CUBA Y LA MASONERÍA
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
http://www.deezer.com/listen-4043682
Galería


Octubre 2014
DomLunMarMiérJueVieSáb
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Calendario Calendario

ENLACES
freemasonry, freemason, masonic links http://357bcn.com/pagina_nueva_1.htm

LOS ATENTADOS CONTRA FIDEL CASTRO552

LOS ATENTADOS CONTRA FIDEL CASTRO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LOS ATENTADOS CONTRA FIDEL CASTRO

Mensaje por Admin el Sáb Dic 12, 2009 1:21 pm

TEMA EN EDICION


Fidel acostumbraba a visitar cada noche el hotel Hilton y tomarse un batido de chocolate. En marzo de 1963 la CIA hizo llegar al diplomático español acreditado en La Habana, Alejandro Vergara, unas cápsulas líquidas sin sabor que contenían un veneno mortal. Hacían efecto en el organismo entre las 12 y 24 horas después de haber sido ingeridas, además no dejaban huella alguna.Vergara le entregó dichas cápsulas a Leopoldina (Polita) Grau Alsina, jefe de una red de la CIA y ella las repartió entre sus agentes. Uno de ellos, llamado Santos de la Caridad, que se hacía pasar por dependiente de la cafetería de ese hotel, colocó las cápsulas en la nevera de los helados. Cuando llegó Fidel y pidió su batido, el empleado corrió a la nevera pero las cápsulas con veneno se habían quedado pegadas al frigo y al intentar extraerlas se reventaron. Fidel se tomó su batido de chocolate y se fue ajeno por completo de lo cerca que había estado de la muerte.

De marzo a agosto de 1960 —últimos meses de la presidencia de Eisenhower —la CIA estudió diversos planes para socavar la simpatía y el carisma de Fidel cuando se dispusiera a pronunciar alguno de sus discursos o hiciera alguna intervención en un estudio de televisión. En el informe del inspector general de la CIA, Lyman Kikpatrick desclasificado después de permanecer 37 años en el más estricto secreto, se revela que un funcionario de la División de Servicios Técnicos (TSD), discutió un plan para rociar el local donde hablaría Fidel con un agente químico que producía efectos similares al LSD. En esa época también la TSD impregnó una caja de tabacos con una sustancia que provocaba desorientación temporal, con la esperanza de que el líder cubano se fumara uno antes de pronunciar un discurso.

El 16 de agosto de 1960 se le entregó a un oficial de la Agencia una caja de tabacos, de los favoritos de Fidel, con instrucciones de darles un tratamiento con veneno letal. Los tabacos estaban impregnados con una toxina denominada 'botolinum', tan potente que Fidel moriría con solo ponerse uno de ellos en la boca.

Chris Patten, también de la CIA, planeó espolvorear los zapatos de Fidel con sales de talio depilatorio que le harían caer la barba y lo pondrían en ridículo. Consistía en un plan para destruir la imagen de Fidel como 'el Barbudo', espolvoreando sus zapatos con sales de talio. La TSD obtuvo la sustancia y la probó con éxito en animales. Pero todo quedó en un proyecto más.

Se planifico una operacion con la supuesta inminencia del segundo advenimiento de Cristo. Dicho plan fue concebido por el Mayor General de la Fuerza Aérea Edward G. Lansdale que fue designado máximo responsable de la operación Mongoose (Mangosta), animal parecido al hurón y conocido por su ferocidad para matar cobras y otras serpientes venenosas. Lansdale tenía la tarea de coordinar las operaciones de la CIA, con las de los Departamentos de Estado y Defensa. Uno de los 32 planes elaborados por este militar consistía en divulgar que el segundo advenimiento de Cristo era inminente y que Cristo estaba en contra de Fidel que era, en realidad, un anticristo. Esperaban que al divulgar esto en Cuba, no importa en qué fecha, habría una manifestación en este sentido y que en esos momentos un submarino norteamericano emergería en el horizonte frente a las costas de Cuba y lanzaría luces de bengala. Ésta sería la manifestación del segundo advenimiento y entonces Fidel sería derrocado. Algunos denominaron esta operación como "eliminación por iluminación"

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria

Admin
Admin

Cantidad de envíos: 10989
Puntos: 29691
Reputación: 210
Fecha de inscripción: 14/06/2009
Edad: 63
Localización: Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

EL ATENTADO CONTRA CASTRO QUE NO LOGRO TOCAR FONDO

Mensaje por Admin el Sáb Dic 12, 2009 3:25 pm

WILFREDO CANCIO ISLA


Aprovechando las negociaciones para liberar a los prisioneros de Bahía de Cochinos, la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) pretendió utilizar a una pieza clave de la mediación, el abogado estadounidense James B. Donovan, para que entregara a Fidel Castro un regalo mortal: un traje de pesca submarina contaminado con un hongo lacerante de la piel, junto con un respirador que portaba el bacilo de la tuberculosis.

En la cronología oficial cubana que recoge más de 600 planes supuestamente concebidos en Estados Unidos para asesinar a Castro, el operativo de la CIA se menciona como un hecho que no llegó a consumarse en enero de 1963, cuando en realidad el equipo de buzo fue realmente entregado al gobernante cubano en noviembre de 1962.

La revelación es una de las decenas de anécdotas narradas o apenas esbozadas en After the Bay of Pigs (Después de Bahía de Cochinos), publicado por Alexandria Library, en Miami. Un libro que registra la historia desconocida de las negociaciones sostenidas entre el Comité de Familiares para la Liberación de los Prisioneros y el gobierno cubano entre abril y diciembre de 1962.

El volumen de 238 páginas, publicado a fines del 2007, fue escrito por el exiliado cubano Pablo Pérez-Cisneros, con la colaboración de John B. Donovan, hijo del abogado negociador ya fallecido, y de Jeff Koenreich, un veterano miembro de la Cruz Roja que ha promovido las misiones humanitarias entre Estados Unidos y Cuba. El autor es hijo de Berta Barreto de los Heros, quien presidió el comité de familiares e intercedió ante Castro para conseguir el canje de 1,203 prisioneros de la fallida expedición armada de abril de 1961.

Barreto de los Heros, que falleció en 1992 sin terminar el libro, era partidaria de que se escribiera en inglés para "dejar saber la verdad al pueblo americano''.

Pérez-Cisneros, que empleó ocho años de investigación y escritura para cumplir con un deseo de su madre, fue justamente la persona que a finales de 1962 compró el traje de buzo y el equipo de respiración sin saber que ambos estaban destinados a Castro.

En junio de 1962, Pérez-Cisneros visitó por primera vez las oficinas de James B. Donovan, en Brooklyn, para solicitarle su intervención en las negociaciones con Cuba, luego de que fracasara una gestión precedente a través del llamado Comité de Tractores por la Libertad. La cita fue concertada por Robert W. Kean, hijo de un ex congresista y cuñado del expedicionario preso Joaquín Silverio.

Dos meses después, Donovan realizó el primero de los 11 viajes que lo llevaron a La Habana durante la mediación con el gobierno cubano.

''Cuando Donovan regresa a Cuba en octubre de 1962 es cuando Castro le dice que quiere conseguir un aqualung [equipo regulador de respiración conocido como scuba] y un traje de goma para bucear'', recordó Pérez-Cisneros. ``Entonces, Donovan me dice a mí que quiere conseguir unos equipos de calidad para cumplir con una persona, pero sin decirme que son para Castro''.

Pérez-Cisneros, quien fue campeón de caza submarina en Cuba, compró un traje submarino por $130 y un equipo de scuba por $215 en una conocida tienda de Time Square, en Nueva York.

En noviembre de 1962 los equipos para bucear les fueron entregados a Castro, quien pocas semanas después, en otro viaje de Donovan, le comentó al abogado sobre el obsequio.

''Usted sabe, doctor Donovan, que me gustó su regalo, el aqualung'', le dijo Castro.

''Bueno, me alegra oírlo, es el mejor equipo de aqualung posible para el buceo en aguas profundas'', acotó el abogado.

"Lo sé", le respondió Castro. "Ya lo probé''.

El diálogo figura en los testimonios reproducidos de la papelería de Donovan, quien falleció en 1970.

Meses después de concluidas las negociaciones, fue que Pérez-Cisneros conoció los pormenores de la historia real.

¿Quién era James B. Donovan?

Durante la II Guerra Mundial había trabajado para la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), antecesora de la CIA, y fue uno de los fiscales escogidos para procesar a los criminales nazis ante el Tribunal de Nurenberg. En febrero de 1962 fue el principal mediador para lograr el cambio de espías más espectacular de la era de la guerra fría: el intercambio del coronel ruso Rudolf Abel por los estadounidenses Frederick Prior y Gary F. Powers, piloto de un avión de reconocimiento U-2 abatido sobre territorio soviético.

Cuando Donovan informó a la CIA que Castro quería equipos de buceo, la agencia estadounidense le dijo que se encargaría del caso. Pero el abogado rechazó involucrarse en la operación con el traje y el equipo de scuba contaminados, y prefirió llevarle al gobernante los equipos comprados en Time Square.

En marzo de 1963, Castro invitó a Donovan y al abogado John E. Nolan, quien actuaba en representación del entonces secretario de Justicia Robert Kennedy, a una jornada de buceo en la zona de Playa Girón, y en esa ocasión usó nuevamente los equipos obsequiados por el mediador estadounidense.

''Cuando conversamos [a fines de 1963], Donovan me dijo que se erizó con la idea del atentado a Castro, y se negó a llevar los equipos de la CIA pensando que si Cuba detectaba el operativo se arruinaban las negociaciones y podrían fusilarlo'', contó Pérez-Cisneros, que se asiló en la embajada de Costa Rica en La Habana en mayo de 1961 y llegó a Estados Unidos siete meses después.

Salpicado de sucesos curiosos e insospechados, el libro es el tenso relato de cómo el amor, la tenacidad y la astucia lograron el canje de los prisioneros de la Brigada 2506 a cambio de $53 millones en alimentos, medicinas y equipos médicos.

La intervención del comité con la ayuda de Donovan se produce en un momento de incertidumbre sobre la suerte de los prisioneros.

En septiembre de 1961, cinco brigadistas son fusilados en Santa Clara tras juicios sumarios y cinco condenados a 30 años de cárcel sin la posibilidad de ser incluidos en negociaciones posteriores.

Pocos meses después, el 29 de marzo de 1962 se abre el juicio en el Castillo del Príncipe contra los demás prisioneros de guerra. Las condenas son de 30 años de cárcel, con sometimiento a trabajos forzados y pérdida de la ciudadanía. El gobierno cubano informa que las sanciones serán conmutadas por indemnizaciones, que oscilan entre medio millón de dólares por cada uno de los jefes militares de la Brigada, José San Román y Erneido Oliva, y el dirigente civil Manuel Artime, y entre $100,000 y $25,000 por los restantes prisioneros.

Entre los brigadistas condenados estaba Alberto Oms Barreto, hijo del segundo matrimonio de Barreto de los Heros. Es así como esta mujer decide asumir el liderazgo del comité y allanar un encuentro con Castro mediante contactos con su secretaria personal, Conchita Fernández.

Había un factor histórico a su favor. Su ex esposo, el diplomático Guy Pérez-Cisneros, fallecido en 1953, había intercedido por la liberación de Castro y el grupo de cubanos que fueron detenidos en Colombia durante los sucesos del Bogotazo en 1948.

El primer encuentro del comité con Castro se produce en casa de Barreto de los Heros en Miramar, el 10 de abril de 1962, y apenas una semana después 60 prisioneros heridos pudieron abandonar el país rumbo a Miami, donde recibieron tratamiento médico urgente en el Hospital Mercy.

La entrada de Donovan en el proceso negociador agilizó las negociaciones, sólo interrumpidas durante la Crisis de los Misiles de octubre de 1962.

Conociendo que el teléfono de Barreto de los Heros estaba controlado, Donovan viajó con un código secreto para comunicarse hacia el exterior. La clave 13 indicaba el momento en que estaba reunido con Castro, cuyos encuentros más sistemáticos ocurrieron en casa de su asistente personal, Celia Sánchez, y en el Palacio Presidencial.

Donovan también hizo gala de su sabiduría sobre los sistemas de espionaje doméstico, y comentó en casa de Barreto de los Heros que estaba pasando mucho trabajo con su dieta, que ameritaba jamón y otras provisiones ya faltantes en los mercados de la isla.

Al día siguiente, dos guardas vestidos de verde olivo se aparecieron en la casa con una nevera llena de alimentos "para la dieta del señor Donovan''.

A mediados de diciembre, Castro accedió al acuerdo y entregó una lista de 29 páginas con los alimentos y las medicinas que debían ser enviados a Cuba. Los últimos diez días de la negociación fueron sumamente intensos, pues Donovan movilizó a un equipo de 60 abogados para lograr los donativos prometidos por 157 empresas estadounidenses.

El 23 de diciembre de 1962 salieron rumbo a Miami los cinco primeros aviones fletados con 484 brigadistas y un día después los 719 prisioneros restantes viajaron en nueve vuelos. Los aviones aterrizaron en la Base de la Fuerza Aérea de Homestead y sus pasajeros fueron trasladados en ómniubus de la Cruz Roja hasta el auditorio de Dionner Key, en Coconut Grove, donde aguardaban sus familiares.

Barreto de los Heros salió en el último avión desde la base militar de San Antonio de los Baños, sin estrechar la mano que le tendió Castro al pie de la escalerilla, en señal de despedida.

La exitosa negociación dejó otros beneficiosos resultados colaterales para prisioneros políticos y familias cubanas. Durante el primer semestre de 1963 lograron salir de Cuba por vía aérea 1,614 personas, entre ellas 23 ciudadanos estadounidenses. Tres de estos últimos eran agentes de la CIA que no habían sido detectados.

También, desde finales de 1962 hasta el 4 de julio de 1963, 6,243 personas emigraron en ocho barcos de la Cruz Roja, entre ellos familiares de los brigadistas y padres de los niños enviados a Estados Unidos durante la Operación Pedro Pan (1960-1962).

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria

Admin
Admin

Cantidad de envíos: 10989
Puntos: 29691
Reputación: 210
Fecha de inscripción: 14/06/2009
Edad: 63
Localización: Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS ATENTADOS CONTRA FIDEL CASTRO

Mensaje por Laura Maldonado el Dom Abr 25, 2010 11:06 am

Hay jefes de estado que segun algunos estan tocados por lo que en el mundo arabe se llama la Barake que se podria traducir por suerte, fortuna proteccion especial de Dios, cuesta trabajo creer pero lo cierto es que en Marruecos tambien se decia que Hassan II tenia Baraka asi como Hussein de Jordania, ambos mandatarios sobre todo el primero sufrió varios intentos de atentados y nunca le sucedíó nada, y me temo que con Fidel pasa lo mismo, Amén de algun Obé que dicen muchos santeros que le han hecho, el ultimo el Socerdote de la religion lukumi o santero Betancourt quien explica con pelos y señales como el fue el trabajo o ritual: mató un caballo, un cocodrilo y una tortuga, lastima de animales todo para que el engendro siga viviendo, dicen que no pudieron hacerlo a sus espaldas, ya que el Obé tiene que ser en presencia del aludido.Cada cual que saque sus conclusiones.

Laura Maldonado
MAESTRO MASON

Cantidad de envíos: 1859
Puntos: 7016
Reputación: 1671
Fecha de inscripción: 05/10/2009
Localización: San Juan de Alicante

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS ATENTADOS CONTRA FIDEL CASTRO

Mensaje por Laura Maldonado el Dom Abr 25, 2010 11:07 am

Pedon la palabara es Baraka, de hecho el nombre de Obama indica tambien fortuna, Barak o Baraka

Laura Maldonado
MAESTRO MASON

Cantidad de envíos: 1859
Puntos: 7016
Reputación: 1671
Fecha de inscripción: 05/10/2009
Localización: San Juan de Alicante

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.