CUBA Y LA MASONERÍA
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
http://www.deezer.com/listen-4043682
Galería


Diciembre 2016
DomLunMarMiérJueVieSáb
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

ENLACES
freemasonry, freemason, masonic links http://357bcn.com/pagina_nueva_1.htm

EL ACOSO COMUNISTA A LA MASONERÍA CUBANA *** Por León Padrón Azcuy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL ACOSO COMUNISTA A LA MASONERÍA CUBANA *** Por León Padrón Azcuy

Mensaje por Admin el Mar Feb 17, 2015 11:21 am

Publicado el junio 18, 2013 de leonlibredelrey 

          


EL ACOSO COMUNISTA A LA MASONERÍA CUBANA
 
La Habana viernes 15 de junio 2013


 El doctor Torres-Cuevas en su libro titulado Historia de la masonería en Cuba (2005) escribe: “Como consecuencia del levantamiento de esclavos en Santo Domingo, numerosos franceses, hasta entonces residentes en esta isla se trasladan a Cuba. Con ellos llegaron las primeras logias masónicas que funcionaron en la mayor de las Antillas. Esos talleres fueron La Persévérance, la Concorde, L’Amitié y la Bénefique Concorde”. Según este autor, fue alrededor del año 1798 que estas logias francesas se establecieron en Cuba, comenzando a sesionar dos de ellas en Santiago de Cuba y las otras dos en la capital habanera. En 1804, se funda la primera Logia Cubana con carta patente emitida por la Gran Logia de Pensilvania y ostentó el nombre de El Templo de las Virtudes Teologales. Ahora bien, cuando analizamos la tabla sobre el crecimiento de la masonería en Cuba durante el siglo XX que presenta Torres-Cuevas en el libro antes citado, resultan significativos los siguientes datos: vemos que en el año 1959 el número total de miembros de la fraternidad ascendía a 32 000 hombres; en cambio, en el año 2002, en una población cubana que ya se había duplicado, el total era de 28 000 masones. Esta sencilla información no es más que un reflejo de los métodos dictatoriales impuestos por los hermanos Castro para hacer desaparecer poco a poco la institución masónica en Cuba.

 Para ejemplificar esta política de exterminio voy a referir lo siguiente: al comenzar el siglo XX, con la instauración de la República de Cuba e imbuido en ese espíritu patriótico, un grupo de masones decidieron constituir una Logia que llevara el nombre de Hijos de la Patria.

 La idea surgiría entre unos pocos masones que provenían de otras logias y que habían pedido carta de retiro de sus talleres. Casi todos sobrepasaban los cuarenta años de edad, y estaban muy animados en tener su propio templo donde reunirse, por lo que empezaron con mucho sacrificio a ahorrar su dinero, el cual incrementaron hasta con donativos de amistades. Y aunque poco después de la fundación de la logia en 1902 estos hombres pudieron comprar el terreno donde fabricar, sólo lograron construir su casa templo hacia finales de los años cuarenta.

 La edificación logial, que se encuentra ubicada en las inmediaciones de Ayestarán, esquina a 20 de Mayo, en el municipio capitalino del Cerro, primeramente se había diseñado para que tuviera en su planta baja una biblioteca, una escuela y un dispensario (farmacia), idea que finalmente fue cambiada por sus directivos, quedando esa parte habilitada con una imprenta y una cafetería que se arrendaron a particulares, con el fin de obtener ingresos para los fondos de ayuda a los hermanos en desgracia, así como de beneficencia, tanto en la esfera social cubana como de la confraternidad.

 Con el triunfo de la Revolución comunista en 1959, y la promulgación de la nueva Ley de la Reforma Urbana, la Logia Hijos de la Patria se vio sumamente perjudicada al perder los locales donde funcionaban la imprenta y la cafetería, debido a la nacionalización –llámese expropiación sin indemnización- y que entre otras cosas, los dejaba prácticamente sin una de sus principales fuentes de ingreso en ese momento.

 En el local donde estaba la imprenta se estableció el departamento de sonido, adscrito al Ministerio de Cultura, un apéndice profano con el que aprendieron a convivir los masones durante muchos años. Lo lamentable es que ahora en dicho lugar se ha montado una compañía teatral llamada Argos, la cual ha invadido incluso todo el espacio del portal y el frente de la Logia, al que han llenado con propaganda de la pieza estrenada (la cual se titula Fíchenla si pueden, versión de Carlos Celdrán a partir de la obra La Puta Prodigiosa, del escritor francés J. P. Sartre) y además con carteles de publicidad del propio teatro, y que evidentemente margina y ofende la ética y la existencia misma de la confraternidad.
Sobre el tema, un ex miembro de esta Logia, que actualmente por su avanzada edad se mantiene inafiliado, pero al tanto de todo, dijo: “este conflicto parece ser imposible de dilucidar ante las leyes cubanas porque no les interesa resolver esta situación, que a fin de cuentas, son los máximos responsables”.

Pude conocer a traves de otras fuentes que prefieren el anonimato, que la compañía teatral no asume ninguna responsabilidad por las averías que sufre el edificio, y que ademas de ser irrespetada la logia con tales anuncios, siempre tiene sucio el portal. Hace un tiempo, añaden, “sin contar con la jerarquía de la Logia, se le otorgó el ilegal permiso de construir una vivienda a una familia en la parte de atrás de la cafetería, exactamente donde había unos baños públicos que limitaban con el patio de tierra, propiedad de la logia, lo que perturbó la necesaria privacidad, ya que montaron las ventanas del inmueble precisamente orientadas hacia el recinto de reuniones. Por suerte, el problema se atenuó en parte luego de una enérgica queja presentada ante los organismos estatales competentes”.

Más adelante les pregunté si creía que algún día habría posibilidad de recuperar las áreas expropiadas de esta logia masónica, y me dijeron sin vacilar: “albergamos las esperanza de que en un futuro próximo se puedan recuperar estos locales que son patrimonio nuestro”.

Lo cierto es que con la llegada al poder de la dictadura castro-comunista, no sólo se perjudicó a la Logia Hijos de la Patria, sino también a toda la masonería, porque desde los primeros años fue negada, obstruida, sometida a estrictos controles, y de contra, fue penetrada por agentes secretos del régimen. En esta cruzada antimasónica también la logia Los Apóstoles perdió la planta baja donde mantenía una escuela gratuita para los niños pobres del barrio Las Cañas, e incluso, el edificio de La Gran Logia de Cuba, perdió algunos pisos arrendados, toda la planta baja, el parqueo. Ha sido tanto el daño y la maldad del gobierno que muchísimos masones optaron por emigrar de Cuba, dejando sobre los hombros de los hermanos que se quedaron el funcionamiento de las Logias existentes en un país donde los derechos del ciudadano son una mentira, una quimera que pregonan para ganar adeptos y que manipulan a su conveniencia.
Es contradictorio y triste que hayan ocurrido tantas arbitrariedades contra la masonería, y que aún sigan sucediendo en la actualidad, a pesar de que en 1943 el Congreso de Historiadores cubanos sentenció que la masonería fue la institución que más contribuyó a la independencia de Cuba.

 Leonpadron10@gmail.com

https://leonlibredecuba.wordpress.com/2013/06/18/el-acoso-comunista-a-la-masoneria-cubana/

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12718
Puntos : 34444
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 65
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.