CUBA Y LA MASONERÍA
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
http://www.deezer.com/listen-4043682
Galería


Septiembre 2017
DomLunMarMiérJueVieSáb
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

ENLACES
freemasonry, freemason, masonic links http://357bcn.com/pagina_nueva_1.htm

*LA GRAN ESTAFA*

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

*LA GRAN ESTAFA*

Mensaje por Admin el Jue Ago 15, 2013 12:39 pm






Organización Anticomunista de México


*LA GRAN ESTAFA*

Eudocio Ravines, testigo de la ignominia comunista que pagó con su vida su denuncia del sistema.

Nacido en Perú, fue una persona compenetrada con el marxismo y vinculada a la elite del aparato soviético. Responsable de haber organizado los movimientos comunistas en España, Chile, Argentina y Perú por lo que obtuvo los Premios Stalin y Mao....
Ravines es designado delegado argentino del Partido Comunista al Congreso en Bruselas en 1927 y en 1929 es nombrado delegado del grupo socialista-comunista de Perú al Congreso de Frankfurt.

Ese mismo año es invitado a Moscú donde se encuentra con la primera sorpresa en el tren ruso: las porciones para el desayuno eran mínimas y a precios varias veces superiores a las raciones suculentas de los desayunos parisinos. La segunda sorpresa es el estado miserable de la gente, la mugre y el hacinamiento a medida que el tren iba recorriendo diferentes lugares, a lo cual los comisarios encargados de vigilarlo le explicaron que era “la herencia recibida”

En una ocasión como consecuencia de su enfermedad cuando preguntó la razón por la que faltaban medicamentos: le respondieron que era indispensable gastar en armamentos debido a los “ataques permanentes de Occidente”

¨Otra sorpresa, fue comprobar en Moscú la opulencia con que vivían y las comidas y las bebidas que se servían en las mansiones de los jerarcas del partido, y la sorpresa del comienzo de las terribles purgas de Stalin liquidando a sus propios camaradas."

De todos modos, Ravines prosiguió con sus actividades y mantuvo entrevistas con Stalin y con Mao (en ese momento en Moscú) donde escuchaba sorprendido largas peroratas sobre “las maravillas del Segundo Plan Quinquenal”. Y asistió a sesiones con el cuerpo de asesores de Dimitrov donde “se explicaba la importancia decisiva de ocupar cátedras universitarias e infiltrar diversas manifestaciones religiosas, en especial a la Iglesia Católica”.

Un noche, en un hotel de Madrid, un camarada y amigo, de origen italiano, de apellido Marcucci —después de escuchar en la radio las noticias de que el Comité Central del Partido había ordenado matanzas a quienes operaban en el mercado negro en Rusia y sus satélites— le habla largamente, muy desilusionado y angustiado sobre como había entregado su vida al sistema comunista al que se refiere como “la gran estafa” (nombre que después Ravines utilizó para escribir sus memorias). Esa noche Marcucci apareció muerto en su habitación. Su muerte se declaró suicidio. Es trasladado a Chile una vez más y allí decide romper con el círculo soviético pero mantiene su fe marxista. Consideraba que el problema radicaba en la irresponsabilidad de los administradores del régimen. Varios emisarios le advierten que “dentro del Partido no se toleran las abjuraciones”

En 1950 después de reconocer que su experiencia le ha hecho comprender que el fracaso del comunismo no se debía a la irresponsabilidad administrativa pero a la naturaleza del sistema, se traslada a México, donde en 1952 escribe sus memorias, en la obra titulada *La gran estafa* que fue un éxito editorial y se tradujo a varios idiomas.

Escribe Ravines en el prólogo a la décima edición de sus memorias:

“La economía de mercado condena íntegramente, sin redención posible, al marxismo y al socialismo, a la economía dirigida, al estatismo y a todas las formas de New Deal que pululan arrojando pérdidas, frustraciones y miseria sobre la Tierra [...] La realidad me convenció de que si el comunismo se arrepintiese de sus crímenes con la más sincera de las contriciones, si renunciase a sus métodos de opresión y se postrase humildemente ante la libertad, sería obligatorio seguir combatiéndolo por inepto [...] Se me anclaron, con ésta, dos firmes conclusiones: el socialismo y la miseria dolorosa y depravada de las masas, son inseparables. La opresión y la miseria siguen al socialismo como la sombra al cuerpo”.

En 1977 publica su obra profética, “Derrota Mundial del Comunismo” como una premonición de la caída del muro de Berlín más de veinte años después.

Cada vez que mencionaba su conversión del sistema totalitario al de la libertad se emocionaba vivamente y decía que era como el camino a Damasco de San Pablo y que escribiendo todos los días en diferentes periódicos de América latina y Miami y pronunciando conferencias en todas partes, donde lo invitaran, intentaba reparar el inmenso daño que había causado.

A partir de su abandono de las filas comunistas estaba perfectamente al tanto de los riesgos que corría pero los asumió y se entregó como mártir de la libertad. Fue asesinado en México el 23 de noviembre de 1978 a los tres meses de haber recibido su última advertencia en una feroz golpiza que le propinaron seis sujetos encapuchados.

***********************************************************************************************

Lea este libro aquí:


http://www.scribd.com/doc/54643963/Eudocio-Ravines-La-Gran-estafa-1952


 



_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12944
Puntos : 35288
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 66
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.