CUBA Y LA MASONERÍA
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
http://www.deezer.com/listen-4043682
Galería


Octubre 2017
DomLunMarMiérJueVieSáb
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

ENLACES
freemasonry, freemason, masonic links http://357bcn.com/pagina_nueva_1.htm

RITUAL DE APERTURA Y DESARROLO DE LOS TRABAJOS (EN EDICION)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

RITUAL DE APERTURA Y DESARROLO DE LOS TRABAJOS (EN EDICION)

Mensaje por Admin el Lun Jun 07, 2010 4:52 pm

Los rituales masónicos deben ser estudiados en tres niveles: el primero, el texto con su significado
corriente, que constituye lo que podríamos llamar el sentido exotérico del ritual; segundo, a través del significado simbólico de los términos y objetos que figuran en el texto; tercero, el nivel esotérico, para cuya comprensión es necesario estudiar las alusiones a tradiciones místicas y esotéricas incorporadas en nuestros rituales.

El Ritual de Apertura, pese a ser sumamente sencillo en su forma, si lo comparamos con los rituales de las distintas ceremonias de recepción de grado, tiene un importante significado filosófico, no siempre cabalmente comprendido.

La primera pregunta que cabe hacerse es:

¿por qué se necesita un ritual de apertura? La tenida, después de todo, es una especie de sesión. En otras organizaciones, compañías, parlamento, sociedades, el presidente de la sesión procede a abrirla directamente, sin ningún ritual especial. El Venerable de la Logia seguramente sería capaz de decir, sin mayores rodeos, “se abre la sesión”, o “la tenida”, dar un golpe de mallete, y proceder a la lectura del acta.

Los siguientes argumentos demuestran la necesidad del Ritual de Apertura, y la diferencia que existe entre una Tenida masónica y una sesión corriente. La Tenida es una reunión de trabajo, y el
trabajo masónico es esencialmente simbólico y filosófico.

El Ritual de Apertura marca la transición entre el mundo profano y el mundo sacramental,
transición necesaria para poder realizar trabajo masónico. La Logia trabaja dentro del Templo
Masónico, un lugar que ha sido Consagrado en una ceremonia especial, es decir, se ha transformado en un lugar Sagrado. La Logia trabaja en un lugar sagrado, y en un tiempo sagrado, como veremos a continuación.

La primera palabra que pronuncia el Venerable Maestro para abrir los trabajos es “Silencio” -
“Silencio en Logia, Hermanos míos”. Es importante destacar la importancia de este hecho. Por una parte, el Venerable llama al silencio físico, la ausencia de ruido, para permitir que los hermanos se concentren en las palabras que van a seguir. Hay que guardar silencio por respeto al Venerable, por respeto a la Orden, por respeto a nosotros mismos, en momentos en que vamos a reintegrarnos a la gran cadena fraternal después de estar dispersos en el mundo profano durante varios días.

Pero no sólo el silencio físico es al que exhorta el ritual, lo que se pide es acallar el tumulto de
pensamientos y pasiones que revolotean en la mente, la algarabía de ideas, sentimientos, impresiones y recuerdos que chocan caóticamente y obstaculizan el enfoque de nuestra conciencia para ejecutar el trabajo masónico. Sin imponer orden en este caos, ningún trabajo efectivo es posible. El silencio mental es no menos importante que el silencio físico. Un lema del Rito Escocés es “Ordo ab Chao” - el orden en vez del caos.

El primer deber de los Masones reunidos en Logia
es verificar que están a cubierto de la indiscreción
de profanos. ¿Qué significa que la Logia está
cubierta, o a cubierto? Generalmente, se supone
que buscamos una simple confirmación de que las
puertas del Templo están cerradas. En realidad,
significa que detrás de la puerta hay apostado un
hermano cuya misión es cuidar el acceso al Templo,
impidiendo el ingreso de cualquier curioso o intruso.
Este hermano lleva el título de Guardián Externo o
Retejador. ¿Por qué retejador? Conocemos la
leyenda, según la cual los Masones se reunían en
recintos con techo de tejas. El Retejador levantaba
una teja para observar si se acercaban profanos,
reponiendo luego la teja en su lugar - retejando la
Logia.
Profano, significa literalmente “fuera del Templo”.
El hermano Retejador cubre el Templo desde el
exterior. Por eso, cuando se le pide a un hermano
que salga del Templo, se le pide “cubrir el Templo”.
El Retejador es también llamado cubridor en francés
(Couvrer). Pues bien, si estamos a cubierto, significa
que estamos protegidos, defendidos. Es lo que
sucede cuando la Logia está reunida. Nos
defendemos mutuamente contra la incomprensión,
el fanatismo y la ignorancia que imperan en el mundo
profano.
El segundo deber del Masón es verificar si todos
los presentes son Hermanos. Esta verificación no
se hace preguntándole a los Hermanos si son
masones, sino observando su comportamiento. Cada
hermano demuestra su calidad de Masón por la señal
que hace, es decir, por su comportamiento.
¿Cómo se reconoce al Masón? No es por una
insignia, ni por un anillo, ni por medallas. Se reconoce
por signos, toques y palabras. Es decir, por su
ÁNFORA
Ritual de Apertura y
desarrollo de los Trabajos. Parte 2
6
(Continuación)...
comportamiento (los signos), por la forma de tratar
con los demás (toques), y por su forma de hablar
(la palabra).
El Venerable pide ponerse al Orden. La posición al
orden está compuesta por tres elementos: la posición
de las manos, de los pies, y el saludo con que se
termina o “descarga” la posición. No se mantiene
posición al orden estando sentado, ni caminando,
excepto al entrar con la marcha del grado, cuando
el hermano que llega atrasado debe prepararse a
saludar a las luces del taller.
¿Por qué al orden, y no a la orden, como los
militares? Porque el ritual nos incita a “guardar el
orden”, es decir, ordenar nuestros pensamientos,
nuestros actos y nuestras palabras. No estamos “a
las órdenes” de nadie, sino de nuestras propias
conciencias.
Al comienzo de los Trabajos, nos ponemos todos
de pie y al orden, todos, desde el Gran Maestro, si
está presente, hasta el más joven aprendiz. Todos
debemos recordar que desde ese momento,
debemos actuar siguiendo los dictados de la razón,
y no de las pasiones.
El Venerable conduce ahora un diálogo con los
oficiales principales de la Logia. Comienza con los
que están más cerca suyo, el Orador, el Secretario
y el Maestro de Ceremonias, verificando que las
condiciones preliminares para que los trabajos de
la Logia sean regulares se hayan cumplido. Tienen
que haber por lo menos siete hermanos presentes,
todos deben llevar el mandil y a lo menos cinco
deben ser maestros.
¿Cuándo está la Logia regular, justa y perfecta?
Regular, porque se reúne bajo la jurisdicción de una
Gran Logia, y lo demuestra con la Carta Fundamental
en exhibición. Es justa, porque hay presente un
Volumen de la Santa Ley. Es perfecta, porque hay
presentes siete o más hermanos.
El Venerable continúa el diálogo con otros Oficiales,
recordando a cada uno su posición y sus funciones
en la Logia. La ubicación de los Oficiales no es
casual. Si prestamos atención, imaginando el plano
de la Logia y la posición de los Oficiales, veremos
que las tres luces del Taller - el Venerable y los dos
Vigilantes - forman un triángulo.
El Venerable Maestro se sienta en el Oriente para
iluminar con su sabiduría los trabajos de la Logia.
En algunos rituales masónicos esta idea se expresa
de forma material , encendiendo una vela en el
Oriente y llevándola luego a tres cirios alrededor del
altar, que representan las tres luces del Taller.
Hay otra frase del ritual que merece explicación.
Nos reunimos aquí para “levantar templos a la virtud
y cavar fosas al vicio”. La actitud de la masonería
ante la virtud y el vicio no es de filosofía abstracta,
sino muy realista. No decimos “hay que eliminar el
vicio”. Eso es imposible en el mundo en que vivimos.
Lo que se le exige al Masón es que tome parte activa,
personal, en la lucha contra las taras psicológicas
y sociales de la humanidad, que designamos
alegóricamente como “vicio”. Vicio, decimos en la
Iniciación, es “cuanto envilece al hombre”. El Masón
no pretende borrar los vicios ni exterminarlos, sino
contenerlos, encerrarlos, restringirlos de manera
que su efecto nocivo sea el menor posible.
No trabaja el Masón por su propia gloria,
ni la de su Logia, ni de la Masonería, sino por un
ideal, simbolizado por el GADU; esta lección de
humildad la recibimos en el momento mismo de
abrir los trabajos, para tenerla fresca en la memoria
durante todo el transcurso de la Tenida.
La Tenida se realiza en un tiempo simbólico,
consagrado. Las horas simbólicas del trabajo
masónico son de Mediodía a Medianoche. Estas
horas admiten diversas interpretaciones. Mediodía
es el momento en que el sol se encuentra sobre el
meridiano. Su luz cae directamente sobre nosotros,
en posición vertical, sin producir sombra. Es la luz
más plena. A esa hora trabajamos los "hijos de la
luz".
El mediodía divide o biseca el día, así como la
Medianoche biseca la noche. El Masón trabaja tanto
de día como de noche, es decir, se es Masón durante
las 24 horas del día.
(continúa)...
ÁNFORA
7
Ritual de Apertura y
desarrollo de los Trabajos. Parte 3
Terminamos nuestros trabajos a medianoche, cuando va a comenzar un nuevo día. El
tiempo sagrado toca a su fin, la hora vuelve a cero. Nosotros retornamos al mundo profano
con el primer segundo del nuevo día, comenzando nuevamente nuestra vida profana
renovados, ab initio. Es una alusión al proceso de muerte y resurrección expresado en la
Iniciación. Como vamos a regresar al mundo profano, no podremos recibir más los sanos
influjos concentrados por el accionar del ritual, y por eso al cerrar los trabajos se abre
la bóveda misteriosa creada al interior del templo.
Se finaliza la Tenida con la cadena de unión que en nuestro Templo masónico
aparece simbolizada por una cadena circundando las paredes, junto al techo. Representa
la cadena fraternal que circunda al mundo. Si durante la tenida los hermanos usaban
guantes, deben sacárselos antes de formar la Cadena de Unión. Unidos así formamos un
círculo mágico que nos permite hacer peticiones al GADUy las aclamaciones: “que el
GADUfortalezca y engrandezca nuestra Unión” y “que Dios salve la orden”.
Finalizados los Trabajos los Masones se retiran en paz.
Q Q.·.HH.·., el ritual desarrollado al interior de nuestros Templos Masónicos
es el lazo intangible que nos une y que provoca la íntima unión de nuestras pequeñas
voluntades con el G.·.A.·.D.·.U.·. .Este trazado no pretende abarcar todos los aspectos del
ritual de una tenida, solamente tiene la intención de reflexionar sobre algunas partes del
ritual para no olvidar que el lazo de fraternidad que une a todos los masones es la unión
de todas nuestras buenas voluntades necesarias para el triunfo de las buenas causas, la
evolución de nuestra vida espiritual y el progreso de la Humanidad.

Ángela Rico Garbarino
Resp.·.Logia Génesis N° 3
Chile

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12951
Puntos : 35331
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 66
Localización : Miami

Ver perfil de usuario http://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.