impuesto. El rey Jorge III, a pesar de ser hannoveriano, fue popular en su país e inicialmente se comportó como un amigo de los colonialistas.

Los agudos ataques contra el rey Jorge por los portavoces de los revolucionarios lo preocuparon bastante, porque le parecieron desproporcionados con respecto a su verdadero comportamiento en los problemas que eran motivo de las quejas de los colonialistas. La mayor parte de la retórica revolucionaria parece haber sido dirigida en el Parlamento. Claramente había algo más profundo conduciendo la causa revolucionaria; los rebeldes estaban lejos de establecer un nuevo orden social completo. Su revuelta fue estimulada por filosofías ocultas que abarcaban mucho más allá de sus disputas con la Corona. Una de esas filosofías era la masónica.

Un “¿Quién es Quién?” de la revolución americana es casi un “¿Quién es Quién?” de la francmasonería americana colonial.

Los francmasones combatieron al lado de los revolucionarios, incluyendo a George Washington, a Benjamín Franklin, quien era masón al menos desde 1731, Alexander Hamilton, Richard Montgomery, Henry Knox, James Madinson y Patrick Henry. Los revolucionarios que también eran “grandes maestros” masones incluían a Paul Revere, John Hancock y James Clinton, además de Washington y Franklin.

De acuerdo al artículo del Coronel La Von P. Linn, titulado: “La Francmasonería y la Defensa Nacional, 1754-1799” existe un estimado de 14.000 oficiales de todos los rangos del Ejército Continental y un quinto (1/5), o sea 2.018 de ellos eran francmasones. Esto representaba un total de 218 logias. Un centenar de esos oficiales eran generales.

El coronel Linn apunta:
“En todas nuestras guerras, comenzando por la guerra franco-indígena y la guerra de independencia americana, la silueta de los militares masones americanos se ha destacado muy alto, por encima de las batallas”.
Europa proporcionó a los americanos del norte dos masones adicionales de importancia. Desde Alemania llegó el Baron von Steuben, quien personalmente convirtió las tropas harapientas de Washington en la semblanza de un ejército de batalla. Von Steuben fue un francmasón alemán que sirvió en el ejército prusiano como ayuda de campo de Federico el Grande. Fue el encargado en el año 1763 de la desmovilización prusiana después de la guerra de los Siete Años. El tiempo en que fueron solicitados los servicios de Von Steuben en Francia por Benjamín Franklin, Von Steuben ejercía una capitanía a media-paga y había estado retirado del trabajo militar por catorce años. Con el fin de obtener la autorización del Congreso, Franklin falsificó el expediente de von Steuben poniéndole el grado de Teniente General. La mentira trabajó mucho para el beneficio final del Ejército Continental.


La Fayette

El segundo europeo fue el marqués de La Fayette. Este era un noble caballero francés muy rico en sus veinte y tantos años, que había sido inspirado por las noticias sobre la revolución americana mientras servía al ejército francés en Europa; así que, se embarcó para América a fin de ayudar a la causa revolucionaria. En 1778, durante su servicio con el Ejército Continental, La Fayette se hizo francmasón. Más tarde, después de la guerra, La Fayette reveló cómo era de importante la francmasonería en el liderazgo del ejército revolucionario.

Dirigiéndose a la Logia “Cuarta de Wilmington” de Delaware durante su última visita a América en 1824, La Fayette dice:
“Una vez —mientras servía bajo el mando del General Washington— no pude desviar a mi mente de la sospecha que el General abrigaba dudas acerca de mi persona. Esta sospecha fue confirmada por el hecho de que nunca se me había confiado un comando en jefe. Este pensamiento mío era una obsesión y algunas veces me hacía muy infeliz. Después que yo me convertí en un francmasón americano, el General Washington parecía que había visto la luz. Desde este momento nunca más tuve razón para dudar de su entera confianza. Y casi enseguida me fue dada una importante jefatura de comando”.
Cuando consideramos la prominencia de los francmasones en la Revolución Americana,(*) no nos sorprende en absoluto que la agitación revolucionaria procedía directamente de las logias masónicas. De acuerdo al artículo del coronel Linn, el famoso Partido del Té de Boston fue el trabajo de masones que venían directamente de una logia:
“El 6 de Diciembre de 1773, un grupo disfrazado de indígenas americanos aparentemente salió de la Logia de San Andrés en Boston y se fue el muelle donde lanzaron por la borda las cargas de té de los tres Indias Orientales, (barcos de las Indias Orientales). Esa noche la Logia de San Andrés cerró temprano, ‘tomando en cuenta la poca asistencia de los miembros’ ”.
Sven G. Lunden en su artículo titulado “Aniquilación de la francmasonería”, establece que la logia de San Andrés fue la directora del cuerpo masónico en Boston, y agrega:
“Y en el libro usado para contener las minutas de la logia y el cual todavía existe, hay casi una página en blanco donde las minutas de este memorable jueves debían estar. En su lugar, en la página aparece una letra, una T mayúscula. ¿Puede que esta ‘T’ tenga que ver con la T de Té? .”
En el libro “Sam Adams, Pionero de la Propaganda”, el autor John C. Miller describe la jerarquía de los pandilleros anti-británicos que jugaron tan importante papel en el conflicto. Las pandillas no se congregaban al azar de elementos colonialistas disgustados. Mr. Miller explica el importante papel de los francmasones en estas pandillas:
“Fue establecida una jerarquía de las pandillas durante el gobierno de Sam Adams de Boston: las clases más bajas, sirvientes, negros y marineros estaban colocados bajo las órdenes de un ‘cargo superior’ ejercido por el Maestro Masón de la ciudad; y por encima de ellos estaba colocada la pandilla de los comerciantes y la de los Hijos de la Libertad..”
Las logias masónicas no eran para la causa revolucionaria ningunos recién- llegados (en inglés: Jonny–come –lately´s). Hay evidencias de que fueron los instigadores iniciales. Al menos una logia entró en la agitación desde un comienzo temprano. Cartas y periódicos de principio de los años 1760’s revelan que la Sociedad Masónica de Boston estaba agitando un sentimiento anti-británico ya en los finales de la Guerra de los Siete Años, es decir unos buenos diez años antes de que realmente la revolución comenzara.
“La sociedad masónica de Boston dio ánimo a Hutchinson, (el gobernador Thomas), y al gobierno real en su lugar de reunión en “Adjutant Trowel’s long Garret”, donde se decía que había la mayor incitación a la revuelta, libelos y calumnias que eran tramados en todas las buhardillas de Grubstreet. Otis y sus hermanos masones se convirtieron en tales adeptos al vituperio, que los amigos de Hutchison creyeron que habían sido sacados del papel principal y del grupo, reemplazándolos por barro para tirárselo a la aristocracia de Massachusetts”.
Podemos buscar cómo es que las logias americanas llegaron a ser las fuentes de la rebelión cuando casi todas eran Capítulos bajo el sistema inglés, el cual, como recordamos, era pro-hannoveriano y prohibía la controversia política dentro de las logias. Se tiene que mantener presente que por los años de 1760, los grados templares anti-hannoverianos habían sido firmemente establecidos en Europa y también habían trabajado secretamente y viajado hacia muchas de las logias de las colonias americanas.

Por ejemplo, como ya se mencionó en un capítulo anterior, la Logia de San Andrés de Boston, la misma que había ejecutado el Boston Te Party en 1773, confería el Grado Templar ya para el 28 de Agosto de 1769 después de aplicar para el mandato en 1762 de la Gran Logia Escocesa de Edimburgo. Esta aplicación fue hecha casi una década antes de que comenzara la Revolución Americana. Algunos templarios no sólo eran anti-hannoverianos sino que pensaban en lograr la abolición de toda monarquía.

La importancia filosófica de la francmasonería para el revolucionario americano puede verse también en los símbolos con los cuales los dirigentes revolucionarios escogieron para representar la nueva nación americana. Estos eran símbolos de la Hermandad Masónica.

Entre los símbolos más significativos de cualquier nación está el Escudo Nacional. Un primer proyecto para el Escudo Nacional Estadounidense fue propuesto por William Barton en 1782. En la esquina superior derecha del proyecto de Barton se ve una pirámide con el vértice superior truncado. En el lugar del ápice está un “Ojo de Dios que lo ve todo” en forma triangular. El ojo que lo ve todo, como podemos recordar, ha sido por mucho tiempo uno de los signos más significativos de la francmasonería.

Este mismo signo aparece bordado en el mandil masónico de George Washington, en el de Benjamín Franklin y en el de otros revolucionarios de la masonería. Encima de la pirámide y del ojo, en el proyecto de escudo de Barton, aparecen las palabras latinas Annuit Ceoptis, que significan, “El , (Dios), hace prosperar nuestro comienzo”. En el fondo se ve la inscripción Novus Ordo Seclorum, que unidas a las anteriores palabras latinas completarían la frase que traducida significa,
“El año del comienzo de un Nuevo Orden de las Edades”.
La inscripción del fondo nos habla que los líderes de la revolución estaban persiguiendo una amplia meta de carácter universal, la cual abarcaba mucho más que el objetivo inmediato de los colonialistas. Ellos estaban postulando un cambio total en el orden social, meta que ya se había anunciado en el Fama Fraternitis.



La pirámide de Barton y las inscripciones latinas que la acompañaban fue adoptada en su totalidad. Este diseño todavía forma parte del Gran Escudo Estadounidense que aparece actualmente en el revés del billete de un dólar estadounidense (USA $ 1,00).

La porción principal del diseño de Barton no fue adoptada excepto una pequeña parte. En el centro de la propuesta se ve un escudo con dos figuras humanas de pie, colocadas a cada lado. Encaramado en el tope está un fénix con las alas desplegadas; en el medio está un pequeño fénix quemándose en una pira funeral. Como se discutió antes, el ave fénix es un símbolo de la Hermandad usado desde los días del antiguo Egipto. El fénix fue adoptado por los Padres Fundadores Norteamericanos para usarlo como reverso del primer escudo oficial de los Estados Unidos según el diseño presentado por Charles Thompson, Secretario del Congreso Continental. El primer escudo acuñado de los Estados Unidos tiene pintado un pájaro con copete y un gran pico: el ave fénix.

El fénix sostiene en su pico una bandera con las palabras: E. PLURIBUS UNUM, que significa, “Uno, entre muchos más”. Sobre la cabeza del ave se observan trece estrellas saliendo a través de una nube. En una pata el fénix sostiene un manojo de flechas; y en la otra, una rama de olivo. Alguna gente confunde el fénix con un pavo salvaje debido a su largo pico; sin embargo, el fénix también es un ave de largo pico, además de que las demás características del ave indican claramente que se trata de un fénix. La acuñación fue retirada en el año 1841, y el fénix fue reemplazado por un águila sencilla: el ave nacional de América.

Los francmasones consideran que sus lazos fraternales trascienden las divisiones políticas y nacionales. Cuando se terminó la guerra de independencia norteamericana, no obstante eso, las logias norteamericanas se separaron de la Gran Logia Madre de Londres y crearon su propia logia americana autónoma. Pronto llegaron a dominar los grados escoceses en la francmasonería americana. Las dos mayores formas de francmasonería practicada en los Estados Unidos de hoy, son: el Rito de York, —una versión del original Rito de York Inglés—, y el Rito Escocés. El Rito de York moderno tiene un total de diez grados, siendo el más alto el de Caballero Templar. El Rito Escocés tiene un total de treinta y tres grados, muchos de los cuales son grados de Caballero.

La influencia de la francmasonería en la política norteamericana se ha mantenido fuerte durante mucho tiempo después que finalizó la revolución. Alrededor de un tercio de todos los presidentes han sido francmasones, la mayoría de ellos del rito escocés. (*)

La influencia de la francmasonería en la política americana se extendió más allá de la Presidencia. El Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos han tenido una gran cantidad de miembros masones durante la mayor parte de la historia de la nación. En 1924 por ejemplo, una publicación masónica elaboró una lista de sesenta masones en el Senado. En ese momento ellos constituían aproximadamente el 60% del Senado. En esta oportunidad se mencionaron más de 290 miembros de la Cámara de Representantes como miembros de la logia también. La presencia masónica en el Congreso de los Estados Unidos de América ha decrecido algo en los años recientes.

En un suplemento publicitario titulado: “La Francmasonería. Una manera de vivir”, la Gran Logia de California reveló que en el 97° Congreso, (1981-1983) había sólo 28 miembros de logias en el Senado y 78 en la Cámara de Representantes. A pesar de que esto muestra una sustancial disminución en relación a 1920, todavía la francmasonería tiene una representación de buen tamaño en el Senado con más de la cuarta parte de este cuerpo legislativo.

La Revolución Norteamericana fue algo más que un levantamiento local. Esta involucró muchas naciones. Francia fue un participante secreto por la causa norteamericana mucho antes del estallido del conflicto bélico. Tan temprano como en el año 1767, el ministro del Exterior francés, duque de Choiseul, había enviado agentes secretos a las colonias norteamericanas para calibrar la opinión pública y enseñar cuánto había crecido la semilla de la revuelta. Francia también despachó agentes provocadores a las colonias para fomentar secretamente el sentimiento anti-británico.



En 1767, Benjamín Franklin, quien todavía no se había comprometido en la guerra armada contra Inglaterra, acusó a Francia de atizar el fuego entre los británicos y los súbditos norteamericanos. Después de la destitución de Choiseul en 1770, su sucesor, el conde de Vergennes, continuó la política de Choiseul y fue el instrumentista en llevar ayuda abierta civil y militar de Francia a la causa norteamericana después de haberse iniciado la guerra de independencia. (**)



(*) Además de George Washington Primer Presidente: (Noviembre 4 de 1752) en la Logia Fredericksburg, Fredericksburg, Virginia. Venerable Maestro Diciembre 20 de 1788. Por lo que fue Presidente y VM de su Logia al mismo tiempo. Miembro Honorario Logia Holland No. 8, New York.



Los francmasones que en la presidencia hasta ahora han sido iniciados:




James Monroe Quinto Presidente: (Noviembre 9 de 1775) Logia de Regimiento del Ejercito Continental St. John. Luego fue miembro de la Logia Williamsburg No. 6 Williamsburg, Virginia



Andrew Jackson Septimo Presidente: (en 1800) Logia Harmony No. 1, Nashville, Tennessee. Miembro Honorario Logia Federal No. 1, Washington, D.C., y Logia Jackson, Tallahassee, Florida. Gran Maestro de Tennessee 1822-1823.



James Knox Polk Onceavo Presidente: (el 5 de Junio 1820) Logia Columbia No. 31, Columbia, Tennessee.



James Buchanan Decimoquinto Presidente: (Diciembre 11 de 1816) Logia No. 43, Lancaster, Pennsylvania. Venerable Maestro 1822-1823. Diputado Gran Maestro por los Condados de Lancaster, Lebanon y York.



Andrew Johnson Decimoseptimo Presidente: (Mayo 5 de 1851) Logia
Greenneville No. 119, Greenneville, Tennessee.



James Abram Garfield Decimonono Presidente: (Noviembre 19 de 1861) Exaltado Noviembre 22 de 1864 Logia Columbus No. 30, Columbus, Ohio.



William McKinley 25 Presidente: (Mayo 1 de 1865) Logia Hiram No. 21, Winchester, Virginia.


Teodoro Roosevelt 26 Presidente: (Enero 2 de 1901) Logia Manitecock No. 806, Oyster Bay, New York.



William Howard Taft 27 Presidente: (Febrero 18 de 1909) "Mason a la Vista" en una "Logia Ocasional" dentro del Cuerpo de la Logia Kilwinning No. 356 en el Templo del Rito Escoces de Cincinnati, Ohio por el Gran Maestro Charles S. Hoskinson.


Warren Gamaliel Harding 29 Presidente: (Junio 28 de 1901) Logia Marion No. 70, Marion, Ohio. Jura con la Biblia de la Logia St. John No. 1 de New York con la que juramento Washington.



Franklin Delano Roosevelt 32 Presidente: (Octubre 11 de 1911) Logia Holland No. 8, New York. Abril 13 de 1934 es el primer Gran Maestro Honorario de la Orden DeMolay.





Harry S. Truman 33 Presidente: (Febrero 9 de 1909) ( Exaltado Marzo 18 de 1909) Logia Belton No. 450, Belton, Missouri. Gran Maestro en 1940. Octubre 19 de 1945 Soberano Gran Inspector General Grado 33 y Miembro Honorario.



Octubre 19 de 1945 Supremo consejo de la Jurisdiccion Sur de los Estados Unidos. Gran Maestro Honorario del Supremo Consejo de la Orden DeMolay. En Mayo 18 de 1959 se le otorgo la Medalla por los 50 anos de Mason.



Lyndon Baynes Johnson 36 Presidente: (Octubre 30 de 1937) Logia Johnson City No. 561, Johnson City, Texas.


Gerald R. Ford 38 Presidente: (Septiembre 30 de 1949). Mayo 18 de 1951 Exaltado al grado de Maestro Mason en la Logia Columbia No. 3, Washigton, D.C. como una cortesia a la Logia Malta No. 465, Grand Rapids, Michigan.

SEGUIR EDICION DE FORD


Última edición por Admin el Lun Ago 30, 2010 4:15 pm, editado 2 veces
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12877
Puntos : 34977
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 65
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DE LA MASONERIA

Mensaje por Admin el Mar Nov 17, 2009 10:06 pm

En la lista de prominentes americanos francmasones también se incluyen personajes tales como:



J. Edgar Hoover, antiguo fundador y director del FBI, quien alcanzó el grado más alto (Grado 33) del rito de Escocia.



y el candidato presidencial Jesse Jackson (en 1988).

Artistas americanos famosos también han ingresado como miembros, tales como:



Mark Twain



Will Roger



W.C. Fields.

120 Official Masonic Record of The Third Annual Fashion and Home Exposition for the Benefit of Masonic Free Hospitals (New York, May 13 to 24, 1924.

(**) Lo curioso del caso es que Vergennes también era francmasón. El apoyaba a algunos de los francmasones franceses, tales como: Voltaire, quien estaba creando el ferviente clima intelectual que conduciría a la revolución francesa. La revolución francesa derribó al rey de Vergennes, Luis XVI, una década después de su muerte. Es irónico que mientras estaba Vergennes vivo, se opuso a todas las reformas en profundidad de la sociedad francesa. En consecuencia, él ayudó a crear el descontento popular que tuvo mucho que ver con el éxito de la Revolución Francesa.

Federico el Grande de Prusia fue otro que apoyó abiertamente a los rebeldes norteamericanos. El estuvo entre los primeros gobernantes europeos en reconocer a los Estados Unidos como una nación independiente. Federico fue más lejos al cerrar sus puertos a los mercenarios hessianos para que no se embarcaran y pelearan en contra de los revolucionarios.

Sin embargo, hasta dónde se involucró Federico profundamente con la causa norteamericana, puede que nunca se conozca. No existe duda en cuanto a que muchos colonos se sintieron en deuda con él, y lo veían como uno de sus dirigentes desde el punto de vista moral y filosófico. Décadas después de la Revolución, muchas logias masónicas en Norteamérica, adoptaron varios de los grados escoceses que se decía creados por Federico.



Lugar original donde estuvo la Logia en la Taberna Shepheard



El Supremo Consejo del Grado 33 fue fundado por: el Dr. James Moultrie Sr. y oriundo de South Carolina; el Dr. Isaac Auld nativo de Norristown, Pennylvania y estos fueron los unicos nacidos en los Estados Unidos. El primer Gran Comendador fue el Coronel John Mitchell; otro fundador fue Thomas Bowen y ambos eran irlandeses. John Mitchell que fue el segundo Gran Comendador y Abraham Alexander eran de Londres, Inglaterra. De Francia eran Jean Baptiste Delahogue, y el Conde de Grass nacido en Versalles. Emanuel De la Motta procedia de la Isla de St. Croix en las West Indies. Moses Levy era de Polonia e Israel Delieben de la actual Checoeslovaquia.
El coronel John Mitchell y el Mayor Thomas Bowen habian servido en la Guerra Revolucionaria y el primero era amigo del General George Washington y durante la Guerra de Independencia fue Diputado General del Ejercito. Todos ellos eran de una profunda fe religiosa y Dalcho posteriormente fue ministro de la Iglesia Episcopal. Auld era Presbiteriano y Alexander, De la Motta, Delieben y Levy eran judios.
Estos fundadores del Supremo Consejo supieron aplicar la Constitucion masonica y aportaron la guia a seguir en los trabajos de los hombres de la Escuadra y el Compas en el territorio americano.


La primera logia norteamericana de rito escocés y que fue establecida en Charleston, Carolina del Sur por 11 masones, publicó una circular el 10 de Octubre de 1802, declarando que la autorización para entregar sus grados más altos sino de Federico, a quien todavía veían como la cabeza de toda la masonería:
“ El 1° de Mayo de 5786 (1786), la Gran Constitución del Grado Treinta y Tres, llamado el Consejo Supremo del Soberano Gran Inspector General, fue ratificada por su Majestad el Rey de Prusia, quien como Gran Comendador (Comandante) de la Orden Suprema del Príncipe Real posee el Soberano Poder Masónico sobre todo el Gremio.(**) En la nueva Constitución este poder fue conferido a un Consejo Supremo de Nueve Hermanos en cada nación, el cual posee todas las prerrogativas masónicas en sus propios distritos que su Majestad individualmente posee, y son los Soberanos de la Masonería.”
Algunos escritores argumentan que Federico no estaba activo en la francmasonería a finales de los 1700’s. Ellos sienten que su nombre era simplemente usado para darle al Rito un aire de autoridad. Este argumento puede que sea verdad o al menos parcialmente así. El significado del panfleto de Charleston yace en la lealtad que los primeros Ritos Escoceses Norteamericanos proclamaban abiertamente para las fuentes masónicas alemanas inmediatamente después de la fundación de la República Norteamericana.

Mientras algunos alemanes francmasones de Prusia estaban ayudando la causa norteamericana, otros masones alemanes estaban ayudando a la Gran Bretaña y haciendo un enorme beneficio. Aproximadamente, 30.000 soldados alemanes fueron alquilados a Gran Bretaña por seis estados alemanes: Hesse – Kassel, Hesse – Hanau, Brunswick, Waldesck, Anspach – Bayreuth y Anhalt – Zerbst. Más de la mitad de esas tropas fueron proporcionadas por Hesse – Kassel; de aquí que los soldados alemanes eran conocidos como “Hessianos”. Las tropas de Hesse – Kassel eran consideradas como los mejores mercenarios; su precisión en el disparo era temida por las tropas coloniales.

(**) Los grados en el Rito Escocés son agrupados juntos en secciones y a cada sección se le da un nombre. La Orden del Príncipe del Real Secreto se llama hoy el Consistorio (Concilio) de los Sublimes Príncipes del Secreto Real y contiene los grados 31 y 32 del Rito Escocés. Otra indicación de la admiración que tenía el primitivo Rito Escocés por las cosas prusianas se encuentra en el título del Grado 21, el cual se llama Noachite o Caballero Prusiano. 121 McacKey, op. cit., p. 292.

En muchas batallas, había más alemanes peleando para los británicos que soldados británicos. En la batalla de Trenton, por ejemplo, los alemanes eran los únicos soldados contra quienes peleaban los norteamericanos. Esto no significaba que los soldados alemanes eran especialmente leales a los británicos o aún a sus propios gobernantes alemanes. Casi una sexta parte de los mercenarios alemanes (un estimado de 5.000) desertaron y se establecieron en Norteamérica.

El uso de mercenarios alemanes creó una agitación en ambos lados: Inglaterra y Norteamérica. Muchos líderes británicos, incluyendo partidarios de la monarquía, objetaron la contratación de soldados extranjeros para subyugar a los súbditos británicos. Para los alemanes, era tan lucrativo como de costumbre. El duque de Brunswick, por ejemplo, recibió 11.517 Libras Esterlinas, 17 chelines y 1.5 peniques por el primer año de alquiler y dos veces esta cantidad durante cada uno de los dos años siguientes. Además, el Duque recibía “dinero por cabeza” de más de siete libras por cada hombre, para un total de 42.000 Libras Esterlinas por los 6.000 soldados de Brunswick. Por cada soldado de Brunswick muerto se le debía pagar una factura adicional; y tres heridos eran contados como un muerto.

El príncipe de Hesse -Kassel, Federico II, cobró cerca de 21 millones de Thaler por el alquiler de sus tropas hessianas y alcanzó un monto total neto de 5 millones de Libras británicas aproximadamente. Esta era una cifra sin precedente en esos días y montaba a más de la mitad de la fortuna de los Hesse – Kassel heredada por Guillermo IX cuando murió su padre en 1785. El tesoro de Hessel – Kassel llegó a ser una de las más grandes fortunas, —algunos dicen que la más grande—, de un principado en Europa a causa de la Revolución Norteamericana.

La Revolución Norteamericana continuó el patrón de las primitivas revoluciones: el debilitamiento de la cabeza del Estado y la creación de una legislatura fuerte. Desgraciadamente, los revolucionarios norteamericanos también dieron a su nueva nación el mismo papel moneda inflacionario y el sistema de banco central que había sido adoptado por los revolucionarios en Europa. Aún antes de que la Revolución Norteamericana hubiese triunfado, el Congreso Continental había caído en el negocio del papel moneda inflacionario, ordenando la impresión del billete conocido como “Notas Continentales”.

Tales notas fueron declaradas de emisión legal por el Congreso sin ningún respaldo. El Congreso Continental usó las notas para comprar los bienes necesarios para combatir en la guerra revolucionaria. Los colonos cooperativos aceptaron el papel moneda con la promesa de que los billetes iban a ser respaldados de alguna forma una vez ganada la guerra. A medida que las Notas Continentales salían de la imprenta de Benjamín Franklin, en esa misma medida se desataba la inflación. Con la impresión cada vez más de billetes se encendió la hiperinflación.

Después de ganada la guerra, se estableció una nueva moneda “dura” (respaldada por metal) y las Notas Continentales eran redimibles sólo al cambio de cien por un dólar, como se denominó la nueva moneda. Esta fue otra muy clara y dolorosa lección de cómo el papel moneda, la inflación y la devaluación pueden ser herramientas efectivas para ayudar a una nación a combatir en una guerra.

Irónicamente, algunos de los Padres Fundadores Norteamericanos usaron la experiencia de las Notas Continentales para impulsar la creación de un Banco Central siguiendo el modelo del Banco de Inglaterra y así establecer un mejor control de la moneda en la nueva nación americana. El plan propuesto para fundar un banco central fue motivo de un cálido debate con fuertes emociones desatadas a favor y en contra del proyecto. Ganó la facción de los pro-Banco. Después de varios años de controversia, en 1791 fue constituido el primer banco central de la América, el Banco de los Estados Unidos.

La institución expiró veinte años más tarde, fue renovado por cinco años más, fue vetado por el presidente Andrew Jackson en 1836, recuperó su autorización veintisiete años más tarde en 1863, y finalmente se convirtió en el Banco de la Reserva Federal, el cual funciona como Banco Central de los Estados Unidos de América todavía hoy. Aunque en los Estados Unidos siempre ha existido una considerable oposición a un Banco Central, el país siempre ha tenido uno bajo uno u otro nombre durante la mayor parte de su historia.

El padre fundador acreditado por la fundación del primer banco central de los Estados Unidos fue Alexander Hamilton, quien se unió al movimiento revolucionario a principio de los años 1770’s y alcanzó el grado de Teniente Coronel y Ayudante de Campo de Washington en el año 1777. Hamilton fue un buen comandante militar y llegó a ser uno de los íntimos amigos de George Washington y del Marqués de La Fayette. Después que la guerra terminó, Hamilton estudió leyes y fue admitido en la Judicatura, y en Febrero de 1784 fundó y se convirtió en Director del Banco de New York.

La meta de Hamilton era crear un sistema bancario en Norteamérica de modelo parecido al Banco de Inglaterra. Hamilton también quería que el nuevo gobierno de los Estados Unidos asumiera todas las deudas contraídas y la convirtiera en una gran deuda nacional. El Gobierno Nacional continuaría aumentando su deuda mediante empréstitos al banco central propuesto por Hamilton, el cual sería propiedad privada y operado por un pequeño grupo de financistas.

¿Cómo era que el Gobierno Norteamericano iba a pagar sus deudas?

¡En un acto de suprema ironía, Hamilton quería colocar impuestos a los bienes al igual que lo habían hecho los británicos antes de la Revolución! Una vez que Hamilton se convirtió en Secretario del Tesoro, abrió la brecha con un impuesto al licor destilado. De este impuesto resultó la famosa Rebelión del Whisky de 1794 en la cual un grupo de montañeses se negaba a pagar el impuesto y se comenzaba a hablar abiertamente de rebelión contra el nuevo gobierno norteamericano. ¡Por insistencia de Hamilton, el Presidente George Washington llamó la milicia y acabó militarmente con la rebelión!

Hamilton y sus partidarios habían manejado una situación en los Estados Unidos idéntica a la que había establecido Inglaterra antes de la Revolución Americana: una nación profundamente endeudada que tiene que recurrir a pechar con impuestos a sus ciudadanos para poder pagar la deuda. Legítimamente uno podría preguntarse: ¿Para qué ambos señores, Washington y Hamilton, participaron en la Revolución Norteamericana? Simplemente ambos usaron su influencia para crear en Norteamérica muchas de las instituciones que los colonos habían encontrado odiosas bajo la dominación británica.

Esta cuestión es hoy en día (1990) especialmente relevante cuando los Estados Unidos enfrenta una descomunal deuda de más de dos billones de dólares, es decir: dos millones de millones de dólares, o en cifras, $ 2.000.000.000.000, y una enorme carga impositiva a sus ciudadanos, mucho más alta que cualquiera de las que concibió la Corona Británica para imponer a los colonos en el siglo XVIII.

Aunque los planes de Hamilton fueron ampliamente exitosos, no lo fueron sin una considerable oposición. Dirigiendo la lucha en contra del establecimiento de un banco central de propiedad privada estaban James Madison y Tomas Jefferson. Ellos querían que fuera el Gobierno el emisor del dinero nacional, no un banco central.

En una carta el 13 de Diciembre de 1803, Jefferson expresó su fuerte opinión sobre el Banco de los Estados Unidos, de esta forma:
“Esta institución es una de las más mortalmente hostil existente contra los principios y formas de nuestra Constitución.”
Y luego añade:
“…..una institución como esta que penetra con sus tentáculos por todas partes de la Unión, actuando por órdenes y al unísono, puede en un momento crítico trastornar al Gobierno. Yo considero que ningún gobierno está seguro si está bajo el vasallaje de cualquier autoridad auto-constituida, o de cualquier otra autoridad que no sea la Nación o sus funcionarios regulares.”
Aunque una de las objeciones de Jefferson para con el Banco Central descansa en su preocupación de que un banco tal pueda ser una obstrucción durante tiempo de guerra, no obstante eso, él estaba planeando con visión de futuro los efectos que una institución tal podría ocasionar. No sólo los bancos centrales de los Estados Unidos crearon el gran pánico financiero en 1893 y 1907, sino que la fraternidad financiera operando el Banco Central de los Estados Unidos de América, ha ejercido y continúa ejerciendo en la actualidad una enorme influencia en los asuntos de los Estados Unidos, especialmente en los Asuntos Exteriores, exactamente como Jefferson lo había alertado. Fue la poderosa influencia de Jefferson, incidentalmente, la que causó el aplazamiento por cinco años la renovación de la autorización del banco en 1811.

Hemos terminado viendo a la Revolución Norteamericana en algo menos que una luz optimista. Sin embargo, hubo una poderosa influencia humanitarista trabajando dentro del círculo de los Padres Fundadores, la cual debe ser conocida. Los Estados Unidos es uno de los países más libre hoy en día como consecuencia directa de esta influencia, aunque los norteamericanos todavía están lejos de ser uno de los pueblos completamente libre. Los fundadores norteamericanos afirmaron libertades importantes, especialmente aquellas como: la de expresión, de reunión y religión.

Fue creada una excelente Constitución para los Estados Unidos que ha probado ser altamente funcional en una gran y diversa sociedad. El genocidio que parecía acompañar a toda actividad política de la primitiva Hermandad está visiblemente ausente en la Revolución Norteamericana. Los francmasones norteamericanos de hoy están orgullosos del papel que sus hermanos jugaron en la creación de la nación norteamericana, y fue así. La chispa del humanitarismo que periódicamente resurge en la red de la Hermandad con seguridad lo hizo otra vez durante la fundación de la república norteamericana.

Si fuéramos a nombrar unos pocos de los más importantes humanitaristas entre los Padres Fundadores, podemos mencionar figuras bien conocidas como Thomas Jefferson, James Madison, Patrick Henry y Richard Henry Lee. Unos de los Padres Fundadores más importante y raramente mencionado sin embargo, es uno a cuya memoria no ha sido erigido en ningún monumento en Washington DC. Su retrato no adorna ningún billete de la moneda de los Estados Unidos y todavía no ha aparecido ningún sello o estampilla de correo en su honor por lo menos hasta el año 1991. Este hombre fue George Mason.

George Mason fue descrito por Thomas Jefferson como: “uno de nuestros hombres realmente grandes y uno de los primeros en orden de grandeza”. Mason es uno de los Padres Fundadores más desatendido porque ignoraba la gloria política, rehuía el cargo público y nunca fue famoso por su oratoria. Todavía se le considera como uno de los hombres más visionarios de los que crearon la nación norteamericana. Después de la Revolución, George Mason se opuso a los planes de Hamilton y declaró que “Hamilton nos ha hecho más daño que Gran Bretaña, toda su flota y su ejército”.

Fue George Mason uno de los que más duro empujó para la adopción de un Acta Federal de los Derechos. Las diez enmiendas de la Constitución de los Estados Unidos que constituyen el Acta de los Derechos, están basados en la primitiva declaración redactada por Mason en el año 1776. El Acta de los Derechos casi que no figura en la Constitución Norteamericana, y no hubiera figurado si Mason no se hubiera comprometido en una ardiente batalla para asegurar su inclusión. A pesar de su crónica mala salud, Mason publicó panfletos influyentes denunciando la Constitución propuesta porque carecía de los derechos específicos del individuo.

La mayoría de los redactores de la Constitución, incluyendo a Alejandro Hamilton, declararon innecesaria el Acta de los Derechos, debido al balance y la limitación de los poderes impuestos al Gobierno Federal por la Constitución. Mason persistió y fue apoyado por Richard Henry Lee y Thomas Jefferson. Con el soporte de James Madison, el Acta de los Derechos finalmente fue presentada para ratificación en las horas finales. Cuando consideramos cómo ha crecido el Gobierno Federal desde entonces y cuán crucial ha llegado a ser el Acta de los Derechos, es cuando podemos apreciar verdaderamente lo que fue un hombre de visión como George Mason. Su visión futurista y su humanitarismo se manifestaron también en su intención de abolir completamente la esclavitud. En tiempo que incluso sus amigos George Washington y Thomas Jefferson eran propietarios de esclavos, George Mason denunciaba el tráfico de esclavos como “una desgracia para la humanidad” y trabajó para proscribirla completamente en todos los estados.

George Mason no tuvo éxito en su búsqueda durante su vida, pero su sueño se hizo realidad menos de un siglo después cuando la esclavitud fue abolida en los Estados Unidos mediante la 13 Enmienda de la Constitución.(*) Aunque la mayoría de los escolares no han oído hablar mucho de George Mason en sus lecciones de Historia o no tienen su retrato colgado en su salón de clase, él fue uno de los más grandes héroes de la libertad humana.

(*) La Fayette y unos pocos francmasones también merecen crédito por el éxito del movimiento anti-esclavista. Ellos pertenecían a una organización masónica conocida como la Sociedad de Amigos de los Negros, —Societé des Amis des Noirs— los cuales trabajaban para lograr la emancipación universal de los negros. Desgraciadamente, el Arianismo permanecería todavía vivo en otras ramas de la Hermandad.

La renovación de la chispa del humanitarismo que surgió durante la Revolución Norteamericana, pronto fue eclipsada. Al establecer el sistema de papel moneda inflacionario en los Estados Unidos se dio la clave de que algo estaba todavía mal llevado en la red de la Hermandad. Al estallar revoluciones similares dirigidas por francmasones en todo el mundo, volvieron a surgir los viejos horrores.

Uno de aquellos horrores fue el genocidio calculado.






El Mundo Arde

Un subproducto significativo de la Revolución Norteamericana fue el rehacer filosófico de la manera como la gente veía la revolución. Cuando Benjamín Franklin estuvo en Francia para ganar el apoyo militar francés a la causa norteamericana, se empeñó en una intensa campaña de relaciones públicas. Vigorosamente promulgó la idea de la “revolución virtuosa”, un concepto que ya había encontrado creciente favor en las logias masónicas. La gente en esos tiempos tendía a ver la violencia de la revolución como un crimen contra la sociedad.

Franklin logró éxito cambiando la percepción en la gente y estimulándola a aceptar la revolución violenta como un paso en el progreso de la humanidad. Los revolucionarios no eran más desaprobados como criminales, argumentaba Franklin, porque ellos eran idealistas luchando por la libertad y la justicia. Fue acuñado el nuevo lema: “La revolución contra la tiranía es el más sagrado de los deberes”. Esas audaces ideas electrificaron a París y ayudaron a obtener un apoyo abierto para la causa norteamericana; pero la sociedad humana, a un costo terrible y un muy largo plazo. Las ideas expresadas por Franklin han ayudado a estimular un sinfín de revoluciones sangrientas desde entonces.

La Revolución Norteamericana fue seguida por muchas otras revoluciones y /o el establecimiento de gobiernos de estilo republicano por todo el mundo occidental y Sur América. El éxito de la Revolución Norteamericana facilitó la reunión de gente para combatir. Durante esa era podemos mencionar:
• la Revolución Francesa
• la creación de la República de Batavia en los Países Bajos (1795-1806)
• la República Helvética en la Suiza (1798-1805)
• la República Cisalpina en el norte de Italia(1797-1805)
• la República Liguriana en Génova (1797-1805)
• la República Partenopea en el sur de Italia
Entre 1810 y 1824, las colonias españolas de Sur América se alzaron en armas y conquistaron su independencia política. En 1825, estalló en Rusia la revuelta Diciembrina. Una segunda revolución emergió en Francia en 1830. El mismo año estalló en Holanda una rebelión que resultó en la soberanía de Bélgica. En 1830 y 1831, Rusia sofocó con éxito una revolución polaca. En 1848, una gran ola de actividad revolucionaria barrió Europa, estimulada por un colapso internacional del crédito causado en buena parte por el nuevo sistema de papel moneda inflacionario, por las malas cosechas y una epidemia de cólera.



La Fayette

En casi todas esas revoluciones, seguimos viendo posiciones de importantes liderazgos revolucionarios ejercidas por francmasones. Durante la primera Revolución Francesa el líder rebelde clave fue el Duque de Orleans, quien fue Gran Maestro de la masonería francesa antes de su renuncia en la cumbre de la Revolución. El marqués de La Fayette, el hombre que se había sido iniciado en la fraternidad masónica por George Washington, también jugó un papel importante en la causa revolucionaria francesa. El Club Jacobino, el cual era el núcleo radical del movimiento revolucionario francés, fue fundado por prominentes francmasones.

De acuerdo al artículo de Sven Lunden “La Aniquilación de la Masonería”.
“Herbert, Andre Chenier, Camilo Desmoulins y muchos otros “girondinos” (republicanos franceses moderados apoyando al gobierno republicano contra la monarquía) de la Revolución Francesa eran francmasones.”
Francmasones eran los líderes principales de la rebelión Diciembrista de 1825 en Rusia. Algunos de los planes para esta rebelión fueron elaborados dentro de las logias.

En Sur América, según Richard De Haan, en su escrito en la Enciclopedia Collier dice:
“La Orden (Francmasonería) jugó un papel importante en la expansión del liberalismo y la organización política de la revolución latinoamericana. Lo mismo que la francmasonería francesa, el movimiento latino-americano generalmente también fue anti-clerical. En México y Colombia, los masones ayudaron a ganar la independencia de España; mientras que en el Brasil trabajaron contra la dominación portuguesa.”
Mr. Lunden añade:
“En Latinoamérica también, el proceso de liberación del yugo español fue un trabajo de los francmasones en gran parte. Simón Bolívar fue uno de los más activos hijos de la masonería, así como también lo fueron: San Martín, Mitre, Alvear, Sarmiento, Benito Juárez, Francisco de Miranda; todos nombres célebres para los latinoamericanos.”
Con relación a otras revoluciones, Mr. Lunden agrega:
“Muchos de los líderes durante el gran año de 1848 en el cual se vieron muchos levantamientos en contra de gobernantes feudales en Europa, eran miembros de la Orden. Entre ellos se encontraba el gran héroe de la democracia húngara: Louis Kossuth quien encontró un refugio temporal en América.”




Gran Maestro Guiseppe Garibaldi

El siglo XIX presenció guerras de unificación como la dirigida por Giuseppe Garibaldi (1887-1882), el cual era un masón Grado 33 y Gran Maestro en Italia. El victorioso Garibaldi colocó en el trono de Italia a Víctor Manuel, otro famoso francmasón.

Las guerras italianas de unificación dejaron dos importantes legados: una Italia unificada y la Mafia moderna. La Mafia era una sociedad secreta vagamente tejida, fundada en Sicilia en la mitad del siglo XVII. Al principio, la mafia fue un movimiento de resistencia formado para oponerse a los gobernantes extranjeros que controlaban Sicilia en esos tiempos. Los primeros mafiosos eran héroes populares que se especializaban en acciones criminales contra los odiados extranjeros. La Mafia construyó un gobierno subterráneo en Sicilia y se mantuvo en el poder utilizando la extorsión. La Mafia ayudó a Garibaldi cuando este invadió la Sicilia en 1860 y lo declaró Dictador de la isla. Después que los gobernantes extranjeros fueron expulsados e Italia fue unificada, la Mafia se convirtió en una red criminal violenta tal como la conocemos hoy en día.

La francmasonería fue claramente un catalizador importante en la creación del estilo de gobierno occidental moderno. La vasta mayoría de los francmasones que participaron en las revoluciones fueron bien intencionados. La forma representativa de gobierno que ellos ayudaron a crear fue verdaderamente una mejora en la forma de gobierno que ellos reemplazaron.(*) Desgraciadamente los altivos ideales de aquellos francmasones estaban en proceso de rápida traición por fuentes internas de la misma red de la Hermandad.

(*) Esto no quiere decir que la monarquía es siempre mala. La historia ha visto unos pocos monarcas benevolentes que gobernaron bien, que actuaron con paz y que fueron populares con su gente. El gobierno hereditario o vitalicio tiene la ventaja de la estabilidad. Este funciona si el monarca es responsable por sus actos y puede ser removido por incompetencia crónica o abuso de poder. Las monarquías raramente han funcionado bien en la Tierra porque generalmente los monarcas han gobernado por el llamado “derecho divino” y en consecuencia no han sido responsables por la gente que han gobernado.

Una de las consecuencias de la Revolución Francesa fue un severo trastorno de la economía del país. La producción de alimentos cayó abrumadoramente y el nuevo régimen se mantenía dentro de un profundo problema político porque la mayoría de los franceses eran todavía leales a la monarquía. Bajo estos nubarrones, el gobierno revolucionario decidió resolver los problemas de la oposición política, el hambre y la distribución de la riqueza, mediante la reducción de la población humana en Francia.

En lugar de incrementar la producción de alimentos para satisfacer la demanda, decidió reducir la demanda equilibrando el déficit de la cantidad disminuida de alimentos. El Consejo Revolucionario lanzó un programa oficial de asesinatos en masa para ser aplicado a lo largo y ancho de la nación francesa. Este programa se conoció como el Reino del Terror. Se mataba a la gente con cualquier medio disponible incluyendo desde la guillotina hasta los ahogamientos masivos , cachiporrazos, disparos e inanición. Aunque no murió mucha gente como lo había planeado la Convención, se estima que murieron asesinados más de 100.000 personas.

Hemos notado que los genocidios son cometidos agrupando a la gente en categorías superficiales comúnmente basadas en la raza, creencias religiosas o nacionalidades. Las víctimas son señaladas por los asesinos aunque ellas no sean culpables de algún crimen cometido contra sus victimarios. Los revolucionarios franceses llevaron el proceso a un extremo. Durante el Reino del Terror, simplemente la gente fue agrupada de acuerdo a su condición económica y vocacional. Aquellos que eran considerados miembros de categorías de clases sociales indeseables eran ejecutados.

Verdaderamente esta era una distinción tan superficial como cualquier otra; aunque agrupar de esta manera ha sido altamente exitosa para aquellos que dividen a los seres humanos en facciones.

La Revolución Francesa arrastró a casi todos los grandes poderes de Europa a la guerra. Inicialmente el beneficiario de esto fue Guillermo IX, el príncipe que había heredado la inmensa fortuna de los Hesse-Kassel. Guillermo IX arrendó por una hermosa suma, 8.000 soldados a Inglaterra para combatir contra los franceses en la primera mitad de la década de los 1790’s. Más tarde, cuando Napoleón Bonaparte llegó a ser emperador de Francia, Guillermo IX aparece ganando mucho más. Después que las tropas de Napoleón ocuparon las regiones de Alemania al Oeste del río Rin, incluyendo algunas propiedades Hesianas, Napoleón recompensó a Guillermo IX con la entrega de una ancha sección de Mainz y confiriéndole el título de Elector, un estatus más alto que el de Príncipe.

Esto no obstante, la cordialidad entre Napoleón y Guillermo “El Elector” no duró mucho. Guillermo IX trató de jugar el viejo truco de cortejar ambos lados del conflicto a fin de hacer una fortuna arrendando soldados. Guillermo IX, locamente arrendó mercenarios al rey Prusiano por un cuarto de millón de Libras Esterlinas para combatir a Napoleón y luego trató de proclamarse “neutral”. Verdaderamente se cumplió la advertencia de Maquiavelo; este doble-trato terminó por atraparlo y le salió el tiro por la culata a la Casa de Hesse. Así, Hesse-Kassel pronto fue anexada y pasó a formar parte del Reino de Westfalia de Napoleón.

No fue hasta después de la derrota de Napoleón en la batalla de Leipzig en el año 1813, cuando Guillermo IX pudo recuperar a Hesse-Kassel. Hesse-Kassel quedó bajo el control de la dinastía de Guillermo hasta 1866, cuando fue tomada por Prusia. Aunque la familia real Hesiana continuó influyendo en la sociedad alemana hasta bien avanzado el siglo XX, nunca más recuperó el gobierno exclusivo sobre su territorio. Hesse emergió en lo que se ha dado en llamar la Alemania Moderna, —un país que fue unificado en gran parte por la dinastía prusiana de los Hohenzollern.

A pesar de los reveses sufridos por Hesse-Kassel, la agitación en Francia probó ser una bendición para uno de los agentes financieros de Guillermo IX : —Mayer Amschel Rothchild (1743 – 1812), fundador de una de las más influyentes casas de banco de Europa.

Mayer Amschel fue un comerciante ambicioso y tenaz que comenzó su carrera en el “ghetto” judío de Frankfurt-am-Main en Hesse. En 1765, —dos décadas antes de la Revolución Francesa—, Rothschild se manejaba para obtener una audiencia muy beneficiosa con el Príncipe Guillermo IX, que estaba todavía viviendo por esos tiempos en Hesse-Hanau. Mayer Amschel procuraba congraciarse con el Príncipe Hesiano vendiéndole monedas antiguas a Guillermo a unos precios extremadamente bajos.

Guillermo, quien siempre tenía un ojo abierto para incrementar su fortuna material de cualquier manera posible, estaba encantado de lograr ventajas de la generosa ganga que le ofrecía Rothschild. Como retribución, Guillermo garantizó, a petición de Rothschild, con el nombramiento de Agente de la Corona ante el Príncipe de Hesse – Hanau. Este nombramiento hecho en 1769, fue más honorífico que sustancial, pero dio a Mayer Amschel un gran estímulo en su posición comunitaria y asistió a su esfuerzo por crear una exitosa Casa de Banco.

En los veinte años siguientes a su nombramiento, Mayer Amschel siguió manteniendo un íntimo contacto con el Príncipe Guillermo. La meta de Rothschild era convertirse en uno de los agentes financieros personales del Príncipe. La perseverancia de Rothschild, al final dio sus resultados. En 1789, el año en el cual comenzó la Revolución Francesa y cuatro años después que Guillermo heredara IX heredara la fortuna del Principado de Hesse-Kassel, Mayer había conseguido su primera colocación a nombre del Príncipe Guillermo.

Esto, a su vez, consolidó la codiciada posición de Agente Financiero Personal del Príncipe.

Rothschild hizo una considerable fortuna mientras servía en variadas actividades bajo Guillermo IX. La Revolución Francesa y las guerras que de ella se derivaron, crearon mucha escasez en Hesse. Rothschild capitalizó estas situaciones y elevó agudamente los precios de las telas que importaba de Inglaterra. Rothschild también hizo un trato con Carl Buderus, otro de los principales jefes financieros de Guillermo IX. El trato permitía a Rothschild compartir los beneficios por el arrendamiento de mercenarios hesianos a Inglaterra.

Virginia Cowles escribió en su excelente libro, “Los Rothschild, Una Familia de Fortuna”, una descripción del arreglo son Carl Buderus:
“En este punto, Mayer hizo una proposición al empresario Carl Buderus: Inglaterra estaba pagando al Landgrave (Guillermo IX) grandes sumas de dinero por la contratación de soldados hesianos; y los Rothschild le estaban pagando a Inglaterra grandes sumas de dinero por los bienes que importaban de allá. ¿Porqué no hacer que este movimiento de doble vía se cancele en si mismo y embolsillarse las comisiones por manejo de las facturas producidas en el comercio de ambas vías?. Buderus accedió y pronto, la cuerda extra que puso al arco de Rothschild estaba produciendo un impresionante ingreso”.



Desde entonces surge la Casa Rothschild, llamada así en razón del escudo rojo (roth = rojo y schild = escudo) usado como emblema. La familia Rothschild pronto se convirtió en sinónimo de riqueza, poder y banca. Por generaciones, la Casa Rothschild fue la familia de banqueros más poderosa de Europa y sigue hoy en día influyendo en la comunidad bancaria internacional. Compartiendo con la Casa Rothschild en Frankfurt en su comienzo estaba la familia Schiff. Los Schiff también fueron una gran familia de banqueros y se mantienen en la actualidad como tales, haciendo negocios de todo tipo con los Rothschild.

Muchos historiadores que han escrito sobre la familia Rothschild, enfocan el hecho de que Mayer Amschel era judío. Los Rothschild han sido importantes partidarios de la causa judía a lo largo de su historia como familia. Con menos frecuencia se menciona el hecho de que los Rothschild estaban ligados a la francmasonería alemana también. Esta asociación aparentemente comenzó con Mayer Amschel, quien acompañó a Guillermo IX en varias visitas a la logia masónica. No se sabe a ciencia cierta si Mayer fue un miembro o no.

Se sabe que su hijo Salomón, fundador de la Banca Rothschild de Viena, llegó a ser un francmasón. De acuerdo a lo que Jacobo Katz escribió en su libro “Los Judíos y la Francmasonería en Europa” (1723-1939), los Rothschild era una familia de las más ricas y poderosas de Frankfurt y aparecía en 1811 como miembros, en una lista masónica.

Los grados Escoceses usados en las logias alemanas eran por naturaleza cristianos. Esto creó problemas a los hombres judíos como Rothschild que deseaban participar en la masonería. Para resolver el dilema, las comunidades judías hicieron esfuerzos para cambiar ciertos rituales a fin de hacerlos aceptables por los judíos. Se crearon logias especiales para judíos, tales como la logia “Melchizedek”, llamada así en honor al Sacerdote-Rey del Viejo Testamento.

Aquellos que pertenecían a la logia Melchizedek se decía que eran miembros de la Orden Melchizedek. Este fue un desarrollo por lo demás interesante, porque al otro lado del Océano Atlántico el nombre de Melchizedek estaba siendo resucitado en el Continente Americano durante lo que mucha gente cree que fueron una serie significativa de episodios OVNI’s.

Esos episodios dieron al mundo una nueva religión: la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, mejor conocida como la Iglesia Mormón.

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12877
Puntos : 34977
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 65
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DE LA MASONERIA

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.