CUBA Y LA MASONERÍA
CUBA Y LA MASONERÍA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Recibe Carta Patente la Logia Fraternidad No. 414
LAS TENTACIONES  ***  Por  Esteban Fernández  EmptyDom Ago 23, 2020 12:11 am por Admin

» Cines de Cuba
LAS TENTACIONES  ***  Por  Esteban Fernández  EmptyMiér Mayo 13, 2020 7:33 pm por Admin

» Visita del MRGM Ernesto Zamora a la Logia Renacer No. 410
LAS TENTACIONES  ***  Por  Esteban Fernández  EmptyMar Mayo 12, 2020 10:36 am por vincent47

» Spectre (2015) - Original Soundtrack Extended
LAS TENTACIONES  ***  Por  Esteban Fernández  EmptyLun Mar 02, 2020 4:45 pm por Admin

» LAS LOGIAS EN CUBA
LAS TENTACIONES  ***  Por  Esteban Fernández  EmptyJue Ene 02, 2020 3:56 pm por Admin

» 200th Class Reunion November 3 & 4
LAS TENTACIONES  ***  Por  Esteban Fernández  EmptyLun Dic 23, 2019 5:06 pm por Admin

» 200th Class Reunion Cap and Ring Ceremony
LAS TENTACIONES  ***  Por  Esteban Fernández  EmptyLun Dic 23, 2019 2:41 pm por Admin

» Fraternidad UD Primera Sesión 21 de Noviembre de 2019
LAS TENTACIONES  ***  Por  Esteban Fernández  EmptyLun Dic 23, 2019 2:23 pm por Admin

» Knights of St. Andrew Valle de Miami, Oriente de la Florida
LAS TENTACIONES  ***  Por  Esteban Fernández  EmptyDom Dic 15, 2019 9:20 pm por Admin

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
http://www.deezer.com/listen-4043682
Galería


LAS TENTACIONES  ***  Por  Esteban Fernández  Empty
Octubre 2020
DomLunMarMiérJueVieSáb
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

ENLACES
freemasonry, freemason, masonic links http://357bcn.com/pagina_nueva_1.htm LAS TENTACIONES  ***  Por  Esteban Fernández  Ubd1037

LAS TENTACIONES *** Por Esteban Fernández

Ir abajo

LAS TENTACIONES  ***  Por  Esteban Fernández  Empty LAS TENTACIONES *** Por Esteban Fernández

Mensaje por Admin el Mar Oct 21, 2014 9:45 pm

LAS TENTACIONES  ***  Por  Esteban Fernández  ESTEBITAESTAESAHORALABUENACARAJO

Ustedes al igual que yo hemos recibimos cientos de consejos de nuestros padres. Y todos hemos tenido cientos de tentaciones. Muchas de las advertencias nos entran por un oído y nos salen por el otro, mientras otras perduran y las obedecemos  durante todas nuestras vidas. Y después se las pasamos a nuestros descendientes.

La que más me sirvió al llegar a los Estados Unidos fue una que me dijeron al despedirse: “No vayas a hacer nada que nos decepcione a nosotros ”. Y yo vivía convencido de que todo lo que yo hiciera en el exilio se enterarían y repercutiría en mis padres.

Lo cierto fue desde que puse un pie en Florida ya comenzaron para mi -un muchacho sin experiencia en la vida y sólo armado con los principios inculcados- muchas tentaciones.

La cuestión fue que el primer trabajo que conseguí, después de fregar platos, fue en una gasolinera. Ganaba una basura y tenía que echar gasolina, chequear el aceite (cosa que nunca había hecho antes) limpiar los parabrisas y echarle aire a las gomas.

En esa labor me acompañaban dos jóvenes muy dicharacheros y amigables. Uno de ellos me dijo: “¿Ya te diste cuenta que nos pagan una basura?” Y añadió: “¿Ves aquella bomba de gasolina que está al final? Bueno, está adaptada para que en lugar de comenzar en cero comience en un dólar. Todo ancianito que veas despistado y chocho lo envías para allá. Al final del día nos dividimos las ganancias que nos da esa bomba”.

Desesperadamente yo necesita el dinero pero les dije: ‘No, yo no voy a participar en eso, pero yo vine de Cuba porque no quería ser chivato, así es que yo no le digo nada al encargado de la gasolinera” En ese instante se acabó la confraternidad y me dijeron muy molestos: “Bueno, pues aquí si no robas no puedes trabajar” Y sin despedirme del dueño, un señor muy amable llamado Lino que había sido en Cienfuegos dueño de los Ómnibus Menéndez, me fui sin tan siquiera recibir la remuneración por las tres horas que había trabajado. Sólo tenía en el bolsillo un dólar que me había dado de propina un artista español llamado Jorge Mistral.

Después alguien me aconsejó diciéndome: “Vete a ver a tu amigo güinero Rafael, dicen que tiene un trabajo muy bueno y está yendo a la universidad, para ver si te puede  colocar en algo”…Sin buscarlo me lo encontré y le dije: “Oye ¿qué estas haciendo? me dijeron que estás muy bien” Y me dijo: “Sí, estoy haciendo cantidad de dinero robando carros, si quieres te enseño, es súper fácil”…  Nos despedimos con un abrazo, no supe más de él hasta que me enteré que había subido mucho en la escala de delincuente profesional y estaba cumpliendo una cadena perpetua.

Cuando salí del JURE y del Barco Venus, se me acercó uno de los tripulantes y me dijo: “Estoy haciendo lo mismo que hacíamos en la causa cubana, salir en un buque madre como el Venus, entonces en alta mar se nos acerca una lancha, hacemos eso que le llaman ‘rendeveus’ pero ahora en lugar de armas la cosa es con drogas,  y te aseguro que ganas por lo menos un par de miles de dólares por viaje, si por casualidad tenemos que ir a La Guajira en Colombia como guardaespaldas ganas muchísimo más”. Simplemente le respondí: “No, gracias, yo estoy haciendo planes para irme para California”.

En un market que yo iba con regularidad en Miami llamado Casablanca me hice conocido con un arrebatado cubano. El carnicero que había sido compañero mío en el Venus, llamado “Blanquito”, me decía: “¡Oye, dale de  lado al tipo ese que es un chusma y un bandido!”.  Efectivamente ante de un semana me planteó que lo acompañara en su cacharro para interceptarnos delante de una guagua y poner una querella e irnos al quiropráctico y al abogado.

Y trabajando en el Liborio Marquet de Miami (en la 8 y la 8 del S.W.) ganando 95 centavos la hora otro empleado trató de enseñarme que podíamos meter un montón de productos dentro de una bolsa y tirarlos en el latón de basura que estaba atrás de la bodega. Y que después, tarde en la noche, podíamos pasar a recoger la mercancía robada.

Esa vez estuve tentado, porque estaba comiéndome un cable,  pero gracias a Dios llegó mi amigo Jorge Riopedre a visitarme y le dije: “Mi socio, hazme un favor, aquí te voy a dar este dinero, ve al frente y juégalos a estos números en la bolita”…Y los dos disfrutamos de los mil dólares que me gané. La bolita tampoco era legal, pero es mucho mejor que robar y traficar, sin dañar a nadie.

Y allá murieron mis padres sin que  jamás les llegara una sola noticia humillante mediante la cual debían sentirse decepcionados. Y después llegaron mis herederos a los cuales tampoco nunca he querido defraudar.

_________________
Pedro P. Dollar:.
Por Cuba, con Dios y la Masoneria
Admin
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 13078
Puntos : 36689
Reputación : 226
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 69
Localización : Miami

https://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.