CUBA Y LA MASONERÍA


Unirse al foro, es rápido y fácil

CUBA Y LA MASONERÍA
CUBA Y LA MASONERÍA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Recibe Carta Patente la Logia Fraternidad No. 414
EL LEGADO DE JULIO LOBO EmptyDom Ago 23, 2020 12:11 am por Admin

» Cines de Cuba
EL LEGADO DE JULIO LOBO EmptyMiér Mayo 13, 2020 7:33 pm por Admin

» Visita del MRGM Ernesto Zamora a la Logia Renacer No. 410
EL LEGADO DE JULIO LOBO EmptyMar Mayo 12, 2020 10:36 am por vincent47

» Spectre (2015) - Original Soundtrack Extended
EL LEGADO DE JULIO LOBO EmptyLun Mar 02, 2020 4:45 pm por Admin

» LAS LOGIAS EN CUBA
EL LEGADO DE JULIO LOBO EmptyJue Ene 02, 2020 3:56 pm por Admin

» 200th Class Reunion November 3 & 4
EL LEGADO DE JULIO LOBO EmptyLun Dic 23, 2019 5:06 pm por Admin

» 200th Class Reunion Cap and Ring Ceremony
EL LEGADO DE JULIO LOBO EmptyLun Dic 23, 2019 2:41 pm por Admin

» Fraternidad UD Primera Sesión 21 de Noviembre de 2019
EL LEGADO DE JULIO LOBO EmptyLun Dic 23, 2019 2:23 pm por Admin

» Knights of St. Andrew Valle de Miami, Oriente de la Florida
EL LEGADO DE JULIO LOBO EmptyDom Dic 15, 2019 9:20 pm por Admin

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
http://www.deezer.com/listen-4043682
Galería


EL LEGADO DE JULIO LOBO Empty
Enero 2023
DomLunMarMiérJueVieSáb
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

ENLACES
freemasonry, freemason, masonic links http://357bcn.com/pagina_nueva_1.htm EL LEGADO DE JULIO LOBO Ubd1037

EL LEGADO DE JULIO LOBO

Ir abajo

EL LEGADO DE JULIO LOBO Empty EL LEGADO DE JULIO LOBO

Mensaje por Admin Mar Mayo 10, 2011 7:30 pm

EL LEGADO DE JULIO LOBO Albert10


Por Alberto Lauro

El barón Julio Lobo, quien abandonó la isla en 1959, tras el triunfo de la Revolución Cubana, había comprado este título. Era un hombre rico y culto, amante de todo lo que se relacionara con la Revolución Francesa y Napoleón Bonaparte. Compraba en sus inicios compulsivamente por su intuición, y luego fue asesorado por especialistas al escoger, autenticados previamente, esculturas, grabados, pinturas y libros en subastas en Londres, Nueva York, San Petersburgo y París.

Fue llamado “El rey del Azúcar”. Era además un extraordinario bibliófilo. Algunas de las personas que tuvieron contacto con él dan testimonio de ello, entre los que pueden citarse Audrey Mancebo, Zoila Lapique, Olga Vega y Victoria Ryan Lobo, una de sus nietas. La madre de Julio Lobo (Virginia) perteneció a una familia venezolana, católica y rica -los Olavarría. Su padre, Heriberto Lobo, descendiente de judíos asentados en Curazao, fue un notable empresario también venezolano, destinado en Cuba como administrador de la North American Trust Company.

Nació en Caracas el 30 de octubre de 1898. Se graduó de Ingeniero Agrónomo en la Universidad de Columbia y estudió también en la de Luisiana. Su origen judío lo corrobora Alejo Carpentier en su novela La consagración de la primavera, cuando se refiere a las fastuosas fiestas que daba, a la que él asistía en compañía de su esposa también muy rica –Lilia Esteban- así como empresarios de la isla, comerciantes de varias partes del mundo, escritores, artistas, científicos y estrellas de Hollywood. Se interesaba por todo aquél que tuviera como él gustos exóticos o fueran personajes nada comunes, como El Caballero de París, al que le regalaba indumentarias de época. Se contaban de él excentricidades como la de haber cruzado a nado el río Mississippi, pues era excelente deportista.

Llegó a ser el más importante hacendado cubano, con grandes posesiones de tierras distribuidas en todo el país: Pinar del Río, La Habana, Matanzas, Las Villas y Oriente. Fue propietario único del mayor número de centrales e ingenios, cuya producción total ascendía a 4 117 mil arrobas diarias de azúcar. Pero también su fortuna provenía de algunas de las muchas sociedades de su padre, como la Galbán, Lobo y Cía., establecida con dos hermanos canarios que eran naturales de Guía de Gran Canaria: Luis y Eugenio Suárez Galbán. En 1901 Luis Suárez Galbán organizó el Banco Nacional de Cuba.

EL LEGADO DE JULIO LOBO Juliol10
Julio Lobo

Por su actividad frenética e incesante, Julio Lobo fue uno, por no decir el más importante de los principales vendedores de azúcar en el mercado mundial. Además de comerciante, fue banquero en la década del 50, e inversionista de éxito en la Bolsa de Nueva York. No sólo fue el más notable empresario de Cuba sino el coleccionista más sofisticado, al decir del historiador Manuel Moreno Fraginals

Inicialmente compraba piezas, objetos y libros por su cuenta. Esto fue creando un volumen que ya no cupo en su casa de Miramar y trasladó su colección a la mansión que poseía en 11 y 4, en el Vedado. Deseó ponerla al servicio del pueblo cubano y por ello necesitó clasificarla. La biblioteca napoleónica de Julio Lobo como tal comenzó a organizarse en el año 1954. Contó, entre otras personas eruditas, con la asesoría de María Teresa Freyre de Andrade, su amiga personal, y luego directora de la Biblioteca Nacional José Martí desde 1959 a 1967. Se había formado como bibliotecaria en la Universidad de La Sorbona de Paris. Tenía además como experiencia la de haber clasificado la biblioteca del Lyceum Lawn Tennis Club. Lobo le confió la suya. Tuvo como colaboradoras a Audrey Mancebo, Miriam Tous, Ana María Bru, Cecilia Goitizolo, Kety Quijano, Martha Souza, Matilde Aisenstein y Graciela Cancio. En 1957 María Teresa se marchó exiliada a París, debido a su vínculo con los asaltantes al Palacio Presidencial, y Audrey Mancebo ocupó su lugar hasta 1959, en que la colección, por orden gubernamental, fue dispersada. Lo mismo sucedió con la biblioteca de la familia Ichaso, la de Márquez Sterling, Emilio Roig de Leuchsenring, Oscar B. Cintas, Evelio Govantes, Lydia Cabrera, María Luisa Gómez Mena y tantas más a lo largo y ancho de la isla. Una verdadera satrapía.

Estaba compuesta por biografías, manuscritos, láminas, hemeroteca de periódicos y revistas, correspondencia, atlas, monografías, diccionarios, partituras, diarios de campañas, fotos y documentos oficiales. Josy Muller, Conservador de los Museos de Arte e Historia de Bélgica y especialista en los temas napoleónicos, fue invitado por Lobo a Cuba. Con su ayuda se hizo un catálogo que fue enviado a la Imprenta Ücar y García, con prólogo de Julio Lobo y prefacio de Josy Muller. Contaba con 2 321 registros de 1 356 autores. Al salir Lobo al exilio en 1959 no se editó y estaba previsto que fuera en impresión de lujo. Todos sus bienes fueron confiscados. Un año antes, las piezas que tenía en almacenes de Nueva York, fueron traídas desacertadamente por él a La Habana, sin sospechar lo que el destino le deparaba. Su biblioteca era para uso exclusivo de su dueño hasta ese momento. Si algún especialista deseaba consultarla, como lo hizo muchas veces Benigno Souza o Fernando Ortiz, le llevaban los documentos y eran recogidos por custodios. Sólo Audrey Mancebo estaba autorizada a entrar al recinto.

Sus exlibris eran un sello de la Fundación Lobo-Olavarría y otro de la Biblioteca Julio Lobo. Muchas de las piezas eran identificables por la N napoleónica. Unos pocos documentos fueron sacados a través de la Embajada de Francia en 1959, insignificante con el inmenso volumen decomisado.

En 1976 María Luisa Lobo, hija del magnate, con la colaboración de Celia Sánchez Manduley, donó al estado cubano una parte ínfima de su legado personal, lo que fue un escándalo familiar. Ella entonces estaba enfrascada en hacer un libro: La Habana, historia y arquitectura de una ciudad romántica. En la década del 80 hizo incontables viajes a Cuba donde era tratada como una celebridad. De hecho, el libro que hizo y prologó Hugh Thomas, contó con una decena de especialistas, entre los que sobresalen Zoila Lapique y Alicia García Santana. Lapique conocía bien la biblioteca de Julio Lobo desde su juventud. Otros documentos sacados fuera de Cuba se encuentran en posesión de familiares de los Lobo en Miami. María Luisa falleció en esa ciudad a los 63 años, en 1998. Como a la hija del magnate sólo le interesaba la parte “romántica” de La Habana, y no las ruinas que la devastan, no tuvo contrariedades con las autoridades en la isla. Su padre falleció en Madrid con mucho más años que ella, 84, en 1983. Está enterrado en una cripta de la Catedral de Nuestra Señora de La Almudena, en agradecimiento de las autoridades eclesiásticas de España por las importantes donaciones monetarias para su edificación. Se calcula que tuvo un volumen de negocios de unos 30 000 millones de dólares. Fue fundador en Madrid del Centro Cubano. Durante la Guerra Civil Española le donó a Franco un millón de dólares.

La mayor parte de la colección de Julio Lobo (unas 7 000 piezas según uno y según otros unas 8 000) dicen que está, desde el año 1961, en el Museo Napoleónico de La Habana, situado en San Miguel y Ronda, antigua residencia del político de origen italiano Orestes Ferrara, nacido en Nápoles y que llegó a ser Coronel en la Guerra contra España, ocupando puestos relevantes en la República, al igual que Lobo, erudito y autor de más de cuarenta títulos. Otro grueso de la colección de la biblioteca de Julio Lobo fue dispersa en los fondos de la Biblioteca Nacional y sólo dos estudiosas se han ocupado del tema en un trabajo de grado universitario: Sulema Rodríguez y Zoia Rivera.

Orestes Ferrara hizo construir un recinto para su biblioteca de 100 metros cuadrados forrado en maderas preciosas y contaba con 5 000 volúmenes. Los arquitectos Govantes y Covarrubias se inspiraron en los palacios florentinos y en el cuatro piso practicaba cada día esgrima, lo que le hizo ganar varios duelos a florete y con armas de fuego, con las cuales era también experto.

EL LEGADO DE JULIO LOBO Martaa10

En La Habana se sabe que la entonces Directora del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural y acérrima enemiga de Eusebio Leal, Marta Arjona, con la componenda del diplomático francés Antoine Anvil, esquilmó la biblioteca de Julio Lobo, permitiendo que instituciones francesas adquirieran documentos y objetos de la misma. Esto se intensificó en los años 90. En 2005 fue mundial el escándalo de la denuncia interpuesta por la familia Fanjul a Sotheby´s de New York por la subasta del cuadro de su propiedad “Puerto de Málaga” de Sorolla. Castro ha regalado bienes del Patrimonio Cubano cada vez que se le antoja. ¿Dos ejemplos? Una histórica vajilla de Sévres a Madame Danielle Mitterrand y una colección de relojes de la familia Gómez-Mena al deportista argentino Maradona. Otra famosa casa de subastas –Christie’s- ha vendido piezas provenientes de Cuba. El gobierno cubano se vale de ello a través de terceras personas o entidades extranjeras. La Fundación Cubano Americana en un estudio de finales de los años noventa detectó 900 piezas vendidas por ambas casas provenientes del Patrimonio cubano, entre orfebrerías, pinturas, manuscritos y piezas de arte, incluyendo muebles. Con el consentimiento de las autoridades. Ni de Lobo ni de Ferrara se habló como ellos merecen durante la ceremonia de inauguración que acaba de hacerse en La Habana con la Princesa Napoleón.

http://www.nuevoaccion.com/
Admin
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 13078
Puntos : 37517
Reputación : 226
Fecha de inscripción : 14/06/2009
Edad : 71
Localización : Miami

https://cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.